¿Qué fue de… Carl Switzer?

¿Qué fue de… Carl Switzer?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

A lo largo de algo más de cuatro años te he hablado de varios juguetes rotos del mundo del espectáculo, y de algunos casos realmente tristes. Hoy te voy a hablar de Carl Switzer que se convirtió en una estrella gracias a interpretar a Alfalfa en “La pandilla”, una serie de cortos que causaron furor en la década de los treinta, pero cuando creció se topó con la dura realidad.

Carl Switzer nació en Illinois en 1927. Comenzó en el mundo del espectáculo a una edad muy temprana. Con menos de cinco años ya había formado un dúo musical con su hermano mayor, Harold. Carl no sólo cantaba sino que se encargaba de tocar varios instrumentos. Los pequeños no tardaron mucho en ganarse el favor del público y se convirtieron en estrellas a nivel local. En 1934 la familia Switzer se fue de vacaciones a California y visitó las instalaciones del Estudio Hal Roach. Los hermanos Switzer improvisaron un número musical y el productor Hal Roach se entusiasmó con aquéllos artistas que no superaban el metro de estatura y decidió ficharles para su serie de cortos “La pandilla”. Carl sería Alfalfa mientras que Harold sería Slim. Su debut llegaría con el corto “Beginner’s Luck”. Carl no tardó en convertirse en uno de los personajes principales de “La pandilla” mientras que su hermano se vio relegado. Gracias a sus números musicales, en donde Alfalfa destrozaba algunos éxitos, Carl Switzer se convirtió en el actor más popular de la serie por encima de George McFarland, que interpretaba a Spanky. Los dos chavales intentaban hacer su trabajo mientras que sus padres luchaban por ver quién de los dos cobraba más y tenía más minutos de lucimiento. Sabiendo que era la estrella de la serie, Carl Switzer, que aún no había cumplido 10 años, se convirtió en un ser insoportable. “La pandilla” pasó a las manos de Metro-Goldwyn-Mayer, que decidió explotar totalmente al personaje de Alfalfa mientras que Switzer ya era incontrolable. En 1940 su reinado en “La pandilla” finalizó. Con 12 años intentó desarrollar su carrera en Hollywood. Hizo pequeñas apariciones explotando su personaje de Alfalfa en algunas películas de serie B. Con 18 años Hollywood le dio la espalda, su carrera artística había finalizado.

Fuera del cine se dedicó a la cría profesional de perros y trabajó como guía en expediciones de caza. Conoció en una cita a ciegas a Diane Collingwood, la heredera de una empresa de cereales, la chica no tardó nada en quedarse embarazada y se casaron. Switzer se trasladó a la granja de la familia de su mujer en Kansas, y aguantó cuatro meses. El matrimonio se rompió antes de que naciera su hijo, Lance. Regresó a Hollywood porque quería retomar su carrera y por lo general no le dejaban pasar de extra, participó en títulos como “¡Qué bello es vivir!”, “Carta a tres esposas”, “Siguiendo mi camino” o “Los diez mandamientos”. Su último trabajo como actor lo hizo en “Fugitivos”.

En esta época el joven ya había comenzado a coquetear con el mundo del crimen. No tenía suerte en el mundo del cine y comenzó a trabajar como camarero en un bar de mala muerte y se rodeó de muy malas compañías. Cometió una serie de delitos, fue detenido por la policía, y en Enero de 1958 recibió un disparo en un brazo, su agresor nunca fue identificado.

Un año después no tendría tanta suerte. El 21 de Enero de 1959 mantuvo una fuerte discusión con Moses “Bud” Slitz. Este había contratado los servicios de Switzer para que entrenase a su perro de caza, con tan mala suerte que el animal se perdió. Switzer ofreció una recompensa de 50 dólares para quien encontrase el perro. El can fue localizado por un hombre que se presentó en el bar en donde trabajaba Switzer para cobrar la recompensa. Switzer le pagó 35 dólares y los 15 restantes se desembolsó en bebidas. Un par de días después Carl Switzer se presentó borracho en el domicilio de Slitz para pedirle el dinero que había ofrecido como recompensa. Entre ambos hubo más que palabras, Switzer golpeó en la cabeza a Slitz con un reloj de mesa, y le sacó una navaja y el dueño del perro terminó sacando un revólver. Hubo un forcejeo entre ambos, el arma se disparó y Switzer resultó herido en la ingle. Carl Switzer falleció antes de llegar al hospital, tenía tan solo 31 años. La investigación determinó que el homicidio fue en defensa propia. Aunque décadas después se ha intentado reabrir el caso sin éxito. Nueve años después de la muerte de Carl Switzer, su hermano Harold se suicidó después de asesinar a su novia.

Vídeo

Saludos.
Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario