Cine en serie: “Chasing life” es tan noventas…

Cine en serie: “Chasing life” es tan noventas…

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,20 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

“Chasing life” es tan noventas… que la hace actual. Sí, querido Teo, “Chasing life” es un drama como la copa de un pino que recoge el testigo de “ese” arquetipo de serie que parecía extinguido hasta la fecha y que si me lo cuentan diría que es anacrónico a estas alturas de la película. Pero no, cual hombreras de los ochenta o zapatillas Victoria, creo que podemos estar delante del renacimiento de una época y tipo de serie que parecía superado por los asesinos en serie y comedias enlatadas Made in America de usar y tirar.

Recuperando la esencia de grandes seriales como “Party of five” (“los tristes” que los llamaba mi santa madre) y “Felicity”, “Chasing life” es algo así como “diez de cal y una de arena” (nunca he sabido muy bien si lo bueno es la cal o la arena, diremos que es la arena) con un piloto tan cautivador como impactante. Eso sí, la cantidad de información a procesar en el primer episodio es ingente y abre tantas puertas que puede llegar a cansar solo de pensarlo.

April Carver (Italia Ricci, “Don Jon”) es becaria en uno de los más importantes periódicos de Boston. Tras la reciente muerte de su padre, hace frente a la vida tirando del carro de su familia (madre, abuela y hermana) con grandes dosis de optimismo y perspicacia. Muy avispada a la hora de conseguir todo lo que se propone, serán sus métodos los que la hagan brillar delante de un jefe bastante cascarrabias.

Alejada de su tío George (Steven Weber, “Wings” y “The shining miniseries”) desde el fallecimiento de su padre, el cruel destino le hará volver a mantener el contacto. Éste ejerce de médico y casualmente es quien descubre y diagnostica a April con leucemia. El golpe con la realidad y saber cómo afrontará su familia este problema será brutal para ella, haciéndola plantearse de nuevo sus prioridades en la vida.

Es en ese mismo momento en el que parece encontrar el amor junto a su compañero de trabajo Dominic (Richard Brancatisano) aunque puede que la noticia sea demasiado para compartir junto a su nueva pareja. La Ley de Murphy hace que no solo encuentre novio en el momento en el que se entera de que tiene cáncer, parece ser que a su lado un montón de cosas parecen desplomarse. Su joven hermana digamos que no escoge las mejores compañías, tiene que afrontar que su tío, el cual las abandona tras el fallecimiento de su hermano, es su confesor a partir de ahora, y justo al final del piloto parece que como guinda una chica misteriosa le va a llevar flores a la tumba de su padre. Vamos, “los tristes” otra vez.

Como te digo, una serie de esas tan de los noventas en las que esa parte de cada uno que encierra un mártir de kleenex florece y se hace fuerte. Y es que siempre ha existido catarsis en el dolor ajeno y lo audiovisual no ha sido nunca ajeno. Nos encanta “Doctor Zhivago” y “Lo que el viento se llevó” y Sinead O’Connor y Fiona Apple, y hasta escuchamos el pop indie depresivo de Radio 3, y no por eso somos más o menos tristes, simplemente llenamos ese espacio que aumenta la parte sensiblona que “Juego de tronos” y “Hannibal” nos está haciendo desaparecer.

Vídeo

A ver si después de esto me repongo y soy capaz de hablar de los Emmy.

¡Abrazos!

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario