Hitchcock presenta…

Hitchcock presenta…

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (35 votos, media: 3,03 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Lo que hizo pasar a Alfred de comida para cinéfilos a alimento universal fue la tele. Acabo de terminar con el paquete recién editado de la serie que se vió en todo el mundo . Reconozco que me he alterado al ver tanto cadáver desaprovechado. Los muertos a lo Tarantino no me producen esa sensación, son como de hipermercado, mientras que estos son de club selecto, cada uno es capaz de mover toda una historia.

Al comienzo del verano de 1955, elgordito macabro se fijó en una rubia que aparecía en una serie dramática usamericana. Esperó a ver el nombre de aquella rubia: Vera Miles. Le pareció que había dado con el rostro y la presencia que podía convertirse en una alternativa a Ingrid Bergman o Grace Kelly. Era perfecta porque sólo habría que cambiarla un par de detalles. Se propuso conocerla pero el destino se le adelantó a cualquier gestión, ya que unas pocas semanas más tarde aceptó un encuentro con ejecutivos de la CBS.
En dos meses estaban hechos todos los arreglos con la Columbia Broadcasting System para producir una serie semanal de media hora, Alfred Hitchcock presenta. Hitchcock firmó uno de los mejores contratos en la historia del espectáculo: casi 130.000 dólares por programa, y todos los derechos de venta y reemisión revertirían a él tras la primera salida en antena. Para el proyecto Hitchcock creó su propia productora y le puso el nombre de Shamley Productions, por su casa de campo inglesa.

Como buen animal de costumbres, Hitchcock era rutinario y durante la década de emisión de su programa siempre tuvo la misma cabecera. Su impacto y melodía quedaron grabado a fuego en la memoria de muchos espectadores. Cuando veían este video, todos sabían que la oronda figura del malévolo Hitch pedía paso en la parrilla televisiva.

Vídeo

Pero lo mejor era que apenas tenía que hacer nada, salvo ceder su nombre, aprobar o sugerir los detalles iniciales y divertirse con el trabajo de presentar, con algún chiste o gracia que otros le escribirían.

El público usamericano inmediatamente empezó a ver el programa en tal número que de 1955 a 1960 Alfred Hitchcock presenta se convirtió en uno de los programas más populares jamás emitidos.
Los guiones y los trabajos de producción eran buenos y quedaban apadrinados con las apariciones de Hitchcock al ritmo de los compases de la “Marcha fúnebre para una marioneta” de Gounod, que el propio Alfred recordaba de haberla escuchado en una película de F. W. Murnau.
La cámara mostraba una silueta de Hitchcock, tras lo cual salía en imagen real desde la caricatura que él mismo se había hecho, para dar pie a la historia semanal con comentarios que sorprendían y divertían a sus telespectadores por cómicos y crueles. Pero los espectadores no sabían que las palabras habían salido del cerebro de James B. Allardice, un dramaturgo ocasional.
“Cuando empecé -comentó Allardice- se me dijo que el señor Hitchcock no llevaba reloj de pulsera, no llevaba anillos y no le gustaban los huevos. Esta advertencia jamás me preocupó. Hitchcock es muy objetivo hacia los muertos. Los cadáveres no son necesariamente algo sagrado para él”. Como prueba de ello, Hitchcock le pasó a Allardice una copia de “Pero, ¿quién mató a Harry?”, y le dijo que aquel era el tipo de humor que deseaba introducir en televisión. Y deseaba arriesgarse a hacer algo jamás visto en aquellos días: burlarse de los patrocinadores del programa. Eso estuvo a punto de terminar con la producción y provocó los únicos momentos de tensión que pusieron en peligro el proyecto.

“Mi suposición -dijo Alfred- es que el patrocinador disfruta con mi falta de obsequiosidad hacia él, pero al principio tuvieron dificultades en acostumbrarse a mi enfoque, y se ofendieron ante mis poco respetuosas observaciones. Sin embargo, en el momento en que fueron conscientes de los efectos comerciales de mis menosprecios -les bastó echar una mirada a sus índices de ventas- dejaron de cuestionarse sobre la idoneidad de mis chanzas. Pero yo no me preocupé en ningún momento, di por sentado que terminarían por acostumbrarse. La tradición es que hay que mimar al patrocinador. En esa atmósfera, yo fui una novedad.”
consiguió compensar la tendencia hacia lo macabro con el humor, una forma típicamente inglesa de humor.
Se trataba de hacer chistes como el del hombre que es llevado al patíbulo para ser colgado. Mira la trampilla debajo de la horca, que parece frágilmente construida, y pregunta, un tanto alarmado: “Oigan, ¿ese chisme es seguro?”.
Al público le encantó su dicción llana e impasible, y su expresión despreocupada ante ideas terribles.
“La historia de esta noche va a empezar dentro de un momento, después del mensaje de nuestro patrocinador, el cual, como nosotros, intenta también enseñar una pequeña lección o un aspecto de moralidad práctica.
(Hitchcock de pie cerca de un potro de tortura):
“Buenas noches. Esto se llama potro. Es una especie de chaise longue medieval. La víctima es tendida en ella y sus miembros son atados a esos rodillos a cada extremo. Luego el cuerpo es tensado hasta y más allá del punto de ruptura. Por aquellos tiempos eran muy bromistas.

O este otro:

(Hitchcock tendido, atado, sobre unas vías de tren)

“Buenas noches, queridos turistas. Creo que esto demuestra de forma definitiva que en algunos aspectos el avión jamás podrá reemplazar al tren.
Fue para su serie de televisión cuando encontró por fin a la nueva rubia, Vera Miles, con la idea de hacerla la estrella del estreno de Alfred Hitchcock presenta el 2 de octubre. Al cabo de pocos días de su aparición en el Pepsi-Cola Playhouse, era contratada por cinco años y tres películas a partir del 2 de enero de 1956. A la edad de veintiséis años, la antigua reina de la belleza estaba ya en camino de ser lo que todo el mundo podía esperar… la nueva Grace Kelly de Hitchcock. Para garantizar que su imagen no fuera modificada por nadie, su contrato estipulaba que sus servicios serían exclusivamente para Hitchcock y que jamás aparecería en anuncios de trajes de baño o ropa interior ni en ningún comercial “impropio”.

Aquí tienes mp3 con más cosas interesantes de la serie….
Hitchocktelevisivo.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario