La salud del cine español y la de Lemur

La salud del cine español y la de Lemur

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Hoy me he levantado más temprano de lo normal. Quería ir a buscar en el archivo un expediente médico. El de Lemur. Así que he cogido la linterna y me he bajado a la alcantarilla. Al atravesar el pasadizo bajo el despacho del Dr. Quintanilla, justo antes de llegar al archivo, he oído un ruido detrás de mí… He iniciado un barrido con mi rayo de luz, de izquierda a derecha…
Dos ojos casi translucidos. Un grito. Por un segundo, he podido ver por primera vez la cara de Lemur, pálida como la de cualquier muerto. Con la velocidad de un mordisco de tortuga, se la ha tapado con los brazos y ha salido corriendo. En el archivo no he encontrado su expediente. No estaba por la “L”, así que Lemur no debe ser su verdadero nombre. Luego ha aparecido una carta en mi celda:

“Teo:

No soporto la luz. Mis ojos sólo la toleran reflejada en una pantalla. Otro día te contaré cómo surgió esta fotofobia. Pero cuando eso ocurrió, me refugié durante años en una sala de cine, escondido de espectadores y acomodadores. Alimentándome de las palomitas de algún descuidado o de alguna pareja dedicada al amor. Cuando había películas infantiles mi dieta se ampliaba con chocolatinas y chucherías.

Pero el cine era viejo y al dueño le interesaba más dejarlo envejecer hasta que los políticos cambiaran las leyes, para vender el suelo. La sala cada vez estaba más vacía y me costaba más encontrar comida. Un día, harto ya, me agaché, cogí un puñado de tierra del alcorque de un árbol que estaba junto a la salida de emergencia de la sala, y a Dios puse por testigo de que nunca volvería a pasar hambre. Quintanilla dijo al ingresarme que había empezado a confundir mis recuerdos con lo que había visto en la pantalla. “Un caso interesante y extraño”, dijo. Le respondí que no pensara ni por un solo instante que podría convencerme de que conocía mejor que yo mismo, lo que ocurría en mi interior. A mi no me ocurre nada extraño, y no me va a decir otra cosa un veterinario mental. Basta con mirar la vida ahí arriba, fuera de mi refugio, para convencerse. Hace años que vengo recopilando casos de personas que si están mal, muy mal a veces. Cada semana obtengo una cosecha que me demuestra mi normalidad.

Si mi caso fuera extraño, qué decir del de Bernardo Carboni, que acaba de estrenar en Italia una película que trata del asesinato de Silvio Berlusconi. Puede que yo confunda mis recuerdos con lo que pasa en la pantalla, pero él confunde sus deseos.

En España puede que alguien se anime a hacer una película así. Al menos la Federación de Salas de Cine seguro que lo ha pensado, pero no matando al presidente en la pantalla, sino a la ministra de Cultura. Y es que la Ley del Cine les tiene revolucionados y ya han anunciado un posible boicot a la ley.

Hasta en esto se ha desatado una guerra de cifras. Que si el cine español ha ganado millón y medio de espectadores según el Ministerio. Que si ha perdido dos millones y medio según los cines. No es que ninguno nos engañe, es que el Ministerio ha sacado datos de 2005 y los cines trabajan con los más actuales de 2006. Yo lo que veo es que se cierran salas en el centro de las grandes ciudades y se abren en los centros (comerciales). Si la ley va a obligar a las salas a proyectar cuotas de cine europeo, también debería obligar al público a ir a verlas. ¿No crees, Teo?

Después de esto suena irónico contarte que se va a abrir en Málaga un museo del cine diseñado por Bigas Luna. Esperemos que con todo este lío el cine español no acabe siendo simplemente una pieza de museo. O al menos no de museo arqueológico.

Bueno, te mantendré informado de lo que vaya pasando, porque el lunes se reúnen para perfilar la Ley del Cine y esto parece que va a estar movidito. Tú ve preparando algo para condimentar a Alfredo Landa que dentro de nada lo tenemos en la bodega.

Lemur”

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario