BSO de “Stoker”

BSO de “Stoker”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Clint Mansell es un compositor muy respetado dentro del cine, pero también fuera. Su peculiar estilo minimalista, muy cercano al lenguaje de autores como Philip Glass, crea más adeptos en las salas de conciertos que en las de proyecciones. Sin embargo, uno de los grandes pelotazos de los últimos años salió de su mano. De sus colaboraciones con el Kronos Quartet (posiblemente el cuarteto de cuerda más mediático del momento en la música clásica) nació la partitura de “Réquiem por un sueño”, que ellos todavía interpretan en sus conciertos, y que adaptada y remezclada en 2002 para un trailer de “Las dos torres” se convirtió en una de las músicas épicas por antonomasia.

Pero Mansell no es eso. Mansell huye de los focos y la heroica, de la especulación vacía, y se centra en lo íntimo. Se mueve a gusto en el pequeño formato, que le permite repetir sus secuencias minimalistas hasta la extenuación introduciendo pequeñas novedades, variando una nota, añadiendo un instrumento, realizando un crescendo lento pero implacable… Todo en busca de una aparente quietud que para “Stoker” crea atmósferas atrayentes, a menudo opresivas, pero siempre moviéndose en el terreno irreal, fantasmagórico y fantasioso.

Otorga gran importancia al piano (impresionante su empleo en el track 6, The hunter and the game), la cuerda y el viento madera, también al brillante sonido del glockenspiel. Incluso la electrónica aparece en ocasiones para crear un colchón sobre el que desarrollar la música. Se sirve de sonidos inquietantes, como el rasgueo de las cuerdas del piano, campanas sordas, toda clase de efectos en las cuerdas e incluso golpes a modo de percusión, buena prueba de ello es A family affair (track 9), donde la construcción de sonido por adición de instrumentos es de manual, acabando en un potente clímax que desemboca sin solución de continuidad en la pista siguiente, Becoming. Ambos bloques suponen el punto álgido de la banda sonora, y sólo por ellas merecería la pena comprar el disco, sin embargo cualquiera de las pistas escritas por Mansell, más o menos disonantes, más agradables o más opresivas, son lecciones de buena música, y no es de extrañar que se interpreten fuera de la pantalla. Encontramos reminiscencias de la marcha fúnebre de la tercera sinfonía de Beethoven en el track 15 In full bloom, y una impresionante conjunción de la música de Mansell y la voz de Mia Wasikowska en el track 17, We are not responsible for who we come to be (free), que cierra el disco antes de la canción compuesta por el propio Mansell e interpretada por Emily Wells.

La banda sonora se completa con otras músicas que escuchamos en la película, introducidas en el disco con mejor o peor fortuna. Desde luego, el dueto de piano de Philip Glass entronca con el estilo de Mansell y es coherente. El meter el Stride la vampa de la ópera “Il trovatore” de Verdi ya rompe algo el conjunto, aunque tiene sentido por la recurrencia de su utilización en la cinta (incluso el track 5 es la versión silbada del aria), pero el que de repente aparezca Nancy Sinatra (por mucho que cante la maravillosa Summer wine) rompe la magia del disco por completo, y es una pena.

Datos técnicos
Stoker
Clint Mansell
Fox Film Corporation
Número de tracks: 18

BSOCDOigamos algunos fragmentos de la banda sonora.

Happy birthday (A death in the family) (Track 3)

Vídeo

The hunter and the game (Track 6)

Vídeo

A family affair (Track 9)

Vídeo

Becoming (Track 10)

Vídeo

In full bloom (Track 15)

Vídeo

We are not responsible for who we come to be (free) (Track 17)

Vídeo

Alejandro G. Villalibre

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario