Cine en serie: “Betas”, yo ya lo dije

Cine en serie: “Betas”, yo ya lo dije

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Hace casi un año te hablé de una iniciativa de Amazon que consistía en poner a disposición del público una serie de pilotos de series que tenían sobre la mesa y ver la reacción del espectador para ayudarles a decidir cuáles les interesaba poner en marcha. Entre ellas se encontraba “Betas”, una comedia ambientada en el mundillo del desarrollo de aplicaciones para móvil. En su momento aposté por su cancelación prematura, y obviamente me equivoqué. En lo que no me equivoqué es en el hecho de que resulta un producto soso y falto de originalidad.

El hecho de que dos de mis opciones de entonces para el descarte, “Betas” y “Alpha house”, hayan acabado teniendo una temporada a pesar de todo demuestra que lo mío no es la predicción de tendencias, pero así como “Alpha house” parece haber gustado moderadamente a algunos críticos, en el caso de “Betas” al final de esta primera temporada parece que hay consenso en darle poco más de un aprobado.

Y aquí es donde viene mi “yo ya lo dije”, porque después de ver los once episodios de la primera temporada de “Betas” me quedo con la misma sensación que hace un año, que sus creadores han tratado de subirse al carro del humor friki que “The Big Bang Theory” ha sabido explotar con mucho acierto, pero sin tener muy claro cómo querían desarrollar su idea. El resultado es una serie desigual que ni en sus momentos de más calidad llega a enganchar ni a hacer tanta gracia como pretende.

Te hago un resumen de lo que trata: Trey y Nash son los jóvenes fundadores de una empresa que desarrolla una aplicación para móviles, una especie de Facebook pero orientado a fomentar que sus usuarios se encuentren cara a cara. Amigos desde que se conocieron en la universidad, Trey es el cerebro empresarial, un personaje que se debate entre ser guay y su lado más friki, y Nash controla la parte técnica, brillante con los algoritmos pero nulo en lo que a socializar se refiere. Cuentan también con dos programadores que personifican dos de los estereotipos clásicos de los informáticos, por un lado Hobbes es el veterano (en este mundillo sus 35 años es ya una cifra elevada), un tipo extravagante que ya tiene en su marcador un divorcio y que es un tío raro en el sentido más amplio de la expresión. Mitchell, por su parte, es el clásico introvertido y pagafantas, ese que se sabe los diálogos de “La guerra de las galaxias” de memoria pero que no sabe qué decirle a la chica que le gusta.

Pues bien, este grupo de desarrolladores acaba llamando la atención de Murch, un mecenas que les ayuda a poner en marcha su aplicación y les aconsejará acerca de con quién asociarse para financiarla a gran escala. A partir de aquí veremos a los protagonistas debatirse entre ser fieles a sus principios o venderse para conseguir una bonita suma a cambio de ceder su aplicación, lo que acabará generando tensión en el grupo.

El problema es que la serie no termina nunca de decidirse a la hora de encauzar la trama y el hecho de que apunte a un nicho tan reducido le complica el asunto de la audiencia. Es difícil convencer al espectador medio de que una serie de programadores informáticos puede ser graciosa pero si, además, muchos de los diálogos hacen referencia a temas del mundillo informático habrás perdido a un buen número de personas a las que no les interesa la parte técnica, y por ello no van a entender algunos de los comentarios. Me dirás que con “The Big Bang Theory” pasa lo mismo, que muchos no pillarán un chiste sobre teoría de cuerdas, pero ellos consiguen que eso no le importe al espectador y “Betas” no.

¿Y por qué he aguantado los once episodios? La verdad es que con cualquier otra serie habría tirado la toalla antes, pero como mi identidad secreta está relacionada con el mundo de la informática (es para poder financiar mi ocupación nocturna de justiciero televisivo) tenía curiosidad por ver si “Betas” podía levantar el vuelo en algún momento. En mi opinión la serie intenta abarcar mucho y se queda corta en casi todo, tiene una trama romántica que no termina de definirse, una intriga empresarial que se define demasiado pronto y unos toques de humor que en más de una ocasión no resultan graciosos. De verdad tenía ganas de que esta serie fuese mejor, pero parece que tendremos que esperar un poco más para una comedia de informáticos que nos haga gracia de verdad.

¿Y qué nos deparará esta temporada de pilotos en Amazon? Hace unos días se emitieron los episodios de esta “pilot season”, así que no te preocupes que la semana que viene tendrás mi quiniela particular, a ver si este año acierto alguna.

Vídeo

Atentamente.
Profesor Falken

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario