Cine en serie: “Girlfriends´guide to divorce”, a vueltas con la menopausia

Cine en serie: “Girlfriends´guide to divorce”, a vueltas con la menopausia

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Siempre he oído decir que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Aunque también siempre he pensado que si no sé lo que tengo y lo pierdo, tampoco me voy a dar cuenta. Y tú me preguntarás, después de esta cita de Mr. Perogrullo… ¿qué tiene que ver eso con “GGTD”? Pues ahora te lo explico, no te impacientes.

Hay ciertas series más encasilladas que otras y que se centran en un espectador “tipo” muy definido. Eso significa que si tú no formas parte de ese selecto grupo normalmente no te darás cuenta de su entrada y salida. Y cuando me refiero a “GGTD” y a un tipo de público me refiero concretamente a “Sexo en Nueva York” y sus continuadoras (“Mistresses”, “Lipstick Jungle”, “The client list”, etc…).

“GGTD” es una serie basada en un fenómeno editorial llamado “Girlfriend’s guides” creado por Vicky Lovine (ex Playmate para más inri) y que narra las peripecias de una exitosa mujer (escritora de las mismas guías) enfrentándose a la doble moral que supone dar consejos sobre vida marital y ocultar el desastre conyugal que tiene en casa, con un marido dedicado a no hacer nada y engañarla con jovencitas y una hija adolescente en plena edad del pavo. La susodicha es ni más ni menos que Lisa Edelstein (“House”) en el papel de Abby McCarthy, escritora de estos famosos libros de autoayuda que se enfrentará ahora con la realidad que envuelve a muchas de sus lectoras.

ggtd1

Acompañando a Abby están sus fieles amigas… fieles a ella al menos. Ni más ni menos que Janeane Garofalo, de la que hablamos hace unas semanas, en el papel de Lyla, la empollona divorciada y resentida que no soporta estar con su ex ni que él esté con otra. Y Beau Garrett (“El séquito” y “Mentes criminales”) como Phoebe, la más liberal y espiritual dentro del glamour de Los Angeles que envuelve a las tres claro está. Al otro lado, Paul Adelstein (“Prison break” y “Scandal”), como Jake, el marido de Abby y dispuesto a dilapidarse su “fortuna J.K. Rowloniana” en coches y amigas, aunque esto signifique avergonzar a su esposa con una actriz de CW de veinte años menos.

La serie se centra entonces en el momento en el que Abby decide “soltarse” (ya me entiendes) y olvidarse de su editora y del que dirán, haciendo frente a su miserable vida personal. El fantasma de “las dos casas, los dos coches” se persona cuando en una fiesta decide hacer valer su condición de MILF y ligarse a un veinteañero. Después de una caótica noche en la que se ve obligada a actualizar su software vaginal, llega a casa confundida por el sentimiento de culpabilidad que le provoca hacer lo que paradojicamente su marido lleva permitiéndose años. Es el final (o el principio, según se mire).

ggtd3

A medio camino entre la comedia y el drama, como ya te digo, el público al que está destinado es muy concreto. Tomando el relevo generacional de las series anteriormente mencionadas, intenta cubrir ese hueco en la parrilla dejado por productos con claro target femenino mucho más posicionados hacia la liberación de la mujer (mujeres que defienden cometer los mismos errores y hacer las mismas tonterías que los hombres) frente a las muñecas de belleza aburrida tan típicas de las series americanas. Queriendo en algún modo transformar a su protagonista en heroína de la modernidad y la familia frente a “mujeres máquina” como pueden ser Carrie Mathison o Alicia Florrick estas últimas temporadas, no queda claro si la visión que nos dan de esas realidad “pija” de L.A. es un protagonista más o bien es mero escenario de una tendenciosa normalidad USA que se presupone objeto de envidia.

Nunca he sabido si este tipo de series te gustaban más o menos o si llorabas por Mr. Big en las esquinas (el tipo, no el grupo) pero está claro que su porcentaje de share tienen. Otra cosa es que nos haga más o menos gracia o incluso nos parezca mínimamente atrevida en su manera de tocar temas como el adulterio, etc…, pero eso depende más de los guionistas y los actores que del hecho que nos miremos si tenemos patas de gallo o sintamos el síndrome del nido vacío.

Vídeo

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario