Tras el rodaje de “Superman Returns”. La llegada

Tras el rodaje de “Superman Returns”. La llegada

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (15 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Estaba preparando mi visionado para el insomnio nocturno, a base de cine de Europa del Este cuando eran comunistas, con algo de cine mexicano años 60 y un par de pelis españolas cuando eran dictadura y, de pronto, se ha iluminado el icono del cerebro de un LoqueYoTeDiga,So Ben Jumea, que ya está en Sidney detrás de Superman….

Diario desde Australia:

Después de 25 horas de viaje, pasando por Viena, por Kuala Lumpur, por ver un poquito de mundo, por fín llego a Sydney, hecha un cromo, pero llego.
Aquí son ocho horas más y es invierno. Bueno, ya les gustaría a muchos tener un invierno así con 20 o 25 grados y un solecito muy agradable.
Os voy a ahorrar todo el rollo de la maleta, el taxi, la llegada al hotel, aunque sólo un detalle, desde la habitación veo el famoso “Opera house” de Sydney… ¡Si es que las hay con suerte!
La City, que es como llaman al centro de la ciudad, recuerda un poco a Nueva York, con sus enormes rascacielos y las luces de neón por todas las esquinas. Al principio puede parecer frío pero en cuanto te pones a andar esa impresión desaparece. Las calles están repletas de gente que, aunque anochece hacia las seis, sigue de paseo. Como buena turista que sé ser me he ido directa a ver el “Opera House”, ese edificio que tanto representa a esta ciudad y que parece una nave espacial a punto de despegar. Es increíblemente espectacular. Creo que no he sido realmente consciente de dónde estaba hasta que he estado cerca. Por supuesto me he puesto a fotografiarlo desde todos los ángulos posibles como una loca.

El puerto está vivo, lleno de gente y no sólo de turistas. Los jóvenes hacen footing, los viejecitos se sientan en uno de los bancos a ver a la gente pasar, los despistados corren para no perder el último ferrie que está a punto de salir,…Y todo esto bajo la melodía de una pareja de viejecitos que se han lanzado al estrellato y se han puesto a tocar y a cantar este poco de country…

Country.mp3

Un detalle, en Sydney no tienen como nosotros palomas apestosas paseando por las calles, no no, ellos tienen pequeñas gaviotas adorables y limpitas. Vale, ya se que son carroñeras, pero ¿Cuantas veces puede una disfrutar de un jetlag del tamaño de godzila?.
Después de retratar todo esto decido escabullirme de la ruta turística y ponerme a callejear. Descubro un rincón, donde los árboles están decorados con pequeñas luces amarillas, lleno de casitas de madera de uno o dos pisos, con unos porches de los que cuelgan carteles de madera que me recuerdan a los decorados de spaghetti western de Almería… Sigo paseando y llego hasta el puente Harbour. ¡Impresionante! Y me armo de valor y me pongo a atravesarlo a pie… La vista es increíble, el “Opera House” fantásticamente iluminado, el muelle con todos los barcos amarrados, y de fondo los rascacielos.

De pronto vuelvo un poco al por qué estoy yo en Sydney y me pregunto, ¿Cual de todos estos se convertirá en el edificio del “Daily Planet”? Y ya que estaba entrando en el universo “Superman”, me puse a buscar una cabina de teléfonos australiana para ver qué pinta tiene y que tal se las va a arreglar nuestro nuevo Superman para cambiarse dentro… Y la encontré, aquí la tienes, muy londinense.

Volviendo al hotel tuve que pararme en una tienda en la que en el escaparate había decenas de mandíbulas de minicocodrilos disecadas. No tendría que haber entrado. Lo confieso, fui débil, pero no pude evitarlo, salí con un sombrero a lo “Cocodrilo dundee”.¡Quizás nunca vuelva a Australia!

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario