El tecnosociópata: ¿Tienes un e-mail?

El tecnosociópata: ¿Tienes un e-mail?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (37 votos, media: 3,24 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Habrás descubierto a estas alturas mi pasión enfermiza por las estadísticas más variopintas. Según mi terapeuta, aunque esa obsesión forma parte de mi enfermedad, es uno de los síntomas menos preocupantes. Bastante tiene la pobre con resolver otras desviaciones de mi carácter. Dice que como tecnoadicto (en tratamiento), suplanto mis carencias sociales y afectivas con números y porcentajes a los que yo siempre otorgo, sobra decirlo, una credibilidad irrefutable. Las estadísticas, según la doctora Susan, son mi conexión con el mundo real.

Al grano. Una encuesta de Impulse Research que cita en portada el USA Today ofrece una división inquietante de la sociedad estadounidense y, por tanto, de la nuestra, porque americanos somos todos o a todos nos gustaría serlo. ¿O no?. Ante la pregunta: "¿Cuánto tiempo has de pasar sin mirar tu correo electrónico para sentir la necesidad de hacerlo?", el 47 por ciento responde "Una hora como mucho" y el 46 por ciento dice que "En torno a un día".

¿Vas a ser capaz de sobrevivir sin leer tu correo electrónico todos los días?.Me voy a olvidar del 7 por ciento restante que dice comprobar el correo sólo una vez por semana porque ese grupo no merece ni mi atención ni mi respeto. Pero… ¿Un día?. ¿Casi la mitad de la población mundial sólo comprueba su correo electrónico una vez al día?. ¿La mitad de los habitantes de, pongamos por caso, África, sólo abre el Outlook una vez al día?. ¿Estamos locos?.

Frente a este descubrimiento tan desalentador, leo con satisfacción en el New York Times que los adolescentes estadounidenses, es decir, nosotros, enviaron en el tercer trimestre del año pasado 2.272 SMSs al mes (2.272 por cabeza, no en total). Esa es la generación que va a salvar al mundo: la de chavales bien criados, sin penurias, sin tapujos y, sobre todo, con suficiente tiempo libre para enviar… 2.272 dividido entre 30 días… ¡Casi 80 mensajes al día!. ¡Sí señor!. El periódico cita a un tal doctor Martin Joffe, psicólogo de California, que se aventura a decir que la pasión por el SMS provoca ansiedad, distracción, malos rendimientos en clase, obesidad, falta de sueño y, por supuesto, dolor de dedos. Qué vergüenza que el New York Times permita escribir en sus páginas a periodistas que claramente comprueban su correo sólo una vez al día.

Voy a hablar con mi terapeuta para asegurarme de que mis hábitos de mensajería electrónica no forman parte de mis síntomas. ¿Y los tuyos?.

Romualdo Washington

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario