In Memoriam: Richard Widmark, el rubio más sádico

In Memoriam: Richard Widmark, el rubio más sádico

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (10 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

El ritmo de la entrada en la fiambrera es preocupante. Aunque me esté poniendo las botas hasta yo comienzo a inquietarme. No se si será la entrada de la primavera pero la cuestión es que tras Anthony Minghella, Paul Scofield y Rafael Azcona se une en menos de una semana otro nombre, el del veterano Richard Widmark que ha muerto a los 93 años. Gente como él demostró que no necesitaba ganar un Oscar (ni siquiera el honorífico que tantas veces le negaron) para entrar en la leyenda.

Widmark debutó en el cine en 1947 por la puerta grande con “El beso de la muerte”, cinta por la que logró el Globo de Oro como actor más prometedor y su única candidatura al Oscar como mejor actor secundario. A pesar de que ahí pudo tocar techo continuó actuando en más de 70 películas a lo largo de más de cuatro décadas sustentando una meritoria carrera. Ese papel, el del asesino psicópata Tommy Udo, lo convirtió en todo un icono del cine. Aquí le tienes en acción…

Vídeo

“El sadismo de ese personaje, la risa inquietante (…) convirteron a Widmark en la persona má terrorífica de la gran pantalla“, escribió el crítico David Thompson en The Biographical Dictionary of Film. “¡Esa maldita risa mía!“, dijo el actor en 1961. “Durante los dos años siguientes a la película, no me permitieron ni sonreír. El personaje era una bestia ridícula“. En el filme, el personaje de Widmark ataba a una anciana en su silla de ruedas con el cable de una lámpara y la empujaba a la muerte tras tirarla por unas escaleras.

Durante la década de 1950 se caracterizó por sus papeles en westerns, cintas bélicas y de suspense, aunque fue a partir de los 60 cuando su popularidad creció gracias a papeles en “El Alamo”, de John Wayne, y “¿Vencedores o vencidos?”, de Stanley Kramer. Más tarde apareció en “Asesinato en el Orient Express”, de Sidney Lumet, y volvería a trabajar con Kramer en “Del presidio a primera página”. La última vez que apareció en pantalla fue en “True colors”, en 1991, junto a John Cusack. A pesar de que muchas veces fue postulado para recibir el Oscar honorífico la Academia nunca se decidió a darle ese reconocimiento. Ya no lo recibirá, pero se lleva el favor del público y la simbiosis con uno de los personajes que más nos han puesto los pelos de punta en el cine.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario