El cine que nos hizo cantar: “El violinista en el tejado”

El cine que nos hizo cantar: “El violinista en el tejado”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 3,33 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

He jugado al carrousell con “el Venas”, consiste en meter la mano en el baúl polvoriento donde guardo “las viejas”y sacar a ciegas una. Luego te la comes sea lo que sea. A veces es bueno dejarse en manos del destino y me ha salido una que no veía desde hacía por lo menos años. Tiene una frase en los diálogos muy buena:

“No es una vergüenza ser pobre, pero tampoco un gran honor”.

Es de “El violinista en el tejado”, (“The Fiddler on the Roof”), de 1971, una vejez de peli pero muy divertida.

Aquí puedes escuchar y recordar…
Cancion_elviolinistaeneltejado.mp3

Estábamos viéndola cuando me ha saltado una neurona. ¿De que me sonaba ese tío?… ¡Era Starsky !si, el de la serie de la tele con la que hicieron la peli. El scaner mental de “el Venas” ha entrado en funcionamiento y ha escupido el nombre: Paul Michael Glaser, alias Dave Starsky, la mitad más interesante de la pareja de policías protagonista de “Starsky & Hutch”. Debutó en series de tv en 1969, pero no he dado con él hasta que he mirado episodios viejos de “Las calles de San Francisco” y “Kojak”. No hizo mucho cine y le ocurrió algo espantoso.

Además de debutar en el cine con “El violinista en el tejado”, hizo “Las mariposas son libres”, una obra de teatro hippie que ya había representado en Broadway en 1970. No se comió una rosca hasta 1975, cuando venció a otros 150 aspirantes al papel de Starsky, y su química instantánea con David Soul ayudó mucho al éxito de la serie. Los dos se hicieron grandes amigos. “Starsky & Hutch” se convirtió en un fenómeno, y durante aquellos años fueron los responsables de la felicidad de todo macarra de barrio que pudiera pintar su utilitario de rojo tomate con una franja blanca, como el Ford Torino que usaban para perseguir delincuentes. Después de “Starsky & Hutch”, protagonizó la película “Phobia” y algunos telefilms, hasta que en 1984 decidió abandonar la interpretación para dirigir algunos de los mejores episodios de “Corrupción en Miami”, y se ganó una nominación al Emmy.
Entonces llegó la tragedia a su vida.

Su esposa Elizabeth recibió una transfusión de sangre contaminada por el virus del SIDA, cuando daba a luz a su hija Ariel, pero no se enteraron hasta que toda la familia se sometió a las pruebas del SIDA en 1984, tres años más tarde, y descubrieron que Elizabeth había transmitido el virus a sus dos hijos. Cuando la niña murió en 1988, los Glaser ayudaron a fundar la Pediatric AIDS Foundation y se convirtieron en activistas incansables contra la enfermedad. En medio de la tragedia, Paul siguió desarrollando su nueva carrera detrás de las cámaras, y en 1986 debutó como director de largometrajes con poco éxito internacional.

Al morir su esposa Elizabeth en 1994, Glaser la sustituyó como presidente de la Pediatric AIDS Foundation donde sigue de asesor como presidente honorario.
Sigue dirigiendo episodios de televisión y volvió a ponerse delante de las cámaras, casi 20 años después, haciendo un papelito en “Cuando menos te lo esperas” y luego un cameo en la adaptación cinematográfica de “Starsky & Hutch”.

Pero esta no es la única sorpresa que tiene la peli del violinistta dentro. Resulta que es el primer Oscar de John Williams, por la orquestación de la banda sonora. Tenía 26 años y todavía no era muy conocido. Ya había ganado un par de premios Emmy por la música de series televisivas, como orquestador y arreglador en los Estudios de la 20th Century Fox, firmando como Johnny Williams y participando en comedias ligeras con un estilo musical cercano al jazz de Henry Mancini.
Tal vez sientas curiosidad por saber que ha pasado con el violinista, Topol. Sigue trabajando para la televisión, aunque desde el 98 no trabaja ya tanto.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario