Cannes 2011: La boca y el ego de Lars Von Trier protagonistas por encima de la calidad de “Melancholia”

Cannes 2011: La boca y el ego de Lars Von Trier protagonistas por encima de la calidad de “Melancholia”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Lars Von Trier quiere ganar la Palma de Oro después de la que consiguió por “Bailar en la oscuridad”. Así lo ha dicho en la sala de prensa. La película lo merecería. “Melancholia” es una cinta sobre el fin del mundo contada con el sello del autor y con una atmósfera que tiene casi aire de cuento. Para muchos ha quedado patente la grandeza del director que consigue emocionar gracias a una gran fuerza visual y convencer con una película sin atisbo de polémica (como si tenía “Anticristo”) y en la que ofrece todo el talento que puede demostrar como cineasta. “Melancholia” entra de lleno en el grupo de sus mejores películas destacando también el buen trabajo de Kirsten Dunst, algo perdida en los últimos años. El problema es que el director, conocido por su ego desmedido y personalidad difícil, no ha tardado en dinamitar sus opciones de Palma con unas contundentes declaraciones por las que el mismísimo Festival de Cannes ha tenido que pedir perdón. A Von Trier le ha dado el arrebato fascistoide y no ha dudado en comprender en Hitler y en sentir cierta empatía con él: “Yo entiendo a Hitler aunque entiendo que hizo cosas equivocadas, por supuesto. Sólo estoy diciendo que entiendo al hombre, no es lo que llamaríamos un buen tipo pero simpatizo un poco con él”, ha espetado en la rueda de prensa de presentación del filme al preguntarle por su acercamiento al judaísmo. “La única cosa que puedo decir es que durante mucho tiempo pensé que era judío y estaba contento. Luego comprendí que no lo era. Quería ser judío pero en realidad me di cuenta de que era un nazi porque mi familia era alemana, lo cual también me agradaba. No estoy a favor de la Segunda Guerra Mundial ni estoy en contra de los judíos”. Von Trier se autoproclamó él mismo el mejor director del mundo y, a pesar de demostrar su alegría por volver a Cannes a concurso, ha señalado que esta película le ha quedado demasiado romántica y convencional y que pretende escandalizar y ser más rupturista con su siguiente proyecto incluso tocando el tema de la pornografía. Como decimos, y a pesar de que después se haya disculpado al igual que el propio Festival por estas desafortunadas declaraciones, el momento “John Galliano” que ha tenido puede haberle costado estar en el palmarés.

Vídeo

“Melancholia” se adentra en una colisión cósmica que pretende terminar con todo tipo de vida. Una contraposición a la depresión personal que vive el personaje de Kirsten Dunst en el momento de casarse. Un declive personal que se asimila a esa destrucción del universo. Una más que notable combinación de drama familiar y meditación filosófica. Su toque megalómano (que sirve para comparar la película con una obra de Wagner) ha propiciado una gran cinta que desfila sobre el romanticismo trágico a la que sólo se le puede achacar cierta frialdad.

También se ha presentado “Hanezu no tsuki” de Naomi Kawase. Esta película japonesa, basada en la novela de Masako Bando, es un drama filmado en localizaciones de la región de Asuka, antiguo centro político y cultural de Japón antes de que la capital se trasladase a Nara. La región de Asuka, en Nara, fue el lugar donde nació el moderno Japón. Aquí, durante una época ancestral, hubo quien dedicó su vida a la contemplación y la espera. Hoy, las nuevas generaciones parecen haber perdido ese sentido de la espera, incapaces de sentirse agradecidos por aquello que les ofrece el presente, aferrándose a la ilusión de que todas las cosas se mueven de acuerdo a su propio plan. En la antigüedad, según la creencia popular, tres pequeñas montañas eran la morada de los dioses, los montes Unebi, Miminashi y Kagu. Un poderoso funcionario utilizó las montañas como metáfora de una lucha interior que radicaba en lo más profundo del corazón humano. Eran una expresión del karma. Takumi y Kayoko, heredando los deseos incumplidos de sus abuelos, luchan por seguir adelante en este enclave cuyo rastro se pierde en el tiempo. Una película lirista y mitológica, la cuarta película dirigida por una mujer en la sección de este año, que no parece que vaya a tener mucho que hacer en el palmares. Fuera de concurso se ha presentado “La conquista” de Xavier Durringer, cinta sobre el proceso que llevó a Sarkozy a la presidencia de Francia en 2007 y el abandono de su mujer Cecilia al comenzar una relación con su propio director de campaña. Un toque de culebrón con poca ironía para unos personajes que se dibujan como conspiradores y sin escrúpulos.

Un flash del glamour de la alfombra roja…

Nacho Gonzalo (Coronado)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario