Cine en serie: “Under the dome”, un pueblo guardado en una bola de cristal

Cine en serie: “Under the dome”, un pueblo guardado en una bola de cristal

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 4,86 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

De repente, de la nada, “Barbie” (Mike Vogel, “Pan Am” y “Bates Motel”) ve como la vaca que tiene a su lado (cual obra de Damien Hirst) se parte en dos. Lo que le faltaba. Después de salirse de la carretera y pinchar en su huida, parecía que nada podía ir peor. Pero siempre las cosas pueden ir peor. Se acerca a ver lo que ha pasado y al ir a tocar una de las mitades (que se mantiene en pie como si media vaca siguiese aún con vida), una descarga de energía le hace retroceder y caer, con tan mala suerte que su otra mano va a parar dentro de la mitad de cadáver que tiene a su lado. Con la mano llena de sangre, su instinto le hace buscar en el aire una explicación física a lo que su mente no puede explicar. Alza su mano y de repente el aire se vuelve sólido, como si un cristal impoluto hubiese caído del cielo y estuviese ahora mismo frente a él. Tan sólo la marca que deja su mano ensangrentada, como flotando en el aire, le hace comprender que algo no va bien.

Estos son los primeros compases de uno de los mejores estrenos veraniegos en EEUU de los últimos años. “Under the dome”, una serie firmada por Stephen King y producida por Steven Spielberg (con el que algunos críticos parecen ensañarse tras sus últimas colaboraciones como “Falling skies” o “Terra Nova”, pero que recordemos, sigue siendo Steven “amazing stories” Spielberg) que en su debut reunió a 13 millones de espectadores delante de la caja (ya no tan tonta) en América.

Y es que Stephen King sigue siendo el rey del misterio y el terror y al menos siempre despierta curiosidad lo que hace y si viene con tales referencias aunque sólo sea en temas de producción, merece la pena prestarle atención.

Basada en una novela de 2009 del mismo título, King nos emplaza a un pequeño pueblo de Maine, Chester’s Mill, cuya vida va a transformarse tras un hecho perturbador. Un buen día, sin saber cómo ni porqué, una especie de campo de fuerza o barrera física rodea totalmente el pueblo sin dejar ninguna salida (o entrada del exterior) a los habitantes de la villa, con la consecuente pérdida de comunicación (teléfono, TV, radio) y energía.

Este extraño suceso provocará, a parte de los primeros incidentes (accidentes debidos a la imposibilidad de ver esta cúpula, alguna que otra amputación, etc…), la confusión total de los vecinos y el pánico al aislamiento y lo desconocido. Como no, a esto sumaremos varias tramas personales y algún que otro asunto turbio por parte de la autoridad que nos harán dudar desde el primer compás de la relación de estos sucesos con la campana invisible que les rodea.

Del otro lado, no tardan mucho en llegar los G.I. Joe para montar un campamento en cada una de las salidas del pueblo e intentar aislar el recinto. Eso sí, en ningún momento el espectador recibe atisbo alguno de que fuera sepan algo más que dentro o de que alguna conspiración estado-inteligencia les haya dejado en esa situación.

Con un casting muy acertado (en mi opinión) y plagado de caras conocidas como el propio Mike Vogel, Jeff Fahey (“Perdidos” y “El cortador de césped”), Dean Norris (“Breaking Bad” y “Tremors”) o la joven Britt Robertson (“The secret circle” y “Scream 4”), la dirección actoral se dirige más hacia “gente que oculta algo” o que “en el fondo tiene su coranzoncito” que a “buenos” y “malos”. Vamos, que ni los buenos son tan buenos ni los malos nos parecen tan malos, llegando incluso a empatizar al final del episodio con el que se nos presenta en los primeros compases como criminal.

En cuanto a Stephen King, decirte que por el momento (un episodio) la serie ya recoge bastantes de los clichés o caracteres que definen gran parte de la obra del autor:

– Gente de pequeños pueblos, villas, etc…, de esos tan característicamente americanos.

– Cierto humor macabro en los detalles (en el libro una marmota, y en la serie una vaca, partidos por la mitad).

– Violencia doméstica y/o carga sexual (más explícita en la novela, obviamente).

– El miedo a lo desconocido que nos rodea, ese “algo” inexplicable que nos atormenta y que no siempre quedará resuelto.

– Personajes que escuchan voces en sus cabezas.

– Sangre por doquier.

– Problemas de fe/ciencia para explicar lo que sucede o para buscar las soluciones.

– El aislamiento.

– La figura del “pueblo” o “la comunidad”, tanto como única vía para arreglar la situación o, en algunos casos todo lo contrario, como “personaje” al que hay que enfrentarse.

Quédate debajo de la cúpula si eres un gran fan o al menos te gusta King, su narrativa clara y sencilla (muy bien transferida a la serie), sus personajes atormentados, el misterio de lo inexplicable, el terror a lo desconocido, la claustrofobia, etc… Una serie de buena factura que nos dará algún susto de vez en cuando (atentos al momento trance-posesión de alguno de los personajes).

En cambio huye de ella si eres más de sitcoms y no te gustan los sobresaltos, la tensión o el trastorno bipolar. Es verdad que sigue muchas de las ideas ya explotadas en series-películas anteriores aunque siempre es bueno esperar algún giro inesperado o cambio argumental. Si no te atrae un cierto regusto gore o alguna gota de sangre de más, cambia de canal.

En principio la serie está pensada para una o dos temporadas, esperemos que no la alarguen en demasía y la consigan hacer aburrida. Se le critica en algún momento ser un poco lenta, sin llegar a contar muchas cosas en el piloto, pero se agradece también que haya un hueco para que el espectador pueda ejercitar su mente e ir sacando sus propias conclusiones (¿qué hay más bello que decir un “pues yo cavaba un agujero y me voy del pueblo” y quedarse uno tan ancho?).

Vídeo

Y la semana que viene…

Más estrenos mientras voy saltando de sala de cine en sala de cine a ver quién destruye más mundos y ciudades…

¡Y no olviden TVitaminarse y serializarse!

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Rocío - 01.07.2013 a las 16:03

¿No lo han dicho aún? No se podría cavar un agujero e irse tranquilamente, que yo cuando vi el planteamiento fue lo primero que pensé.

David Volcano - 01.07.2013 a las 18:49

Hombre, por el momento lo han obviado pero supongo que en el proximo algun perro intentara cavar o veremos como una alegre familia de topos ha quedado tristemente dividida (o al menos eso seria muy Stephen King)

Profesor Falken - 01.07.2013 a las 22:21

Es que si fuese tan fácil la serie se acabaría en media hora 🙂

Calista - 02.07.2013 a las 14:56

Pues…. si no leyeron el libro sabemos que lo de cavar… pues no se puede >..<)

David Volcano - 02.07.2013 a las 21:24

Vamos a ver, el tema de cavar plantea muchas preguntas como para que se resuelvan en un episodio:
-Están dentro de una esfera?
-Tiene “fondo”?
-De dónde se ha creado si no ha caído del cielo?
De ahí que recomiende seguir la serie (tanto para lectores como no lectores, claro)

Rocío - 03.07.2013 a las 00:05

Por eso, vamos a esperar a ver cómo siguen la serie/historia, que creo que va a tener algunos cambios importantes con respecto al libro. Lo que no me gustaría es que fuese una serie muy larga, pero eso ya sabemos que depende del éxito que tenga, que por ahora está siendo bastante.

Martin - 21.12.2013 a las 16:25

esta serie me parece un poco ridicula porque no cavan por abajo y ya se acabo el pleito “una simple opinion”

Cine en serie: “Graceland” y “La cúpula”, vuelven dos amores del verano | el cine de LoQueYoTeDiga - 09.07.2014 a las 12:04

[…] el verano pasado, “Graceland” y su piso de “policías rebeldes” y “La cúpula” y el hartazgo de […]

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario