Hospitales de cine y terror

Hospitales de cine y terror

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 2,57 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Mi mundo es La Clínica, el universo psicohospitalario, con todos sus tópicos, y nunca me han dado mucho miedo porque los enfermos no me asustan, al menos los que están dentro.
Además estoy acostumbrado a que los psicos cinépatas se muevan en hospitales, a menudo psiquiátricos, desde que comencé a conocer este oficio loco. Los ejemplos se encuentran a docenas. Desde el principio del cine mudo hay casos importantes como el de Clara Bow, víctima de la depresión nerviosa, envuelta en sábanas heladas
En el mismo psiquiátrico donde se le uniría Buster Keaton, fuera de quicio por los traumas combinados de la llegada del sonido, la pérdida del control sobre sus películas, los problemas maritales y la bebida.

Pero si hubiera que darle a alguien el certificado de inquilino hospitalario sería al bueno de Nicholson, que hizo “Alguien voló sobre el nido del cuco”. La película se rodó en el Hospital Estatal de Oregón, en Salem, un lugar no precisamente muy agradable. El índice de situaciones desagradables o violentas era tan elevado que reparto y equipo se pasaban las horas libres en las esquinas, en la calle, tratando de conseguir marihuana de los camellos locales, montañeses más bien rudos. Era tan penoso para la película que la oficina de producción decidió emplear el dinero destinado a gastos menores en hacer compras a granel, del tamaño de una cesta de supermercado. Uno de los ayudantes de producción se ocupaba de dividir los “ladrillos” de marihuana y de venderles bolsitas a los actores por el mismo precio que pagaban en la calle.
Nicholson se ha movido desde entonces muy bien en el mundo hospitalario, tanto que hasta su última nominación al Oscar por “Cuando menos te lo esperas”, contiene la secuencia en la que le enseña el culo al mundo, paseando medio perdido por los pasillos de un hospital con una de esas batas que no se cierran por detrás. Hubo quien pensó que la secuencia la había hecho un doble pero Jack está orgulloso de su culo como le dijo a más de un periodista curioso:

“Antes, lo primero que notaba en los hombres mayores es que el culo se les volvía muy flácido. ¿Ves lo que digo? Sabes que te va a tocar a partir de los 40. Y yo no soy ningún atleta. Pero debe de haber algo en esa área que he trabajado mucho. Pedí que usaran un poco de mi culo para el póster de la película, pero por lo visto está prohibido. Ahora hay que cortarme en pedacitos para encontrarme excitante. El culo está bien, pero no estoy muy seguro del resto.”.

Pero si escuchas este mp3 verás que el mundo del hospital no siempre resulta muy divertido, je,je,je….

Terror en hospitales.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario