Mr. Pinkerton, futuro y pasado de cine

Mr. Pinkerton, futuro y pasado de cine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (33 votos, media: 3,03 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido muchacho:

Me he comprado un mp3 nuevo, el viejo ya tenía por lo menos 4 meses y es mi mayor símbolo de modernidad. Pues bien, eso tampoco es una noticia trascendente, pero en la tienda me encontré por casualidad con un posible cliente. Le oí preguntar por un “aerodeslizador”. El dependiente se quedó mirándole como si hubiese preguntado por un mechero que funcione. Entonces fue cuando intervine y logré averiguar que era un buscador de tecnología cinéfila. Perfecto, tenía un caso nuevo en mi cartera.

Menos mal porque ya estaba oxidándome. Por suerte este caso iba a ser muy fácil. Conocía a la persona adecuada, un amigo al que conocí por nuestra afición común por coleccionar bolígrafos con la mina totalmente acabada, algo muy complicado. Mi amigo vivía en una casa en las afueras, digo vivía porque ahora con el boom de la construcción está en el centro de la ciudad. Tiene una pequeña mansión, al estilo de la que aparece en “la huella”. Aunque lo mejor viene dentro de la casa, tiene todo tipo de pasajes secretos. Sí, esa casa seguro que le encantaría a mi cliente.

Pinkerton_Capainvisible.jpgY como podía esperar él tenía bastante información. Por lo visto la dirección general de tráfico encargó hace tiempo a una empresa que acabase con los atascos y les diseñaron un coche para acabar con ellos. Coches no, pero parece que abrigos invisibles sí que han inventado, el fenómeno de Harry Potter llega lejos. También me comentó que habían sopesado la solución de la teletransportación, pero aunque habían logrado resultados, todavía no habían teletransportado ni un 600, una pena.

Bien, creo que con eso será suficiente para convencer a mi cliente de que me he ganado el sueldo. Mi anfitrión me invitó al salón para que viese su pecera particular, en pleno subsuelo, con cristal transparente. Me dio un aparato que era como un pequeño respirador y lo siguiente que recuerdo es estar bajando por una rampa hasta la pecera, sin posibilidad de salir afuera. Curiosamente ese pequeño respirador me salvó la vida. Cuando me estaba poniendo rojo abrió la pecera y me explicó que ese sistema real ya lo había usado Bond en una de sus películas años antes de inventarse.

Es una pena que todavía no hayan usado la ropa autosecable de “Regreso al futuro” porque me cogí un resfriado que no lo curan ni en las películas. Me despido con pañuelos de los de toda la vida…

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario