Lemur: Revista cinepática. Fotos robadas, pañales reivindicativos y leyes retrasadas

Lemur: Revista cinepática. Fotos robadas, pañales reivindicativos y leyes retrasadas

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Teo:

No he querido molestarte esta noche, al verte pasar arrastrando tu comida. Por tanto te dejo aquí algunos ejemplos de la semana para que compruebes que yo soy mucho más normal que los que viven arriba, por muy bien que soporten la luz, incluyendo la de los flashses y los focos.

Elsa Pataky no ha aceptado mi propuesta de darle refugio. Yo sólo la miraría en la penumbra, me extasiaría con su sombra reflejada en la pared al desvestirse, como si fuera un alma de la caverna de Platón. Pero el precio del cuerpo desnudo de elsa es tan alto, que no tengo dinero ni para pagar por su sombra. Me han pedido que no mencione la cifra pero puedes suponer que la polémica de la playa se asienta en el valor en euros de esos pocos centímetros de piel y vello que se protegen. Estaba posando en la playa para una revista y otro fotógrafo le hizo fotos para otra revista. Al margen de que sea un robo, de que aunque el caso acabe en los tribunales a la revista en cuestión le merezca la pena pagar la multa, y de que a la actriz le haya sentado fatal, sus admiradores pagarán por disfrutar de las mismas poses, con fotos tomadas desde un lado y desde otro.

No es la única actriz a la que le ha pasado esto. A Jennifer Aniston le tomaron unas durante el rodaje de una escena de “Break up”, su próxima película, en la que salía desnuda. Las fotos han dado la vuelta a internet y ella, claro, se ha cabreado mucho. Los que vivís en la superficie habéis cambiado poco en los últimos siglos y las virginidades, de imen, de piel, o de ropa interior, siguen siendo un tesoro por el que se paga.

Eso lo saben estos bomberos canarios que irrumpieron en la alfombra roja del Festival de Cine de Las Palmas. Lo hicieron en limusina. Los policías municipales pensaron al ver el vehículo que se trataba de Susan Sarandon, premiada en el festival, y escoltaron a la limusina en plan galante. Llegaron al lugar preparado para la entrada de las estrellas. Los municipales se detuvieron. La limusina de cristales tintados también se detuvo. Se abrieron las puertas del lujoso coche y salió… ¡un bombero en pañales! Protestaba por la situación laboral del cuerpo en Las Palmas. A Sarandon seguro que le gustó la iniciativa. Ella elogió la valentía de los actores españoles frente a los estadounidenses, que según ella no se atreven a realizar reivindicación política alguna. Textualmente dijo que no se atrevían ni ha llevar un pin por miedo a las consecuencias que les pueda acarrear. Así que, de ponerse pañales, ni hablar.

Cuando escapes esta noche, no te extrañes si encuentras varias bolsas de basura llenas de papel. Son borradores de la ley del cine que he ido guardando según los tiraban por el sumidero de Moncloa. Ya no sirven porque hay una versión para los ministros que no consigue contentar si quiera a los productores. Los exhibidores no quieren pagar el coste de una cuota para cine español que no funciona ni unos porcentajes del cine usamericano que les parecen abusivos. Quieren que la ley les proteja, pero en el fondo de su corazón saben que son los que más van a pagar el pato del cambio en los hábitos de ver cine; las multinacionales sobrevivirán bien a la ley que sea, y por fin empiezan a darse cuenta de que las que están ganando cada día más dinero con sus contenidos son las compañías de telecomunicaciones que ofrecen Internet; los actores sienten que la ley les deja en pañales como a los bomberos, y las televisiones comerciales no quieren comprometer sus beneficios dedicando una parte a cine español, por mucho que sepan que las concesiones de las que disfrutan todas tienen mucho de “dedocracia” gubernamental. De hecho dicen que la ley es “malísima”.

Pero vamos, que va a haber que esperar a que se pongan de acuerdo para tener una Ley del Cine porque han pospuesto su aprobación.

Está claro que cine bueno no es lo mismo para unos y otros. Para unos es comprometerse con la realidad y para otros comprometerse con la taquilla. Pero no harán algo aceptable para todos mientras sigan confundiendo el cine español con el español que va al cine. Lo único que sigue estando claro es que si la gente no va a ver el cine español lo suficiente como para hacerlo rentable, la responsabilidad no es de la gente.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario