100 años de Jackie Coogan, el chico de Chaplin

100 años de Jackie Coogan, el chico de Chaplin

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Se cumplen 100 años del nacimiento de Jackie Coogan, una de las estrellas infantiles más reconocibles y efímeras de la época del cine mudo que nos conmovió a todos en una de las escenas más melodramáticas y emocionales de la filmografía de Chaplin, confirmando que la fusión de imagen y música puede llegar en cine a altas cotas. El desparpajo y gestualidad de este crío de seis años convenció a Chaplin para que fuera su compañero infantil en “El chico” (1921), quizás no una de las cintas más reconocidas del artista, pero sin duda la que maneja perfectamente el equilibrio entre comedia y melodrama, esto último se iría abriendo cada vez más paso en su filmografía, tras manejar el slapstick en sus cortos, pero nunca manteniendo una coexistencia tan natural como la de esta película.

Chaplin preparaba su primer drama al uso, su primer largometraje. “El chico” no sería lo mismo sin Jackie Coogan, el niño de seis años que Chaplin convirtió en estrella tras descubrirlo en la compañía ambulante de sus padres que actúo en Los Ángeles una noche en la que Chaplin era un espectador más en el patio de butacas. Encantado con su espontaneidad, le contrató para hacer de extra en “Un día de juerga”, corto de 1919 en el que Coogan se foguearía delante de las cámaras. Cuando tenía claro que rodaría “El chico”, Chaplin moldeó a ese niño con mucha paciencia convirtiéndolo en una sensación en la época y en una especie de alter-ego con el que rememoraba su complicada infancia marcada por la pobreza y la supervivencia a base de pillería.

JackieCooganCentenario01

El divorcio de Chaplin de Mildred Harris, su primera esposa, interrumpió la filmación de la película. “El chico” corría peligro de que fuera embargada. Los abogados de Chaplin le alertaron de que la decisión de la mujer de airear los trapos sucios del matrimonio podría poner en peligro la continuidad de la película ya que en ello se escudarían los productores para evitar pagar a Chaplin el suplemento por rollo que implicaba un largometraje. Al negarse Chaplin, utilizar a Mildred era la mejor arma para amenazar a Chaplin con el embargo.

Como si de una aventura del propio Charlot se tratara, Chaplin huye con el negativo de la película a Salt Lake City donde la monta y la estrena en un pequeño cine local con éxito. Con el film ya terminado presenta “El chico” a los productores de Nueva York que, para quitárselo de encima (confiando que la película nunca llegaría a estrenarse por actuación judicial), le conceden el 50% de los beneficios así como la vuelta del film a su propiedad a los cinco años. La maniobra final fue huir del hotel en el que se alojaba disfrazado de mujer para que los guardias no incautaran la película.

JackieCooganCentenario03

El salto de estas noticias a los periódicos humaniza todavía más al personaje y a la persona, que lo ven como el fiel representante de las clases bajas que se antepone a los designios de la autoridad abusiva. Finalmente el divorcio se firmó el 19 de Noviembre de 1920 con 100.000 dólares de indemnización para Mildred más una pensión. “El chico” se estrenó en Nueva York el 6 de Febrero de 1921 con un rotundo éxito. Chaplin no sólo era un comediante sino que con el drama tocaba los puntos más sensibles de la sociedad. Y es que en la cinta todavía reside una actualidad absoluta con las decisiones judiciales en lo referente a las adopciones de los niños. En esta película, a partir del primer rótulo en el que se expresa que el film es para provocar una sonrisa, o tal vez una lágrima, la narración utiliza todos los registros para entender el abandono, el sentido social de la maternidad, el acogimiento, la educación, la caridad, la actitud de las instituciones y el cariño y sacrificio de los padres adoptivos.

JackieCooganCentenario02Pocas escenas más conmovedoras y crudas ha dado el cine (con un apabullante recurso musical por parte de Chaplin) como aquella en que las autoridades arrebatan al niño de Charlot y, el vagabundo, ante la impotencia del tesoro que le arrebatan, ve, con sus ojos vidriosos burlando a las autoridades y trepando por los tejados, como se llevan a ese hijo no de sangre, pero si desde el punto de vista afectivo, al que le ha depositado el amor más sincero y desinteresado que un padre podría dar a un hijo. Una de las escenas que mejor definen a la obra de Chaplin, así como su vida propia basada en una infancia llena de miseria, sin referencias paternas recomendables, y en el que las autoridades eran más el enemigo que el apoyo en el que sustentarse. En “El chico” se dan la mano el personaje y la infancia del autor. Dos mundos paralelos que se han encontrado y que no pueden vivir el uno sin el otro desde el momento en que se conocieron.

JackieCooganCentenario04La película es una crítica social feroz que defiende el sentimiento de los pobres, del que carece el Estado representado por la asistencia social. El film fue tachado por algunos sectores de anarquista y disolvente, mensaje que unos Estados Unidos que estaban en plena época de prosperidad no estaban dispuestos a compartir. El éxito de la película fue tal, con un beneficio de 2´5 millones de dólares, que no se pudo iniciar ninguna acción contra Chaplin porque ello habría significado echarse en contra a la ciudadanía. Chaplin era el héroe del pueblo.

En cambio, la fama fue una condena para el joven Coogan (que en 1922 protagonizaba la versión de Oliver Twist de Frank Lloyd y encarnaría a otro personaje literario icónico como Tom Sawyer en sendas cintas de 1930 y 1931) a pesar de tener su propia línea de merchandising y cobrar cerca de 4 millones de dólares de la época (48 millones de dólares actualmente). Su padre (actor de vodevil) había fallecido en accidente y todo el dinero fue retenido por su madre y padrastro. Aunque Coogan les demandó en 1935, sólo pudo recibir 126.000 dólares, ya en una época en que al haber crecido ya no interesaba a los Estudios.

JackieCooganLafamiliaAddams

Tras combatir como piloto en la II Guerra Mundial, intentó volver a la actuación pero sólo alcanzó algo de notoriedad gracias a la televisión como el tío Fétido de “La familia Addams” (1964). Murió en 1984 a los 69 años por las consecuencias de una enfermedad cardiaca, acompañado de su cuarta mujer, y olvidado para los demás muy lejos de la imagen de pillastre angelical por la que siempre será recordado.

Vídeo

Vídeo

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

David - 27.10.2014 a las 20:56

La verdad, Nacho, es que nos has regalado un artículo de lo más interesante y emocionante. Gracias.

Nacho Gonzalo - 27.10.2014 a las 21:20

Muchas gracias a ti por leerlo, David.

Jaime López - 13.11.2014 a las 17:55

Estupendo artículo. Muchas gracias. Precisamente esta tarde voy a acompañar esta película con el piano en la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza.
Más información en mi blog “musicamuda” http://musicaymuda.blogspot.com.es/

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario