El tecnosociópata: Multitareas al volante

El tecnosociópata: Multitareas al volante

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (13 votos, media: 3,23 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:
Bendito sea quien inventó la multitarea. Antes lo llamábamos "hacer dos cosas al mismo tiempo", pero a mí, como buen tecnoevangelista, me gusta más esa palabra: multitarea. Nada me proporciona más placer que navegar en mi iPhone con la tele puesta o leer mi correo mientras instalo un programa nuevo o, mejor aún, una actualización de la versión 1.0.1.2 a la ¡1.0.1.3!. Y todo esto lo hago, sobra decirlo, mientras uTorrent echa humo en los barrios bajos de Internet desde mi barra de tareas.

Te cuento todo esto porque si me molesta particularmente que me digan lo que puedo y lo que no puedo hacer, peor aún es que me digan las cosas que no puedo hacer al mismo tiempo. Yo entiendo que hay actividades incompatibles. Por ejemplo, sé que nunca debe uno bañarse y usar un ordenador portátil simultáneamente. Por eso nunca me baño. Mi terapeuta, Susan, dice que es una decisión sabia porque así también evito la muerte por electrocución, pero algún día ha cuestionado el efecto que eso tiene sobre mi higiene personal. Dice que se ha registrado algún desmayo en la sala de espera debido, cree ella, "a los olores", pero no me culpa directamente porque es consciente de mi fragilidad psicológica.
En esa lista de tareas incompatibles, yo he criticado siempre a quienes conducen comiendo, o mejor dicho, a quienes comen conduciendo, porque generalmente da la impresión de que ponen más interés en lo primero que en lo segundo. Como sabes, los coches son todos automáticos aquí en Estados Unidos, lo cual nos deja al menos una mano libre para que la usemos en aquello que nos resulte más placentero.
Malgastar esa mano en comer me parece un insulto. Sentado al volante, tengo a mi disposición un mundo de posibilidades tecnológicas. Puedo jugar con el GPS o comprobar que funcionan TODOS los botones de la radio. Mejor todavía: puedo navegar en mi portátil 3G, porque lo tengo convenientemente sujeto a las rejillas del aire acondicionado con una estantería de Ikea que me ha permitido instalar de paso un monitor auxiliar. Cierto es que me quita visión periférica, que no veo el retrovisor de la derecha y que inutiliza el asiento del copiloto (el monitor es de 42 pulgadas), pero a cambio puedo ponerme una película mientras veo un video de YouTube en la pantalla del portátil.
Conducir y mensajear por móvil, una combinación poco recomendable¿Qué te parece que ahora me digan que esto es peligroso?. ¿No es un escándalo?. Me citan supuestos "estudios en profundidad" del Departamento de Transporte y supuestas "investigaciones" de universidades de dudoso prestigio, como Harvard, para llegar a la conclusión de que enviar un mensaje SMS mientras conduces es tan peligroso como haber superado los niveles de alcohol permitidos al volante.
Hay una encuesta de una compañía de seguros en Estados Unidos que dice haber demostrado que quienes hablan por teléfono o mensajean mientras conducen multiplican por cuatro la posibilidad de causar un accidente. Sí, ya, pero ¿y si ese mensaje es importante?. ¿Y si tengo que decirle urgentemente a Mari que ya voy de camino, y que vaya poniendo la mesa?.
Dicen también que hablar por teléfono, aunque sea a través de eso que la plebe llama irrespetuosamente "pinganillo", es tan peligroso como mensajear, porque te distrae. ¿Te distrae de qué, pregunto yo?. ¿Acaso ir por la derecha es más importante que lo que yo tenga que decir por mi móvil?. En fin, no me voy a enfadar más de lo que ya estoy porque Susan dice que me altero con facilidad. Un 81 por ciento de los estadounidenses con móvil habla por teléfono al volante. ¿Y tú?.

Romualdo Washington

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario