¿Qué fue de… Kelly LeBrock?

¿Qué fue de… Kelly LeBrock?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Una de las imágenes más emblemáticas de los 80 tuvo como protagonista a una joven Kelly LeBrock bailando con un vaporoso vestido rojo emulando a Marilyn Monroe en “La tentación vive arriba”, aquel film se titulaba “La mujer de rojo” y LeBrock, que era otra supermodelo con aspiraciones de triunfar en el mundo del cine, pasó a engrosar la lista de sex-symbols surgidos durante aquélla década, pero su carrera tuvo un recorrido muy corto.

Kelly LeBrock nació en Nueva York hace 54 años y creció en Londres. Con 15 años fue descubierta por un fotógrafo en una fiesta. No tardó en comenzar a trabajar como modelo, protagonizando campañas de publicidad, entre ellas para Pantene en donde decía “no me odies porque soy hermosa”, y su carrera tuvo un rápido ascenso, las principales publicaciones y los fotógrafos más reputados querían trabajar con aquélla joven de belleza felina. Pero al mismo tiempo que su cotización subía como la espuma, su vida comenzaba a descontrolarse al asistir a fiestas y probar cualquier droga que tuviese a su alcance. Viajó a Nueva York, pensando que ahí estaría más segura, y fichó por la agencia Ford, pero su situación empeoró y su agente, Eileen Ford, llamó a su madre para que vigilara el estado de salud de su hija. Tras los dictados de su madre, que había sido modelo cuando era joven, Kelly LeBrock abandonó el mundo de la moda y se trasladó a California, allí conocería a un aspirante a productor, Victor Drai, de origen marroquí, con quien se casaría en el año 1984. Ambos comenzaron a gestar el proyecto para dar el gran salto al cine y ese fue “La mujer de rojo” que dirigió Gene Wilder. El film fue masacrado por la crítica pero se convirtió en un éxito, la campaña de publicidad se basó exclusivamente en la ex supermodelo, y el tema compuesto para el film por Stevie Wonder, I just called to say I love you, fue un superventas y se alzó con el Oscar. Inmediatamente después, LeBrock rodaría a las órdenes de John Hughes la comedia “La mujer explosiva”, que fue muy bien acogida por el público y no tanto por la crítica. En 1985 la convención ShoWest premiaría a LeBrock como la estrella del mañana, ¡menudo ojo! Un año después se divorciaría de su marido, que a mediados de los noventa se retiraría para montar una serie de lujosas discotecas en Los Ángeles y Las Vegas que le han hecho millonario.

Separada de su marido tuvo lo suyo con Jack Nicholson y Warren Beatty, pero el hombre que le llevó de nuevo al altar fue Steven Seagal. Se conocieron en Japón, en donde ella tenía que hacer una sesión para una revista de moda, y le contrató para que ejerciese de guardaespaldas cuando Seagal aún no se había convertido en una estrella del cine de acción. Él se quedó prendado de su clienta y comenzó a cortejarla hasta que cayó. Seagal aún estaba casado con su segunda esposa, la actriz Adrienne La Russa, y LeBrock se había quedado embarazada. Tras obtener el divorcio, la pareja se casaría en septiembre de 1987. Tuvieron tres hijos y Kelly estuvo dedicada a sus cuidados durante los próximos años. Mientras estuvo casada con Seagal solamente trabajó en seis películas, entre ellas “Difícil de matar” que estaba confeccionada para el lucimiento de su esposo.

En 1994 Kelly LeBrock solicitó el divorcio y definió su relación con Seagal como una pesadilla, aquel hombre que le deslumbró en el pasado se había convertido en un tirano que la maltrataba físicamente y también a nivel psicológico. LeBrock se había quedado totalmente anulada y tampoco fue agradable que los medios de comunicación estuviesen hablando de los episodios más escabrosos de su matrimonio. Vivió recluida en su casa durante una buena temporada. Retomó la actividad laboral con películas de ínfima calidad, con su escaso talento interpretativo tampoco podía aspirar a ocupar las grandes ligas, y con el paso del tiempo, y la mala vida que le dio Steven Seagal, apenas queda nada de aquella escultural mujer que brilló en el mundo de la moda hace tres décadas.

En los últimos años se ha convertido en un personaje recurrente de los reality shows, ha intervenido en “Celebrity Fit Club”, en donde una serie de celebridades con sobrepeso intentaban adelgazar, y en la edición británica de “La cocina del infierno”. En el año 2001 iniciaría una relación con el banquero retirado Fred Steck, con quien se casó hace siete años. El pasado mes de Diciembre volvió a los titulares al ser detenida por conducir bajo los efectos del alcohol. Por otro lado está bastante volcada con sus labores de concienciación sobre los beneficios de la medicina alternativa, y también forma parte de una asociación a beneficio de la lucha contra el cáncer, enfermedad de la que murió su hermano en el 2008.

Vídeo

Saludos.
Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario