"Abominable"

"Abominable"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 2,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Yi es una adolescente más en la enorme ciudad de Shanghai. Un día, se encuentra a un joven yeti en la azotea de su edificio. La supuestamente “abominable” criatura, que se ha escapado del laboratorio donde estaba encerrado, está siendo buscada por toda la ciudad. Junto con sus ingeniosos amigos Jin y Peng, Yi decide ayudarle a huir, le bautizan como Everest y los cuatro se embarcan en una épica aventura para reunir a la mítica criatura con su familia en el pico más alto del mundo.

No conviene ver: “Abominable” es una cinta de animación de alarde técnico kitsch e infantilización argumental a la hora de ofrecer un producto tan blanco como accesible e inane. Lejos queda de esas cintas que tratan al espectador como inteligente tenga la edad que tenga y, en esta ocasión, trivializa el mito del Yeti en una apuesta que intenta repetir el éxito de “Cómo entrenar a tu dragón” sin tener el empaque, personalidad y oficio que aquella. Pretende ofrecer un mensaje conciliador, reparador y edificante sobre la preservación de la naturaleza pero se pide más a una cinta que sólo pretende cubrir el expediente durante 90 minutos efectivo para los críos más pequeños, tirando de amabilidad y simbología oriental, pero que retrotrae sobre los pasos que ha avanzado el cine animado en fuerza temática e impacto los últimos años. Dreamworks intentó en su momento apostar por la irreverencia y la frescura con cintas como “Shrek”, primer Oscar para una película de animación, pero se ha quedado muy rezagado y tirando de ideas poco inspiradas.

Conviene saber: Jill Culton y Todd Wilderman se hacen cargo de la nueva película de animación de Dreamworks.

La crítica le da un TRES

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario