Cine en serie: "Dash & Lily", la cita navideña con Nueva York

Cine en serie: "Dash & Lily", la cita navideña con Nueva York

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

"Imagínatelo. Estás en tu librería favorita, echando un vistazo a la estantería con tus libros favoritos. Y ahí, acurrucado entre tus pilares literarios, descansa un cuaderno rojo. Imagina que estás en Nueva York y es Navidad".

Cuando Charles Dickens escribió "Villancico", que es la traducción literal de lo que conocemos como "Cuento de Navidad", desencadenó el movimiento que se ha extendido por todo el mundo, llenándolo de luces, reencuentros, simbología, consumo y personas que odian o disfrutan de todo el asunto. Si sumamos la ciudad de Nueva York, tenemos casi un género de ficción al que se une esta serie que, para los que hemos superado la inquina navideña, que experimenté yo mismo unos años, es una fábula digna de tener en cuenta.

Los conservadores de la casa de Dickens en Londres han conmemorado en 2020 los 150 años de su muerte y Dash también lo hubiera hecho porque representa a los que no pueden soportar la parafernalia de estas fechas; y Lily es el otro extremo. Ambos son jóvenes y tienen en común a Dickens, porque les gustan los libros y las librerías. Todo comienza con un juego de pistas abandonadas en ese cuaderno rojo.

¿Un chute navideño más? Pues no. Superado el primer capítulo, se descubre que hay un buen trabajo de guion, algunas secuencias realmente divertidas, tópicos bien trabajados, abuelos consejeros, (si aceptamos nuestras limitaciones, siempre nos quedaremos con ellas) y una intriga romántica que cumple con las fechas sin complejos. Uno de los estrenos de Netflix más destacados para ambientar estos próximos días.

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario