Cine en serie: “The walking dead”, camino a Terminus

Cine en serie: “The walking dead”, camino a Terminus

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hace dos semanas concluía la cuarta temporada de “The walking dead”, y lo hacía despidiéndose con unos datos de audiencia impensables para un canal de cable básico como AMC (y extraordinarios para cualquier network), siendo 15’7 millones de espectadores los que estuvieron pendientes de su final, datos que demuestran que la serie sigue creciendo y que puede con cualquier contratiempo que se le presenta, tanto de los que provienen de sus propios fans (que la critican sí o sí capítulo a capítulo), como de la propia AMC (que parece decidida a hundir sus propias series, entrando en guerras continuas con sus showrunners). De esta manera, nos enterábamos antes del comienzo de la temporada que, tras una nueva desavenencia con la cadena, Glen Mazzara, quién había realizado un buen trabajo con la serie desde que cogió las riendas a mitad de la segunda temporada, abandonaba la serie y le sustituía Scott Gimple, quién hasta entonces había sido uno de los guionistas de la serie.

Se trataba del segundo cambio de showrunner de la serie (y esperemos que último) ya que su creador Frank Darabont había abandonado a principios de la segunda temporada tras otro enfrentamiento con los directivos de la cadena, y este nuevo cambio suponía a la serie el tener que adaptarse otra vez al estilo de otro showrunner. Desde aquí vamos a detallar si Scott Gimple ha estado a la altura y, para ello, analizaremos separadamente los dos tramos que ha tenido esta cuarta temporada, por lo que avisamos que a partir de este momento en el texto encontrarás SPOILERS…

De nuevo la prisión, de nuevo el Gobernador

El primer tramo de ocho capítulos de esta cuarta temporada nos devolvía a la prisión meses después del ataque del Gobernador, y dónde ahora Rick se dedica a labores de agricultor, pero está claro que la paz y tranquilidad no es algo que pueda perdurar en esta serie y, si bien la amenaza exterior parece neutralizada, surge en los primeros capítulos una amenaza interior en forma de epidemia que se va propagar por la prisión. Esta epidemia servirá como excusa para que el grupo tenga que salir al exterior en busca de medicamentos y para además dar vía libre a los guionistas para matar a personajes prescindibles para la trama.

Posteriormente, una vez más gracias a un sacrificado Hershel se controla la epidemia, la serie reserva los capítulos 6, 7 y 8 para afrontar el regreso del Gobernador, centrándose sólo en él en los dos primeros, humanizándolo en un principio para luego mostrar que no ha cambiado demasiado, concluyendo en el capítulo 8 con un nuevo asalto a la prisión, obligando esta vez sí a Rick y el resto de supervivientes a abandonarla.

El problema que tiene este primer tramo de temporada es que se ve totalmente innecesario, debiendo haber concluido así la tercera temporada. Sí, se han visto cosas positivas, como esa visión de un Rick granjero tratando de olvidar al monstruo interior que lo había dominado temporadas anteriores, esa decisión de Carol por el bien del grupo, o esos dos capítulos centrados únicamente en la figura del Gobernador, pero lo cierto es que si algo hemos podido apreciar en los primeros capítulos es el agotamiento de la trama de la prisión. Así la inclusión de la epidemia (en medio de otra epidemia no olvidemos) no ha tenido el suficiente interés, además de estar cargada de tópicos, y varios capítulos han flirteado seriamente con el tedio. Igualmente si por un lado digo que aprecio como nos muestran el regreso del Gobernador, parte de ese aprecio se esfuma cuando en el último capítulo ves que todo ha sido una excusa para repetir el último capítulo de la tercera temporada dándole esta vez la resolución correcta, una simple excusa para sacar a los supervivientes de la prisión y, una vez estos fuera, liquidar al personaje del Gobernador.

Sobrevivir por separado

Con el precedente de los ochos primeros capítulos, y con el lío continúo existente entre la AMC y los showrunners de la serie, no había depositado demasiadas esperanzas en que la serie fuera a mejorar en el segundo tramo, siendo además que el capítulo ocho concluía dejándonos al grupo disgregado huyendo de la prisión y buscando lugar seguro, lo que significaba más tiempo de la trama para una faceta que la serie nunca había dominado bien como es el desarrollo de los personajes (con la excepción de Daryl), pero afortunadamente, pese a todas estas reticencias, Scott Gimple nos ha entregado un brillante segundo tramo de temporada y ha conseguido lo que para muchos parecía impensable ya, unos personajes con cierta profundidad.

A la serie le ha sentado genial en estos últimos ocho capítulos la separación de sus personajes, por un lado porque, mientras que la trama de la prisión parecía agotada, ahora se abrían varios frentes que permitía a los guionistas indagar en nuevas situaciones, y por otro porque en un movimiento acertado han preferido no acumular a todos los personajes en cada uno de los capítulos, sino que han ido distribuyendo sus apariciones dedicándoles capítulos casi completos a dos o tres personajes, lo que les ha permitido crecer más y encontrar una mayor conexión con el espectador.

Especialmente hemos visto este crecimiento en el personaje de Beth, que en su huida junto a Daryl ha dejado dos de los mejores capítulos de la temporada y de la serie, de entre el que destaco el capítulo 12, un capítulo de esos que los fans suelen criticar porque hay muchos diálogos y pocos zombis, pero que a mí sin embargo me ha encantado, un capítulo pausado, intimista, muy bien escrito y en el que hemos podido conocer mejor a ambos personajes. Aunque no sólo Beth y Daryl han salido beneficiadas, y así hemos visto a Rick asumiendo su lado oscuro para proteger al grupo, a Michonne mostrando otra cara abriéndose con Carl con el que ha logrado una gran conexión, o a la otrora odiada Carol que se ha convertido en la revelación de la temporada, teniendo en el capítulo 14 (que ha gustado mucho, aunque para mí peca de efectista) varios de sus mejores momentos.

En cualquier caso, el que la serie se haya centrado más en este segundo tramo al tratamiento de sus personajes no significa que hayan dejado de lado la acción o el terror, sino que estos momentos han estado más medidos, y también acertadamente han continuado centrando el peligro no en los zombis (que siguen apareciendo, claro, pero cada vez más como una circunstancia del paisaje), sino en los propios humanos.

Lo que espera en Terminus

En su desesperación por encontrar a los demás, los supervivientes acaban dirigiéndose por separado a Terminus, sin pararse a pensar demasiado en que probablemente se estén acercando a una trampa, como así al final se revela. Ahora habrá que ver lo que les depara (se parece intuir que en Terminus practican el canibalismo) y ver si, tras lo bien que le ha sentado la separación del grupo, esta unión final supondrá un paso atrás o, al contrario, vendrá a afianzar los logros obtenidos en este último tramo. Tocará esperar para verlo, pero mientras tanto desde aquí deseamos que sea eso de lo único que nos preocupemos y que no nos vuelvan a sorprender con un nuevo cambio de showrunner. Señores de AMC, tenéis una serie que os da audiencias millonarias, dejad de maltratarla y dejad trabajar al equipo creativo.

Tu primo.
Petro

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

artemisa - 22.04.2014 a las 19:22

Pues yo siento discernir xo me ha parecido bastante aburrida esta temporada, tanto q me he olvidado de ver el último capitulo , y como q los guionistas siguen sin profundizar por mucho q lo intenten…ofrecían datos interesantes de los personajes pero me han dejado con la miel en los labios pasando a otros personajes dando bandazos para encontrar a otros. La primera parte estupenda, pero luego parecía otra temporada, ya no tiene chicha para mí esta serie, una pena.

ultimecia - 22.04.2014 a las 22:50

La segunda parte de la temporada ha sido genial porque ha conseguido algo muy importante, que es dar entidad a todos los personajes, algo muy difícil cuando son tantos. Ahora los conocemos a todos, y muera quien muera nos dará pena y/o rabia. Ya era hora de que personajes como Beth dieran un paso adelante.

Petro - 24.04.2014 a las 00:36

Muchas gracias por los dos comentarios, aunque me encuentro más de acuerdo con el de Ultimecia.

Creo que Daryl era el único personaje que siempre estuvo desarrollado desde un principio, y por eso es el favorito de los fans, sin embargo el resto (salvo Rick y Glenn) quedaban bastante desdibujados, y tampoco te importaba mucho que llegara un zombie y lo devorase. Con este tramo han conseguido que conectes con ellos que al menos no te de igual si les pasa algo malo.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario