Piercing y las telenovelas

Piercing y las telenovelas

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Piercing, mi ex, desaparece mucho. Es hija de ricos y puede viajar porque su psicopatía de agujerearse, ha ido a coincidir con una moda muy antigua, pero que había desaparecido de Occidente hace también mucho tiempo. Este vicio me ayuda a veces. Piercing tenía que estar en el Quinto Festival Internacional de Tatuajes y Body Piercing que se celebraba en Montevideo.
Envié a su móvil esta imagen cogida de la BBC, y resulta que tenía a punto un envío para mi. Desde el primer párrafo supe que estaba más que bien…

Querido Teo, he vuelto a hacerlo.
Esta vez ha sido un triplete en la lengua. Te escribo porque aunque quisiera no podría hablar por teléfono…

Esta vez he calculado la mortificación al detalle. El primer taladro ha sido por ser joven hispano-parlante y seguir en este país… El segundo, por haber caído, a raíz de ese pecado (vía banner), en el mundo más retorcido de todos, el Chat .
Y el tercero… pues porque soy así, tú ya sabes.

“Corazón partido” y “El perro del deseo”

El caso es que Lo Latino, así, con letras de brocha gorda, está tan de moda que asusta… ¿Tienen algo que ver Shakira o Ricky Martin? No. Estos personajillos se benefician del fenómeno… El fenómeno se llama telenovela, la segunda palabra más universal después de Coca-Cola. Puedes googlearla en indonesio o japonés. Pero que se hayan convertido en un fenómeno social, traducido al ruso, al rumano, al tailandés o al coreano (nytimes2) es lo de menos.
Lo importante es que se ha creado otra meca de actorcillos arañándose y retorciéndose por un hueco en las portadas, que ofrecen toda clase de deliciosos espectáculos sadomasoquistas… Ya lo dice el New York Times, “Miami abre el negocio de los pucheros y las maquinaciones“.

“La ley del silencio” y “Pasión de gavilanes”

Pero no son sólo los actores, mi pequeño Teo, también puedes frotarte las manos con la sangría que se prepara entre Univisión y Telemundo, las dos gigantes que se pelean el pastel. Como un tercio de los hispanos aquí son descendientes de mexicanos, la una se dedica a importar directamente desde México y la otra contrata profesores para corregir el acento de los actores, procedentes de toda Latinoamérica, y darles un deje mexicano. Los guiones se retocan con los giros apropiados, y se contratan grupos de música del otro lado de la frontera para componer las bandas sonoras. Por lo que me cuenta mi amiga Alexis, el fenómeno estalló este verano en España, dejando confusión e histeria a partes iguales. Cosa que ellos promueven con gusto: han llegado a conseguirlo conmigo abriendo foros en Internet que me hacen hablar de ti (“¿Te han partido el corazón? Ingresa a la zona del despecho…”… Y buscarte alternativas (“¿Qué cuerpo desearías tener a tu lado?”.

En fin, estoy pensando mudarme una temporada a Miami, porque pasearte por sus calles debe ser como darte una vuelta por el pasado reciente y el futuro que nos espera… en todo el planeta. Escalofriante, eh. Pero será mejor de lo que piensas, querido. Acabo de apuntarme al curso para “escritores hispanos en el arte del guión de telenovela” que organiza Telemundo con el Miami Dade College. ¿Te imaginas las caras que pondrán con la historia de amor imposible entre un necrófilo y una neurótica escapada de la clínica? Dile al Dr.Quintanilla que le tengo reservado un papel especial…


¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario