Centenario Katharine Hepburn: Kate y la publicidad de los estudios

Centenario Katharine Hepburn: Kate y la publicidad de los estudios

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido sobrino:

Un subteniente florentino de los carabinieri creyó reconocerme en una visita a Santa María Novella, donde esperaba reponer los jabones y cremas de tu tía Claridge. He tenido que responder a su ansia de publicidad interrumpiendo su futuro. Hoy hasta el ambicioso más obtuso es consciente de que un golpe de popularidad puede conducir a una vida cómoda. Pocos saben manejarla como tu homenajeada este verano. Hepburn logró extender la idea de que había sido ajena a los manejos publicitarios de los grandes Estudios de Hollywood. No es cierto. Hizo algo mucho más difícil: los utilizó.

En sus primeros años en la fábrica de cine, hizo pensar a los ejecutivos que su juventud y su excentricidad podían servir para la comedias ya que era capaz de colarse en una fiesta de Beverly Hills con otros actores amigos, y hacerse pasar todos por camareros hasta ser descubiertos y huir entre risas, con lo que pensaron en que podía tener algún talento para hacer reír a los demás.

La nota de prensa de la RKO para aquel intento decía: «El largo tiempo indiscutido título de los Hermanos Marx como los reyes de la locura en Hollywood se ve al fin amenazado. Por Katharine Hepburn, la última sensación del mundo del cine... la dama más chiflada que nunca hemos tenido en este estudio.»

Luego Kate aceptó que le dieran nada menos que un gibón, ya que hacía de chica de la jungla en la película, y la pasearon una semana por los Ángeles. Lograron las fotos más absurdas de su carrera.
Después Kate insistiría en que nunca se prestó al juego de las sesiones fotográficas para la prensa, que nunca permitió que la utilizaran con fines publicitarios, porque desde el primer día había irrumpido en el departamento de prensa de la RKO diciendo : «¿Publicidad? No para mí. ¡Ninguna en absoluto!»

Pero lo cierto es que no muchos meses más tarde, en pleno diciembre, Kate se enfundó en un traje de baño de una sola pieza y salió a saludar al atractivo Joel McCrea,su compañero en "Three Came Unarmed". Se acercó a la piscina del Estudio, se estiró para mostrar sus piernas largas y torneadas. El galán se arrodilló a su lado, puso sonrisa dentífrica y los fotógrafos convocados hicieron sus fotos. Kate hasta se lanzó en brazos de su galán, pidiéndole que fuera un caballero y la llevara hasta su coche.

CentenarioKatharineHepburn_Estudios.bmpKate pareció colaborar con entusiasmo para competir con las otras chicas del momento. En realidad no pudo. Necesitaría algunos años más, y para entonces ya fue ella quién tomó la decisión de ser mucho más que una aristócrata inteligente y fría. Y esta vez, Kate no se conformaría con otro coprotagonista que no fuese Spencer Tracy.

Los espectadores de "La mujer del año" se quedaron asombrados ante "la escena" que la convirtió en símbolo sexual. Estirando su torneada pierna en la pantalla, Kate se ajusta su media de nylon con el mismo brío que Ava Gardner. Sus luminosos ojos parpadean cuando repentinamente se da cuenta de que está siendo observada por Spencer Tracy, que acaba de abrir la puerta. Era la transformación de Katharine Hepburn en una diosa del amor. Dejó mudos a críticos y fans.

Sexualizó su imagen mucho más que "Historias de Filadelfia", donde resultaba maliciosa y demasiado quebradiza para la sexualidad del espectador común.
Jugando con esa media y exhibiendo su pierna, cumple con el toque de tentación aceptable, queda en los límites del juego que todo hombre espera del sexo contrario y toda mujer desearía dominar. Más aún, lo logra además sin tener que abandonar del todo a la intelectual y un poco esnob. El mundo aprendió que era tan buena actriz que podía ser rematadamente sexy.

He de regresar a la farmacia de Santa María antes de que cierren. Añadiré una crema de naranja para masajes de pies. Lo más apasionante de las pasiones es su dominio.

Tu tío que te quiere.
Aníbal L.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario