Cine en serie: “Black sails”, una de piratas con marca Starz

Cine en serie: “Black sails”, una de piratas con marca Starz

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

“Black sails” es la propuesta de la norteamericana Starz, productora de “Spartacus”, para cubrir la vacante en el firmamento seriéfilo de “una de piratas” (obviando la fallida homónima de Telecinco). Ocho capítulos de alrededor de una hora de duración conforman la primera entrega (con la segunda en ciernes). Rodada en un paradisíaco entorno sudafricano (Cape Town Studios) que emula las condiciones climáticas de la isla caribeña de Nassau, esta supuesta precuela de “La isla del tesoro” narra las aventuras de varios de los personajes de la novela de Stevenson lustros antes de los acontecimientos de la novela. La historia corre a cargo de la dupla Jonathan E. Steinberg, responsable de “Jericho”, y Robert Levine, colaborador habitual.

Aunque tiene 4 nominaciones a los Emmy, tres de ellas son técnicas (efectos especiales, edición de sonido y diseño de títulos de crédito) y una referente a su impresionante música de cabecera, compuesta por Bear McCreary, autor a su vez de las partituras de “The walking dead” y “Battlestar Galactica”. Una maravilla in crescendo que imita el estilo de las canciones tradicionales de trabajo entonadas por los marineros. Integra a la perfección, para darle ese toque distintivo, un instrumento musical coetáneo de sonido peculiar e identificable llamado zanfona.

La trama principal, mentada hasta el hastío en la primera mitad de la temporada, es obvia y algo recurrente; la enconada búsqueda por parte del capitán Flint y la tripulación del Walrus de un navío español cargado de oro, el Urca de Lima. Son las estudiadas elipsis en las subtramas y las relaciones interpersonales las que mantienen la curiosidad del espectador. Los personajes son, a priori, bastante estereotipados para descubrirse más impredecibles, en función de sus intereses, según avanzan los episodios. No olvidemos que hablamos de ladrones, criminales, borrachos, hedonistas y proscritos cuyo lema es “guerra contra el mundo”. Aun así, en el mar hay ciertos códigos y resquicios de honorabilidad, pero las traiciones, venganzas y bajas pasiones están a la orden del día.

Flint es encarnado con solvencia por el británico Toby Stephens, el villano de turno en “Muere otro día”. Capitán pirata con claro-oscuros morales al que amarás y odiarás a partes iguales. La réplica femenina se la ofrece, no tan convincente en su rol, Hannah New como Eleonor Guthrie, que ha participado recientemente en la serie española “El tiempo entre costuras”. Un joven y cuasi cómico John Silver es interpretado por Luke Arnold, cuyo parecido físico con el difunto cantante de INXS le proporcionó interpretarlo en el biopic correspondiente. Completan el elenco Tom Hopper (“Merlin”), Zach McGowan (“Shameless”), Jessica Parker Kennedy (“El círculo secreto”, “Smallville”), Hakeem Kae-Kazim (“Hotel Rwanda”) y el actor teatral Toby Schmitz (“The Pacific”).

La serie comienza presentando sus credenciales con una espectacular escena de abordaje, como no podría ser de otra manera. Las escenas de lucha están bien coreografiadas y son, dentro de lo que podemos pedir a una serie de ficción, bastante realistas, una pelea cuerpo a cuerpo dura un tiempo prudencial. Un tiro certero y sus consecuencias, además, son arrastradas por los personajes durante varios episodios, sin recuperaciones excesivamente milagrosas. Hay algunos altibajos en el ritmo de los capítulos, quizás por su duración, dilatada en demasía, planos y contra planos “cámara en mano” para algunos diálogos, escenas de sexo gratuitas y cuerpos femeninos desnudos por doquier, aunque varios personajes masculinos enseñan completamente su anatomía (no sólo su musculado torso) puntualmente. A partir del cuarto capítulo una trama transversal acrecienta las de por sí ya grandes suspicacias entre los personajes, imprimiendo a la serie un mayor atractivo. Algunas escenas de acción sorprenden por su tratamiento y no solo por su crudeza como, por ejemplo, la iniciación a la batalla de un tripulante del Walrus normalmente ajeno a esas lides. Chirría un pelo el renderizado 3D. Se antoja algo pobre para una producción en la que Michael Bay figura como productor ejecutivo ya que las tomas generales de los barcos no son del todo inmersivas. Tienen cierto aspecto videojueguil y contrastan en las transiciones con las localizaciones reales.

En definitiva; estamos frente a una aventura épica, violenta y lujuriosa que no naufraga en su afán, aunque se aprecie alguna que otra vía de agua. Pero… ¿qué gran navío no las tiene? Lo importante es el botín y llevar el barco a buen puerto.

Vídeo

Afectuosamente.
El Kurgan

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

David - 31.07.2014 a las 22:01

Yo estoy deseando verla. Aficionado que es uno a cualquier historia con barcos de vela por medio, que poquitas hay. De piratas, Pujoles y (de)Mas ladrones ya tenemos un montón en el día a día.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario