Conexión Oscar 2008: Javier Bardem protagonista en todos los medios españoles

Conexión Oscar 2008: Javier Bardem protagonista en todos los medios españoles

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

La mayoría de los medios españoles abren hoy sus ediciones dominicales con una esperanza que esperamos que esta noche se convierta en realidad, la de ver a Bardem con su Oscar al mejor actor de reparto. El actor español es el protagonista de los periódicos y suplemenos. Aquí tienes una selección….

ABC: «No llevo ninguna bandera porque el cine está más allá de nacionalidades»

Se le ve de muy buen humor, entusiasmado y bastante tranquilo. Pide un whisky, pero le traen una coca-cola light, y no parece notar la diferencia por la exaltación de recordar las muchas probabilidades de ganar el Oscar. Es una lotería y uno acepta el juego, admite. Lo digo con el placer de saber que yo ya he ganado. ¡Vamos! En primer lugar, no creo que tenga necesidad de ganar nada más. Creo que desear un premio o un reconocimiento es desear el éxito por el éxito, cuando a mi juicio el éxito es otra cosa, es poder haber trabajado con los hermanos Coen y haber salido ileso en el intento.
Viví la nominación de «Antes que Anochezca» de forma muy diferente, porque era todo muy nuevo -enfatiza Javier-. Aquella nominación salió de una forma muy repentina, era la primera película en inglés que había hecho y todo resultó como una máquina demoledora y avasalladora, pero me divertí mucho. Este proceso lo veo distinto, puramente profesional. Lo veo como una cita bonita que tiene que ver con el reconocimiento.
El orgullo español se le nota, al haber insistido en hablar en exclusiva con la prensa de su país, mucho antes que el resto del mundo; pero al mismo tiempo mantiene la humildad de apartarse del papel diplomático que pretendamos imponerle, sin sentirse un embajador español. No es mi intención ni creo que sea mi responsabilidad sacar ninguna bandera porque lo bueno del cine es que está más allá de las nacionalidades y de idiomas.
Todo esto es muy subjetivo. Podemos pensar en actores maravillosos que nunca han sido nominados y otros que son un desastre y que han ganado ocho Oscar. No se puede medir el arte, no se puede medir la creatividad, no se puede medir cuál de los cinco actores es mejor. Si todos hiciéramos el mismo personaje, con el mismo vestuario, el mismo director, el mismo diálogo y al mismo tiempo, quizá podríamos ver quién es el mejor.
Entre estas ocho candidaturas, «No es país para viejos» compite en el apartado de mejor película con «Pozos de ambición». Bardem también aprovecha para elogiar este filme. Lo he visto ya cuatro veces y en pantalla grande, y reconoce el buen trabajo de su protagonista, Daniel Day Lewis. No puedo dejar de ver los detalles de ese señor, haciendo lo que hace. Realmente es otra persona. Y ése es el camino que uno quiere seguir, pero evidentemente uno no tiene ese talento. Cuando un actor de esas características hace un trabajo así, realmente nos sana a todos los actores que venimos detrás. Es una fiesta verlo.
Entrevista en ABC

El Mundo: El dilema de Bardem
Javier Bardem tiene una gran dilema esta noche: ‘There will be blood’ (“!manda narices con ‘Pozos de ambición’, como la han titulado en España!”) le gusta tanto como ‘No es país para viejos’. En la tesitura de votar entre una y otra película como la mejor del año, no sabe con cuál quedarse.
Cuatro veces ha visto y ha sangrado con su gran rival de los Oscar, y en todas ellas ha abierto bien los ojos para no perderse cada gesto de su actor predilecto, Daniel Day-Lewis… “Este señor hace una cosa que no se puede describir: Es una fiesta verle. Hay algo muy puro y muy íntimo en lo que está haciendo, y al mismo tiempo entretenido: Eso es lo que hace a los genios… Hay actores que pueden hacer algo muy creativo, pero no deja de ser una exhibición de su propio ego”.
Daniel Day-Lewis es “el camino” (o eso piensa Bardem). Lo lleva siendo desde que ganó el Oscar en 1989 por ‘Mi pie izquierdo’, y nada le inquieta más a Bardem que la posibilidad de cerrar la noche haciendo doblete con su amado monstruo, con quien comparte portada en la revista ‘Entertainment’: Dos villanos y un destino.
Cuando sea viejo (12 años se llevan), Bardem quiere ser como Daniel Day-Lewis, y llegar tan lejos como en él en este país adoptivo que de alguna manera ya le ha hecho suyo. Estremece ver su peinado de Anton Chigurh en las vallas publicitarias de Hollywood, bajo el reclamo de ‘No hay mejor película este año’.
Bardem –ya lo dijo Coppola- es posiblemente el actor más valiente del momento, y aunque no ha revelado si tiene o no intención de instalarse en Cinelandia -siguiendo el sendero trazado por otros compatriotas- sí reconoce que anda dándole vueltas “a varios proyectos” que se quedaron atascados por la huelga de guionistas y que por fin despegan.
Entrevista en El Mundo

El País: El ‘huracán Bardem’ arrecia

“¿Favorito? Ni he visualizado el momento. En cambio, la candidatura que tuve en 2001 por Antes que anochezca sí fue una locura. Todo esto era nuevo, y fue una experiencia repentina, con mi primer filme en inglés, y avasalladora, aunque me divertí mucho. Esta segunda candidatura es distinta. La veo de forma profesional y como una cita bonita. Sin embargo, todos los premios son subjetivos. No se puede medir el arte. Como dice mi maestro y amigo Eduard Fernández, un premio no es ni bueno ni malo, es un premio”.
Mientras en el exterior del hotel deja de llover, en el interior Bardem mantiene el tono melancólico y sosegado. Ríe nervioso, pide algo para su boca seca, desgrana su visión de la noche de los Oscar. “Mi categoría es de las más difíciles. Hay un talentazo en ella. Estos premios son una lotería, un juego, y lo acepto. Yo me enfrento a esto con el placer de saber que yo ya he ganado. He trabajado con los hermanos Coen y he salido ileso. No parecí un marciano en mitad de esta historia tan estadounidense, dentro de un equipo técnico y artístico americano. El resto es accidental. Rodar con los Coen es un milagro. Siendo español, me parecía imposible acceder a su mundo. Cuando contactaron conmigo me sentí conmocionado”. Sin embargo, rehuye que esa españolidad le haga emisario de nada. “No me siento embajador del cine español; el cine español es embajador por sí mismo con las decisiones que toma. Como toda industria tiene sus limitaciones y sus grandísimas virtudes”.
Entrevista en El País

Tus primos foreros.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario