¿Qué fue de… Anita Ekberg?

¿Qué fue de… Anita Ekberg?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hace unos días que terminó el Festival de Cannes. A juicio de muchos cronistas una de las mejores películas de esta edición fue “La grande bellezza” de Paolo Sorrentino, que se fue de vacío. El film italiano fue considerado como una puesta al día de “La dolce vita” de Federico Fellini, que se llevó la Palma de Oro en el año 1960. Y no puedo evitar acordarme de Anita Ekberg, que gracias a este film se consagró como uno de los sex symbol de la Historia del cine.

Anita Ekberg, o lo que es lo mismo Kerstin Anita Marianne Ekberg, nació en la ciudad sueca de Malmö hace 81 años. Ya de jovencita destacó por su espectacular físico. Comenzó a trabajar como modelo y sería proclamada Miss Suecia en el año 1950. Tenía 19 años y el premio le permitió viajar a los Estados Unidos para participar en el certamen de Miss Universo, en donde quedó entre las seis finalistas. Eso le hizo ganar un contrato con Universal Studios y el magnate Howard Hughes se encargó de pulirla para convertirla en una gran estrella, le cambió la nariz, la dentadura y lo único que no pudo cambiarle fue el nombre, ya que la aspirante a luminaria se opuso. También tomaría clases de interpretación, declamación, baile, equitación y esgrima, aunque las lecciones de arte dramático intentaba saltárselas siempre que podía.

Después de un par de intervenciones en títulos como “El caballero del Mississippi” y “La espada de Damasco”, en donde no fue acreditada, trabajaría en el film “Abbott y Costello van a Marte”. Pero Ekberg era más conocida por cuestiones extracinematográficas, tenía un físico que la convertía en carne de revistas masculinas, y protagonizaba escándalos que daban para más de un ejemplar del Confidential, como por ejemplo cuando un fotógrafo le pilló en el vestíbulo del Hotel Berkeley de Londres después de que su vestido se abriera. Aunque en realidad todo era fruto de una estudiada campaña de marketing, el viejo truco de siempre. A mediados de la década de los cincuenta, Ekberg firmaría con la Paramount, siendo bautizada como la Marilyn de dicho Estudio, y participaría en películas como “Callejón sangriento”, “Cómicos en París”, “Loco por Anita” o “Guerra y Paz”. En el año 1956 recibiría el Globo de Oro a la estrella emergente. Su carrera iba a en ascenso y llegaría su primer protagonista, “Regreso de la eternidad”. Tras una serie de títulos como “Screaming Mimi”, las cosas no empezaron a irle tan bien a la rubia. Y le llegaría el papel que marcaría definitivamente su carrera, el de la explosiva Sylvia en “La dolce vita”. ¡Cómo olvidar su baño nocturno en la Fontana de Trevi! La cinta se convirtió en un enorme éxito. Volvería a colaborar con Fellini en “Boccaccio ’70”, “Los clowns” y “Entrevista” y desde la década de los sesenta, la carrera de Ekberg se desarrollaría casi al completo en el cine italiano, con algunas excepciones como “Cuatro tíos de Texas” en donde trabajó con Frank Sinatra, uno de los integrantes de la enorme lista de amantes que tuvo la Ekberg. Como curiosidad, la actriz estuvo a punto de convertirse en la primera chica Bond, pero el papel se lo quedó Ursula Andress.

Poco a poco la carrera de Ekberg se fue acabando, y terminó interviniendo en títulos de dudosa calidad, aunque “La monja homicida” junto a Joe Dallesandro entra con honores en la galería de mis placeres culpables. También está en ella “Bámbola” de Bigas Luna, en donde la Ekberg interpretaba a la madre de Valeria Marini. Fue triste comprobar que una de las bellezas más espectaculares que tuvo el cine de mediados del siglo XX había sido devorada por el paso del tiempo.

Ekberg, que se casó dos veces, con los actores Anthony Steel y Rik Van Nutter, ha sido noticia en los últimos años por sus serios problemas económicos. En el año 2011 lo perdió todo, después de que unos ladrones provocasen un incendio en su casa. Ekberg tuvo que solicitar ayuda a la Fundación Fellini y desde entonces vive en una residencia de ancianos de Roma, con lo poco que recibe de asuntos sociales. Lleva varias décadas sin pisar su Suecia natal, porque considera que nunca se la tomaron en serio, y en la actualidad dedica gran parte de su tiempo a preparar sus memorias.

Vídeo

Saludos.
Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario