Cine en serie: “Get shorty”, de la mafia a Hollywood

Cine en serie: “Get shorty”, de la mafia a Hollywood

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Literatura, pantalla y crimen organizado es un trío que nos sigue haciendo disfrutar desde hace casi un siglo; desde que la afluencia de criminales de la costa este a Los Ángeles a principios de la década de 1930 resultó evidente. Tal y como dice Philip Marlowe en la novela de Raymond Chandler “La hermana pequeña”: «Ahora tenemos la pasta gansa, los pistoleros más duros, los trabajadores a comisión, los chicos que hacen dinero rápido, los matones salidos de Nueva York y Chicago… chusma de una gran ciudad dura con menos personalidad que un vaso de papel».

Cinco años después de la desaparición de Leonard Elmore, la mente que inspira esta serie y que nos divirtió tanto con “Justified”, termina ahora la segunda temporada sobre un libro que ya rozó la pantalla en 1995, con John Travolta y Gene Hackman, en España conocida con el título de “Cómo conquistar Hollywood”. Elmore, uno de los grandes de la literatura popular, tituló su libro “Get shorty”, que esta vez la serie protagonizada por Chris O’Dowd y Ray Romano no solo ha respetado, sino que gustaría al gran guionista y escritor de novela negra. La prueba difícil de superar es transmitir la violencia, el sarcasmo y el tipo de personajes del autor de “Ciudad salvaje”; “Justified” lo logró, tal vez porque los primeros guiones donde se definía a los personajes eran del propio Leonard; pero “Get shorty” encaja a la perfección con su tono particular:

“—Harry, ese tío es un criminal.

— ¿Y qué? Debería encajar en esta ciudad sin problemas”.

Miles es un irlandés asentado en Nevada como asesino a sueldo del gran personaje femenino de la historia. Está cansado y harto de limpiar la basura de su jefa, y su obsesión es recuperar a su hija de 12 años y a su esposa. Louis es el amigo y compañero de Miles; un mormón que no tiene problemas en pegarle un tiro a alguien pero que se mantiene virgen porque los mormones no creen en el sexo prematrimonial. Mafia, narcotráfico, drama familiar y, sobre todo, sátira sobre el mundo del cine.

“—Soy productor de cine, no tengo ni puta idea de lo que hago y parece que todo va bien”.

El gran hallazgo es la jefa, Amara. En todas las ocasiones en que aparece, se hace con la secuencia y nos convence de que si estuviéramos allí, la obedeceríamos sin chistar.

Tras superar los dos primeros capítulos, que tienen momentos algo desmadrados, con aroma Tarantino, el mecanismo de la calidad se ajusta hasta el final, sin un chirrido ni un traspiés.

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario