Cine en serie: “Dads”, porque sin series así no apreciaríamos el resto

Cine en serie: “Dads”, porque sin series así no apreciaríamos el resto

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Ya te he comentado en alguna ocasión que los motivos de las decisiones de los directivos de televisión muchas veces se nos escapan, ya sea cuando hablamos de series que se cancelan a pesar del apoyo de sus fans, o en el caso que nos ocupa, series que sobreviven una temporada entera muy a pesar de las malas críticas y de no aportar nada en general. Y es que no nos engañemos, “Dads” es una serie de las malas, y lo que es aún peor, una comedia sin ninguna gracia.

Pongámonos en situación, dos amigos de la infancia montan una empresa de videojuegos con un éxito razonable. En lo personal, uno de ellos está felizmente casado y el otro es un solterón empedernido. Sus vidas discurren dentro de la normalidad de sus dos estereotipos, hasta que por un azar del destino sus respectivos padres acaban mudándose a vivir con ellos, alterando su paz y tranquilidad. ¿Interesante? No lo creo.

Protagonizada por Giovani Ribisi y Seth Green, y coproducida por Seth MacFarlane, la serie es un escaparate de lo peor que pueden ofrecernos, hasta el punto de la caricatura. Era más gracioso el personaje de Ribisi en “Friends” que esta versión suya domesticada y sólo ligeramente más funcional en un entorno laboral. También hemos visto a Green en proyectos con mucho más humor (y mejor) como “Padre de familia” y “Robot chicken”. Y en cuanto a MacFarlane, la misma “Padre de familia” es un ejemplo de que se puede hacer humor escatológico que sea genuinamente gracioso.

Pero “Dads” no es original ni gracioso, de hecho en algunos momentos flirtea con el humor racista y en otros da más vergüenza ajena que risa. No es excusa que los chistes de asiáticos los suelte una actriz asiática, o que la encargada de los chistes de mexicanos sea de Guadalajara (la de allí, no la de aquí). Tampoco es buena señal que te veas obligado a decir antes de cada episodio que está grabado en vivo delante de público, tras un piloto en el que las risas enlatadas no hacían sino empeorar el producto final.

En un inicio de temporada que no se ha caracterizado por tener una fuerte presencia de comedias, no es que esperase otro tipo de humor de Seth MacFarlane, pero sí que fuese mejor. Si sus series animadas funcionan es porque llevan este mismo tipo de humor al extremo más absurdo, un extremo en el que hasta lo ligeramente ofensivo puede hacer gracia. Pero “Dads” se queda a medio camino, y su humor simplemente no llega al punto gracioso.

Cuando la crítica es unánime en cuanto a lo mala que es una serie, y lo único que se salva es la secuencia de introducción, es que lo estás haciendo realmente mal. Además, los guionistas pronto han dejado de lado el trabajo de los protagonistas como fuente de humor. Salvo un par de bromas en los primeros episodios, hubiese dado igual que trabajasen en su propia empresa de videojuegos o en su propio carrito de perritos calientes.

Entonces, ¿por qué darle una temporada completa? El único motivo debe ser el propio MacFarlane, que de alguna manera habrá prometido que la serie mejorará (a peor no puede ir). De momento mejor pasar de largo, porque aquí no hay nada que ver. Excepto la intro.

Vídeo

Atentamente.
Profesor Falken

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario