El aperitivo del miércoles: “La ley del silencio”

El aperitivo del miércoles: “La ley del silencio”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (25 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

En junio de 1998, Marlon Brando fue elegido por los responsables de Time como el actor del siglo, al mismo nivel que el poeta del siglo, T.S. Eliot; el pintor, Picasso; el arquitecto, Le Corbusier; el escritor, James Joyce; el músico de jazz, Louis Armstrong; el cantante, Frank Sinatra; y el grupo de rock, los Beatles.

En el momento en que Brando rodaba esta película sólo había aparecido en dos obras de Broadway (en el montaje original de “Life with Father” y en la producción de Kazan de la obra de Tennessee Williams, “Un tranvía llamado deseo”) y en cinco películas, de las cuáles dos (“Hombres”, de Fred Zinnemann y “¡Salvaje!” de Laszlo Benedek) habían tenido malos resultados en la taquilla.
Cuando obtuvo el Oscar al mejor actor por este papel de Terry Malloy, aceptó. Dieciocho años después, obtuvo su segundo Oscar, por su papel de Don Vito Corleone en “El padrino”, aunque por entonces ya sentía que podía “pasar” del “mundo social”, y contrató a una actriz para que se hiciera pasar por nativa usamericana y expresara su queja por el genocidio de los hombres blancos sobre los indios.
La secuencia entre Brando y su “hermano”es una de las más valoradas del cine. Marlon se lo contó así a un periodista que lo entrevistó:

“Tienes que ser capaz de dar algo para obtener algo a cambio. Le puedo poner un ejemplo perfecto. En una película, en la que yo actuaba, llamada La ley del silencio, había una escena en un taxi, en la que me confío con mi hermano, que va a entregarme a los gángsters, y yo me lamento que nunca se cuidó de mí, que nunca me dio una oportunidad, que podría haber sido un aspirante al título, podría haber sido alguien, en vez de un vagabundo… “Deberías haberte cuidado de mí, Charley”. Era muy emocionante. Y la gente, a menudo, hablaba sobre ella: “Oh, Dios mío, qué escena tan maravillosa, Marlon, bla bla bla bla bla”. No era maravillosa en absoluto. Lo que era maravilloso era la situación. Todo el mundo piensa de si mismo que podría haber sido un aspirante al título, que podría haber sido alguien, todos piensan como si fueran vagabundos en parte, algunos de ellos. No vagabundos, pero no están satisfechos y podrían haberlo hecho mejor, podrían haber sido mejores. Todos notan una sensación de pérdida con respecto a algo. Así que eso fue lo que emocionó a la gente. No era la escena en sí. Hay otras escenas en las que encontrarás actores que lo hagan bien, pero desde el momento en que el público no se pueda identificar claramente con ellas, pasarán desapercibidas. Las escenas maravillosas nunca se mencionan, sólo las que afectan a la gente”.
Cuando Brando entró en mi fiambrera ya tenía puesto de honor y lo sigue conservando.Como ocurre con los genios, es mejor comérselo que ser amigo suyo.

Vídeo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario