Cine en serie: “City on a hill”, los malos lo saben

Cine en serie: “City on a hill”, los malos lo saben

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Ben Affleck y Matt Damon se unen de nuevo, tras su exitazo con el guion de “El indomable Will Hunting” en 1998. Es una ironía titular su serie “Ciudad sobre una colina” al situar la acción en 1991, cuando Boston es desbordada por los índices de criminalidad y corrupción extendidas entre delincuentes y autoridades. En 1992 se llamó “el milagro de Boston” al descenso en pocos meses de la criminalidad, cuando los esfuerzos de personas en las que se basa esta historia de idealismo y violencia tuvo éxito, y eso fue parte de lo que impulsó el proyecto de la serie.

Otra parte es el interés personal de ambos por Boston. El mismo Affleck ya había hecho “The town. Ciudad de ladrones” (2010), que también transcurre en Boston, y que es un drama criminal de personajes al límite, entre el egoísmo y el honor, personal y profesional. Affleck, como director, se siente atraído por el tema y era cuestión de tiempo que tocara “el milagro de Boston” para volver a reflejar la lucha entre lo fácil y lo correcto, que sólo cuando personas como Kevin Bacon se deciden permiten el milagro.

En 1630, en los albores de la colonia americana de la bahía de Massachusetts, su gobernador, John Winthrop, definió así la filosofía de los gobernantes: “En todas las épocas, algunos deben ser ricos, otros pobres, algunos elevados y eminentes en poder y dignidad, otros de condición baja y sumisa”. Naturalmente Winthrop se encontraba entre los primeros y también entre los fundamentalistas del puritanismo que pervive con fuerza en gran parte de la sociedad usamericana. Winthrop se refirió a su capital, Boston, como “Una ciudad sobre una colina, con los ojos del pueblo mirándonos”. Le gustaba creer que la colina sobre la que se asentaba Boston era un faro de rectitud para sus compatriotas.
Affleck y Damon reservan uno de los papeles centrales a Kevin Bacon, que ejecuta con su genio habitual. Bacon es un agente del FBI que participa de la corrupción que un nuevo fiscal, negro en una ciudad racista, quiere erradicar. Aldis Hodge en “City on a hill”, viene de Brooklyn, acaba de ser nombrado fiscal del distrito y está convencido de poder evitar las tentaciones y el racismo de sus compañeros.

Los desacuerdos entre ambos, que sin embargo coinciden en el interés por cambiar algunas cosas, son el motor de la serie; la integridad de Aldis Hodge frente al cinismo de Kevin Bacon inclinado hacia métodos poco ortodoxos para superar dificultades y aficionado a las citas literarias, ya sean ciertas o inventadas. “Los malos lo saben” es una de sus favoritas. La serie despide aroma a clásico, un caramelo para buenos actores con un guión y una historia muy trabajados, que ofrece buenos momentos a cambio de prestar atención a lo que ocurre. Lanzada sin grandes alardes publicitarios, esta serie está entre las mejores series que he seguido en lo que va de año.

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario