Cine en serie: “Dates”, extraños en un bar

Cine en serie: “Dates”, extraños en un bar

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Seguir soltero a los treinta y tantos le enfrenta a uno a un panorama difícil, el de las citas. Atrás quedan ya las fiestas universitarias que nos sirvieron para conocer a nuestras primeras parejas serias, y los amigos a través de los que conocimos a las últimas se han ido dispersando en la geografía y han cambiado su vida enfocada al fin de semana por otra centrada en criar a sus hijos. Esto complica mucho conocer gente nueva, pero el mismo progreso que nos ha traído Facebook y Youtube también nos ha traído las webs de citas, y es precisamente a través de una de ellas como los protagonistas de esta serie se van encontrando unos con otros.

En esta serie de Channel 4 seremos invitados de excepción a los encuentros de sus protagonistas, y seremos testigos de lo que la mayoría de gente que usa estos servicios me ha contado: Que hay alguna gente muy rara ahí fuera. Esto hace que ocasionalmente se produzcan momentos graciosos durante los episodios, pero sin llegar al terreno de la comedia. La serie hace hincapié sobre todo en lo incómodo de la situación, en tratar de entablar una conversación con alguien a quien realmente no conoces de nada, en tratar de aprobar un examen del que depende tu segunda cita y, en muchas ocasiones, descubrir que la otra persona no ha sido honesta en su perfil.

Cada episodio corresponde a una cita, y aunque cada cita empieza y termina durante el episodio, tenemos un cierto hilo de continuidad al ver a algunos personajes en diferentes citas, lo que nos permite hacernos una mejor idea de su evolución. Algunos personajes aprenden a enfrentarse a la vida que otros quieren para ellos, otros a no ser tan amables en situaciones que les incomodan, y otros a articular lo que quieren hacer con su vida.

La clave de todos los protagonistas es que siempre hay algo más allá de la primera impresión, todos tenemos alguna cosa que dejamos fuera de nuestro perfil particular y que la otra persona sólo acaba descubriendo con el tiempo. Unas veces será importante y otras una tontería, y a veces incluso podremos darle la vuelta a una pésima primera impresión. Si algo queda claro en el universo de “Dates” es que la mayoría de personajes prefiere guardarse algún as en la manga, y alguno de ellos toda la baraja.

Un par de cosas originales que ha hecho Channel 4 con esta serie. La primera de ellas es estructurar su habitual página de información acerca de los actores de la serie como los perfiles de la web de citas a través de la que se van encontrando, si tienes curiosidad está aquí. La otra es una serie de relatos cortos disponibles en la web de Amazon y que amplían la historia de cada uno de los personajes, en ocasiones con datos sobre su vida antes del episodio y en otras con cosas que les suceden después de él. Se puede acceder a los libros desde la página de los perfiles de cada uno de los personajes (eso sí, one pound cada uno).

En cuanto a los actores, tenemos a caras muy reconocibles últimamente en el mundillo televisivo como Neil Maskell, que vuelve con uno de esos personajes con ese toque que nos incomoda ver y que tan bien hace, a Andrew Scott y Gemma Chan que nos recuerdan que “Sherlock” está a la vuelta de la esquina, Katie McGrath que cambia de registro respecto a su Morgana, Oona Chaplin que nos recuerda que a las bodas hay que ir con cota de malla… en fin, que hay mucho y bueno donde elegir.

Creada por Bryan Elsley, autor que también nos dio “Skins”, “Dates” ha recibido críticas positivas por lo creíble de sus personajes y sus situaciones. También llama la atención lo mucho que se puede hacer con únicamente dos actores en una habitación, lo que dice mucho de los directores de cada episodio y también de los actores, además del equipo de casting que ha clavado cada uno de ellos.

El hecho de que cada episodio esté escrito y dirigido por personas distintas ayuda a que el tono de cada uno de los episodios sea único, tal y como sucedería en las citas auténticas. Y esto, unido al hecho de que las historias están conectadas de una forma tan sutil, hace muy sencillo sobre el papel proyectar una segunda temporada, de la que ya circula algún rumor por ahí.

Siguiendo la tónica habitual de las series británicas, estamos ante una temporada corta (nueve episodios), que se hace aún más corta por la curiosidad que despierta este universo lleno de posibilidades, cruzaré los dedos para que haya alguna temporada más de “Dates”. Ah, y si alguien sabe en qué web de citas puedo encontrar a alguien como Oona Chaplin, a lo mejor me replanteo lo de apuntarme.

Vídeo

Atentamente.
Profesor Falken

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario