Me escribe “La rana” sobre Berlín.

Me escribe “La rana” sobre Berlín.

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (16 votos, media: 2,88 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario, me ha escrito mi amiga “La rana”, una cinépata que conocí cuando estuvo un tiempo en una celda de la clínica. Se había quedado “colgada” de la lluvia de batracios de “Magnolia”. Conseguía dar unos saltos espectaculares… siempre lograba escaparse de los pantis de fuerza. Ahora es una externa con crisis esporádicas pero me manda cosas porque no ha conseguido olvidarme. Creo que no soy consciente de mi propio atractivo…

“Hola “T”. Gracias a las tarifas minis me he dado una vuelta por Berlín en pleno festival. No me extraña que regalen los billetes en febrero. Hace un frío que pela aunque no me voy a quejar porque ha habido años que, por estas fechas, hasta las putas de la Ku-Damm iban con anorak, eso sí, con la cremallera bajada para que se les vieran las tetas… Esta vez, el tiempo ha sido más benigno aunque como no llevaba gorro se me han pelado las orejas y llevo varios días dándome contorno de ojos, -que dicen que es la crema más fina-, en el lóbulo de la oreja a ver si recupera tono y color habitual.

Estos berlineses son unos modernos. Como además tienen pasta y les sobra el acero y el cristal están dejando la ciudad hecha un pincel. Si buscas, puedes comer a buen precio y además, hay mucho restaurante italiano que siempre son apañados. A mí me encanta uno llamado Sale e Tabacchi en la calle Kochstrasse 18, al ladito del Charlie Check Point, donde estaba el pase fronterizo del este al oeste y viceversa. Ahora sólo queda un recordatorio con la foto de dos soldados, uno ruso y otro americano. Si te pones al lado del gringo puedes leer: you are living american sector, o lo que es lo mismo, me las piro vampiro con el ruso y si te colocas con el ruso pues al revés. Como somos un poco lelos y todos llevamos un niño dentro pues siempre te encuentras a alguien girando 180 grados sobre sí mismo para jugar a la ciudad dividida. Pero bueno, a lo que iba que soy muy dispersa: En Sale e Tabacchi hay lo que en todos los italianos: carpaccio, ensalada de rúcola y unos spaguettis a la vongole que quitan el hipo. Lo bueno del sitio es que por el mismo precio te das un baño de glamour gratuito. La noche que yo estuve me di de morros en un ratito con Juliette Bichoche, con sandalias y sin medias, Frances MacDormand Presidenta del Jurado y actriz de los Cohen que para eso se casó con uno; Valeria Bruno Tedesci y el productor Paolo Branco y Anthony Minghella. ¿Adivinen con quien cenaban la MacDormand, la Tedesci y Branco? Pues con Chema Prado, el director de la Filmoteca Española y uno de los hombres con mejor agenda que conozco. A la chita callando está en las mejores salsas…..

A mí Berlín me pone reflexiva. Voy hacia la puerta de Brandenburgo y en el camino, en plena zona este, la del socialismo real y la fraternidad camarada, me topo con una tienda de cochazos de lujo: De Bentley para arriba. Dicen que valen, cada uno, más de 60 millones de pesetas y a mí, qué quieres que te diga, se me abren las carnes. Me parece una provocación y eso que los del este ya no llevan sus coches travis que daba risa verlos con esos utilitarios tan cutres y de los años 60, pero es que la vida no les daba para más a los del Este…..

Después me largo a ver por donde iba el muro y de repente me encuentro que sigue ahí, y que no lo han quitado…..Reconozco que es una broma con un poco de mala leche. Resulta que a dos calles de la Puerta de Brandeburgo están unas cuantas embajadas: pasas por la francesa y nada, pasas por otras y tampoco… pero cuando llegas a la británica o a la americana. ¡Halt!, ¡stop! y a dar un rodeo. Varios bloques de hormigón como los que ponen en los puertos de mar abierto para proteger de los maremotos cortan la calle por motivos de seguridad. ¡Míralos, pienso, tan poderosos y tan temerosos! Y me voy, eso sí, tras otear de arriba abajo el edificio como si estuviera tomando nota de algo para mosquear a los polis que vigilan…

Me voy al cine a ver una de Patrice Leconte, Confesiones demasiado íntimas. En la cola, veo a dos fornidas alemanas besarse en la boca con tal gana que parece que están haciéndose una endodoncia sin anestesia. Son de la estética bollo alemana clásica: pelo corto a navaja, pantalón verde oliva y camiseta que enseña ombligo y en el caso de una de ellas, lorzas estomacales porque anda subida de peso. Como las miro embelesada, se afanan todavía más en el ósculo y cuando ya no tienen fluido bucal que compartir se meten a la sala…..Me he cansado sólo de verlas….

Al poco de regresar a Madrid, me entero que el Oso de Oro es para el turco Fatih Akin por su película Head On. No he visto la peli pero creo que está bien y además me he enterado que ya la han comprado para España por un abrazo….¡ Tiene gracia!. Un turco ganando la Berlinale. Bueno en realidad Fatih es eso que llamamos turco de segunda generación, o sea un hombre en tierra de nadie: los alemanes no le dan la nacionalidad porque su sangre no es aria y cuando va a Turquía le ven como a un extranjero. A lo mejor, ahora con el oso le regalan un nuevo pasaporte. Me encanta que sea de origen turco a ver si algunos se enteran que el milagro alemán se debe en parte a los currelas inmigrantes que llegaron del Bósforo.
NO puedo seguir “T”, ¡Noto la piel seca!, me voy a dar un baño de claras de huevo y ya tendrás noticias mías… no sé cuando.”

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario