Ligar en el cine

Ligar en el cine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (15 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Ya sabes que el cine es responsable de muchos fracasos sentimentales porque hace creer que lo que pasa por la pantalla puede hacerse o ha sido realidad… y más a nosotros los psicos del “moviemundo”.

Aquí puedes escuchar lo complicado que resulta ligar según el cine….

Ligarenelcine.mp3

Por eso el Dr. Quintanilla ha organizado ya el curso de verano habitual, para los que pueden, gracias a la medicación, salir al exterior sin vigilancia.
Hemos empezado esta mañana con unas palabras de apertura muy bonitas del doctor. He tomado alguna nota:

“Todo/a amante refinado/a debe conocer a los clásicos en el género. Queda elegantísimo en cualquier ocasión hacer algún comentario o mejor, todavía, una cita, de algún autor famoso por su calidad literaria y que al mismo tiempo permita lucirse en materia de sabiduría erótica.
Este conocimiento os será útil tanto en la aproximación como en el dormitorio, tanto en la etapa de la conquista como en la de la concreción. Servirá un ejemplo, quien desee montar una orgía no espontánea sino cuidadosamente organizada en todos sus detalles, puede acudir al divino marqués de Sade. Sin embargo debeis tener en cuenta un pequeño detalle: los invitados a las orgías de Sade no son en general participantes voluntarios sino esclavos y muchos de ellos terminan torturados o francamente muertos. Por tanto, por muy marqués que sea, no podeis tomar a Sade como un ejemplo de refinamiento en materia sexual: es de pésimo gusto y no se considera agradable matar a ningún invitado, si quereis ser reconocidos como anfitriones corteses. Por tanto habría de ser utilizado como fuente de inspiración sólo a efectos organizativos pero sin complejos, ya que los verdaderos torturadores y asesinos no se dedican a leer a Sade, sino que se limitan a mirar televisión”.

Hemos reforzado esta idea con una sesión de hipnosis y luego he ayudado al Dr .Qintanilla a corregir el examen de la primera sesión, un P. E. C. “Diálogos para el primer encuentro concreto”.

Planteamiento:

Bien, ha llegado el momento. La cita resultó, Y ahora uno de los dos debe ser el primero en invitar a proseguir con lo que tienen entre manos en un lugar donde no puedan detenerlos por escándalo. Se trata de subir al apartamento de ella o de él. ¿En qué términos debe hacerlo?

Respuesta de “Venas”:

-. “Ven nena que te hago un pijama de saliva”

Nota: 4 puntos.

Correción: es una frase perfecta para descargar la agresión oral que le provoca a un caballero ver a una señorita fuerte de caderas deambulando por la vía pública escasamente vestida. Pero no resulta una manera cortés de invitar a una dama a proseguir los escarceos amorosos en un lugar privado.

Respuesta de “La osa azul”

“.- “Ven que tengo ganas de tenerla toda adentro”

Nota: 1 punto

Corrección: Es una frase perfectamente adecuada para que una verdadera dama la emplee ya instalados en el lecho. Las mismísimas princesas de Mónaco deben haberla usado más de una vez. También es una frase muy correcta en una profesional que se ofrece por teléfono, cuando ya se ha puesto de acuerdo con el cliente en cuanto al precio del servicio. Pero no es la forma elegante en que una dama invita a su casa en la primera cita.

Solución:

No quiero decir que no se deba ser directo/a. Se puede ser muy directo y no por eso brutal. No todos somos capaces de enfrentar la situación en forma abierta, pero recordad que desde pequeñines se nos ha educado en el arte del rodeo, aprovechemos esa faceta de nuestra educación.
Se debe utilizar todo un complicado conjunto de excusas e indirectas a las que los tímidos pueden apelar cuando se trata de invitar finamente a casa a la dama o caballero con quien se ha compartido la cena, incluso a quien más de una vez se ha pagado la cena y se ha “trabajado” incómodamente en el coche propio o ajeno.
Aquí teneis algunos diálogos probadamente eficaces de invitar al señor/a en cuestión a que suba al apartamento de uno/ a. En materia de cortesía sexual, nada es tan delicado como lo más simple, claro y con subtexto directo.

– Tienes que venir a casa a conocer la pecera con mis pececitos de colores.
Subtexto: Incluso hay uno que te quiere conocer.

-. Tienes que escuchar mi maravillosa minicadena de sonido.
Subtexto Ya sabes el minicomponente que te voy a enseñar.

-. Tienes que ver mi colección de billetes capicúa.
Subtexto Vas a poder elegir el numerito que más te guste.

-. Te va a gustar mi auténtica alfombra persa.
Subtexto A los persas auténticos les gusta sobre la alfombra.

-. Sube a ver mi videoteca de cine.
Subtexto Basta ya de montarnos la película.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario