“Alguien a quien amar”

“Alguien a quien amar”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web en español.

El argumento: Thomas Jacob, un cantautor de fama mundial, vive en Los Ángeles. Después de varios años de ausencia, regresa a Dinamarca para grabar un nuevo álbum y reunirse con la hija de la que se distanció. Ella le presenta a Noa, su hijo de 11 años. Aunque no conoce al niño, a Thomas no le queda más remedio que cuidar de él. Poco a poco, acabarán conectando gracias a la música, y Thomas entonces tomará una decisión que cambiará su vida para siempre.

Conviene ver: “Alguien a quien amar” es una cinta danesa que trata el tema de la incomunicación, algo presente en la filmografía del director, contando la vuelta de un cantante que tras una vida llena de excesos vuelve a casa reencontrándose y conociendo a su hija y su nieto. Un drama que no se pasa de frenada y que se ve bien, incluso en las partes más trágicas de la historia. El protagonista está muy bien construido, y no nos hace falta saber mucho de su pasado para que nos interese y empaticemos con él siendo también conocedores del daño que ha provocado a ciertas personas, así como su incapacidad natural (no por falta de deseo) de volver a recuperar el contacto con ellos. La demostración de que el cine danés está en un gran momento, apostando por grandes dramas familiares llenos de autenticidad, y afortunadamente cada vez más internacionalizado, lo que nos facilita descubrirlo y que algunos de sus actores se nos hacen reconocibles, como es el caso de Mikael Persbrandt (“En un mundo mejor”) que borda su papel de estrella caída cumpliendo también en la vertiente de cantante crepuscular.

Conviene saber: La cinta está dirigida por Pernille Fischer Christensen.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario