El cine en géneros: El Crimen

El cine en géneros: El Crimen

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Crimen es la palabra latina que se emplea para un delito grave y es una cualidad exclusivamente humana. No es raro que tenga tanto éxito porque es un protagonista mucho más interesante que la virtud.

Hoy recuerda poca gente a un tipo llamado Ferdinand Zecca, su trabajo se llena de olvido en los baúles donde se guardan los primeros rollos de películas de cine. Ni siquiera lo encontrarás en libros dedicados a la primera época de las imágenes en movimiento. La primera década del siglo XX suele ser ignorada porque se piensa en ella como una fase experimental. Cierto en lo técnico pero falso en lo narrativo. En 1901 Ferdinand Zecca produjo para la francesa Pathé “Historia de un crimen”, la que considero el origen de un género inevitable y que, en sus 110 metros y seis cuadros, conserva el momento en que el cine fue elevado a arte, capaz de atraer audiencia por algo más que el puro entretenimiento: por excitación del pensamiento. Zecca hizo salir pensando a sus espectadores, pero hizo mucho más. “Historia de un crimen” es la primera película que rompió para siempre la narración lineal. Entonces lo llamaron retrospectiva, dos acciones paralelas dentro del mismo marco sin confundir a la gente y dejando fijada para siempre la acción en paralelo, que era exclusiva de la literatura.

Ya ves, diario, película importante para el primer crimen cinematográfico que tuvo éxito en las barracas de feria donde se vio.
Un prisionero duerme en su celda. Vemos lo necesario para entender sin tener que pensarlo, que lo siguiente sea ese mismo hombre cometiendo el crimen que lo ha llevado allí. El espectador no recibe ninguna sorpresa, que era lo que le ofrecían las películas hasta ese momento, sino que siente que participa en la historia disparada por la nueva técnica. Es sorprendente lo fácil que introduce de golpe una secuencia potencialmente desorientadora teniendo en cuenta que no se tenía más vocabulario cinematográfico que el de ver pasar la historia de atrás adelante sin más. En este punto el entretenimiento popular se vuelve arte popular. Estimula al espectador intelectualmente y lo lleva hasta la escena final de la película. Una vez que el prisionero despierta, es llevado a su ejecución. La guillotina es rápida, efectiva, nada sentimental. Zecca cierra la película con la misma toma, la única diferencia es que el cuerpo decapitado es dejado en la guillotina, la cabeza rodando en el suelo, las paredes blancas de la sala de ejecución sucias con la sombra negra de la maquina, los verdugos satisfechos con su trabajo. Esta toma contrasta con la brusca toma del crimen. La audiencia quedaba no solo espantada, sino también estimulada a poner en marcha sus propios pensamientos.

El crimen sigue causando espanto y eso lo ha convertido en un elemento tan habitual como su oponente, la risa. El crimen inicia las historias, las hace girar para cambiarlas y su precio las diferencia muchas veces. Por lo general cuando no se paga el precio del crimen el espectador cree que la película es real, que no ha cedido al final feliz. Esto ¿No da también para pensar un poco?

El género nació casi con el primer cine y sobrevive con una salud espectacular. Aquí tienes un repaso de los psicos LoQueYoTeDiga para el Canal TCM!

Vídeo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario