“Bel canto, la última función”

“Bel canto, la última función”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 2,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Una cantante de ópera mundialmente conocida es secuestrada como rehén, junto a otras personas, cuando un rico empresario japonés la invita a actuar para él en Sudamérica.

No conviene ver: “Bel canto, la última función” es una cinta que se mueve entre el romance improvisado y el thriller de rehenes en una cinta en la que todo parece forzado y caduco con una Julianne Moore que, a pesar de que siempre aporta clase y oficio, ni ella sabe muy bien que hace en semejante desaguisado como una cantante desconectada de la realidad, y en su burbuja de cristal canora y elitista, que ante un hecho fortuito, dramático e imprevisto como es ese secuestro, volverá a ser capaz de sentir algo como el amor y la empatía. Una pena que no encuentre ni el tono ni el terreno en el que moverse a través de la reclusión de una serie de personajes por parte de unos guerrilleros en la embajada japonesa de la convulsa Perú el 17 de Diciembre 1996 en protesta por las políticas de Alberto Fujimori con los presos políticos cuando allí se celebraba el 63º aniversario del nacimiento de Akihito, emperador de Japón. La toma de la residencia duró 126 días, quedando hasta esa fecha 71 personas de la clase alta del país prisionera, hasta la actuación de las fuerza militares a través de túneles saldándose con la muerte de un rehén, dos comandos y los catorce asaltantes. Paul Weitz no maneja bien el ritmo y el potencial de la historia en la adaptación de la novela de Ann Patchett entre choques culturales y poca profundidad dramática con la sutil moraleja de que la música puede ser la mejor arma frente a la resistencia. Y es que la cinta no se centra en el rescate sino en esos cuatro meses creándose un microcosmos de desesperanzas, complicidades y afectos ante el infortunio. Fallida en estructura y desarrollo por su batiburrillo improvisado y caótico con un reparto internacional encabezado por una Julianne Moore mejor en el drama que cuando nos la tenemos que creer como reputada cantante de ópera.

Conviene saber: Es el nuevo largometraje del polifacético Paul Weitz (“American Pie”, “Un niño grande”, “Grandma”).

La crítica le da un CUATRO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario