Cannes 2006: También los chinos, Loach coherente y Peeedro

Cannes 2006: También los chinos, Loach coherente y Peeedro

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Me estaba preparando para mi sesión séxtuple de cine de viernes por la noche, seis películas…. Deditos para picar, oreja a la plancha y otras delicatessen, cuando ha entrado el Venas corriendo porque se había activado el chip de Mary War y le tengo avisado de que si pasa eso, me avise.
No es que sea urgente, pero el Venas hace años que no es capaz de moverse andando con tranquilidad. Los del ala del cine japonés, a los que les mola ir siempre apiñados cuando salimos al patio, le llaman el rompehielos… Después de haberse puesto en su trayectoria un par de veces.

Lo que estaba pasando en la cabeza de Mary War, que vive ahora en Cannes, saltaba por mi pantalla….


Ya me he recuperado de la impresión que me dejó la peli china llamada “El palacio de verano”. No es que sea una gran película pero es un shock porque una no está acostumbrada a ver intimidad en el cine chino… Y en esta no paran de follar. Como además los protagonistas son de 20 años o así, no terminan nunca, quiero decir que acaban uno y siguen rápidamente con el siguiente. Así son los chinos, de estar ocultos en sus cosas a salir al mundo y llevárselo por delante. De todas formas las posibilidades de que esto llegue a una pantalla española no son muchas.

No es lo mismo con “El viento mueve la cebada”, esa es de Ken Loach y él siempre llega a nuestros cines. Si algo tiene Ken es su coherencia. Física y química, porque su aspecto cambia poco, y porque vuelve a un asunto muy de su tierra: se mete en la historia del IRA en la década de 1920. La peli es correcta y no defraudará a sus seguidores, tampoco es muy probable que se lleve nada importante o siquiera algo. Pero estamos hablando de un autor que es respetado aquí, con o sin premios.
Los pases de prensa son a las ocho y poco de la mañana. Un vistazo al aforo a esas horas es el mejor termómetro y Almodóvar, como siempre, ha llevado el mercurio a lo más alto. La película ha gustado mucho, la han entendido perfectamente. La ovación ha sido de las grandes para ser un pase de prensa, en donde juntar las manos para producir ese sonido que droga al cineasta y al actor, no es lo más habitual.

Penélope ha sido la estrella total, mientras Carmen Maura, que es una experta en Cannes, preparaba al resto de las chicas para lo de esta noche, para el pase de gala a las siete y media. “Nada de ir de actrices modestas… tiesas con el tacón y moviendo bien el culo por la alfombra”. La gran noche de Almodóvar.
Yo le he visto receloso, como un caracol preparado a meter sus cuernos al menor roce, para no hacerse esperanzas no vaya a ser que… habla de la crisis de la edad, exagerando -es su temperamento- el sentimiento del peso del tiempo y la aproximación de la muerte, que él no ve con naturalidad. Se le nota menos emocionado porque a estas alturas para emocionar a Peeeedro con reconocimientos públicos hay que rejuvenecerle por alguna vía mágica, o borrarle la memoria. Veré como va la fiesta esta noche y ya contaré mañana”.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario