Entrenadores de cine

Entrenadores de cine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Acabo de presentar mi dimisión como entrenador deportivo, después de que el Dr. Quintanilla me haya negado acceso permanente y total a la enfermería y al botiquín. Se ha cerrado en banda a pesar de explicarle que en la enfermería era donde terminaban los jugadores después de cada encuentro y que necesitaban el apoyo psicológico de su entrenador, o sea yo. Nunca hemos llegado a terminar un partido, así que me queda el orgullo de que el equipo jamás ha sido derrotado bajo mi dirección.
Pero he conocido el dolor del esfuerzo inútil. El de entrenador es un papel ingrato, así que me estoy preparando para superarlo con dos rollos de papel de cocina y el DVD de una rareza de Bogart. “Amarga victoria” [Dark Victory] una de 1939, de las pocas en las que le permitieron salirse de sus papeles de gangster para hacer de Michael O’Leary, un irlandés entrenador de caballos, enamorado sin esperanza de Bette Davis, amazona y mujer de mundo que muere de un tumor cerebral en una de mucosidad a tope, una de aquellas de Warner que había que ver con un paquete de pañuelos, y que llenaba los baños de los cines con mujeres limpiándose y retocándose al final de la peli.
Uno de los primeros directores de Holywood decía que un entrenador y un director de cine son cosas muy similares… “No creo que haya que indicar a los actores cada movimiento que tienen que hacer. A veces los ves tan insípidos, tan inexpresivos o asustados que tienes que mimarlos y ayudarlos, pero no intentar enseñarles a actuar. El trabajo de un director no es enseñar a actuar: eso es otra profesión. Tu trabajo es coordinarlo todo, como hace un entrenador con los grandes deportistas. Mantener la coordinación entre ellos, ver que hagan su trabajo, no dejar que se escapen de los demás o que vayan demasiado lentos y se queden atrás. Y sacar el mejor partido del guión, ése es el trabajo del director. A la mayoría de los directores les aterroriza la cámara. Si por casualidad la toma de la claqueta les pilla delante de la cámara, cuando ven que el trasto está funcionando y ellos están delante, se ponen malos. Ni hablar de levantarse y actuar delante de la cámara. Noventa y nueve de cada cien directores se desmayarían si tuvieran que interpretar una escena.”

El director español Gonzalo Suárez es el único director que conozco que ha tenido un contacto intenso con el deporte, no sólo porque fue boxeador, sino porque escribió crónicas deportivas con el seudónimo de Martín Girard. Eso sin contar que hasta fue ojeador para el Inter de Milán porque su madre fue la compañera del entrenador de fútbol Helenio Herrera.
Viendo el tipo de cine que hace Gonzalo Suárez, no se si estaría de acuerdo con la coincidencia entre un director y un entrenador, creo que no.

Pero es evidente que el personaje da juego a mogollón aunque sea dramático. Este mp3 lo prueba….
Entrenadoresdecine.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario