Cine y Literatura, comida de curso de verano

Cine y Literatura, comida de curso de verano

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Estaba sumergido en la forma de hacer cine a lo usamericano en los años 80, gracias a “Dinero. Carta de un suicida” de Martin Amis, cuando me encuentro con este tópico de Los Ángeles, que me gusta, en boca del prota del libro….

“En Los Ángeles no hay quien haga nada a no ser que tenga coche. Yo, por mi parte, soy incapaz de hacer nada a no ser que beba. Y la combinación de bebida-conducción es francamente imposible en esa ciudad. En cuanto te aflojas el cinturón de seguridad o se te cae el cenicero o te hurgas la nariz, bueno: te espera la autopsia en Alcatraz, y el interrogatorio lo dejan para después. Allí tienes la sensación de que a la menor indisciplina, a la menor variación, oirás el grito de advertencia por los altavoces, verás una serie de imágenes amenazadoras, y un cerdo transportado en helicóptero dejará caer una cuenta sobre tu felpudo.
De modo que, ¿qué puede hacer un pobre chico como yo? Sales del hotel, el Vraimont. El perfil urbano de la zona baja de la ciudad está marcado por el verde salivazo de Dios. Tanto si te vas a la derecha como si caminas hacia la izquierda, no eres más que una rata en un río veloz. Tal restaurante no sirve bebidas, tal otro no sirve carne, y el de más allá no sirve a los heterosexuales. Puedes conseguir que te laven el chimpancé con champú, puedes lograr que te tatúen el pijo, con servicio de veinticuatro horas al día, pero, ¿lograrás que te sirvan el almuerzo? Y aunque veas en la acera de enfrente un cartel que con destellos de neón anuncia CARNE-ALCOHOL- SIN LIMITACIONES, da lo mismo. Mejor olvidarlo. Para cruzar la calle hay que haber nacido allí. Todos los semáforos para peatones están en rojo, permanentemente, todos ellos: DON’T WALK, dicen. Ese es el mensaje, el contenido, de Los Ángeles, don’t walk, no ande. Quédese en casa. No ande. Conduzca. No ande. ¡Corra! Intenté usar taxis. Inútil. Los taxistas son todos extraterrestres, tipos venidos de Saturno que ni siquiera saben si en este planeta se conduce por la derecha o por la izquierda. Cada vez que vas en taxi, lo primero que tienes que hacer es enseñarles a conducir”.

El cine comenzó comiendo literatura porque estaba ahí, daba brillo y los argumentos estaban hechos, la cuestión era como ponerlos en imagen. Pero luego la literatura también empezó a tirar del cine, este libro que digo es un ejemplo de personajes entregados a la literatura por el cine. Y esa relación entre cine y literatura siempre se encuentra en los cursos de verano que inundan las universidades españolas. El caso más cercano acaba de terminar en la Univesidad de Comillas.

El novelista y guionista bilbaíno Fernando Marías, Maríascomienzaaescribir .htm
ha hablado, dentro de un curso llamado ‘Cine y Literalidad’ del Instituto Buñuel de la SGAE y la Fundación Comillas, con el cineasta colombiano Sergio Cabrera sobre el momento que vive el cine en general
Para Marías el momento es “muy negativo y muy abierto respecto al futuro”, y lo ha calificado como “frivolización del cine actual”. Según el escritor afincado en Madrid, ha cambiado la sociedad y con ello el modelo de espectador. “Hemos pasado a un público joven de centro comercial y palomitas, y el cine se ha convertido en algo más frívolo; ha desaparecido el compromiso”.
Igualmente escéptico se ha mostrado Sergio Cabrera, Eldirectorcolombiano.htm para quien el compromiso social ha sido desplazado a la televisión de pago, tal y como ocurre en Estados Unidos. “Cada vez hay más películas pero menos cine”.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario