Cine en serie: “How to get away with murder”, el universo de Shonda Rhimes se expande

Cine en serie: “How to get away with murder”, el universo de Shonda Rhimes se expande

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

La factoría de la creadora de “Anatomía de Grey”, Shondaland, sigue produciendo a todo gas y el público sigue respondiendo. Su última creación es una serie de abogados que se sitúa a caballo entre la mencionada serie de médicos y “Scandal”, que está haciendo las delicias de los incondicionales de este tipo de tramas con mujeres al frente.

La serie va ya por su octavo episodio, lo que me permite hacer un análisis un poco diferente en cuanto a su evolución de trama como la de público. Con la primera temporada ya confirmada (otro día hablamos de cómo hemos pasado a anunciar renovaciones para una siguiente temporada a que terminar la temporada actual sea ya una noticia por derecho propio), la serie nos ha confirmado que cumple con los requisitos básicos de las producciones de Shondaland (por si tenías alguna duda, éste es realmente el nombre de la empresa de la señora Rhimes), a saber:

CHARLIE WEBER, LIZA WEIL, BILLY BROWN, MATT MCGORRY, AJA NAOMI KING, VIOLA DAVIS, KATIE FINDLAY, ALFRED ENOCH, KARLA SOUZA, JACK FALAHEE

* Principal protagonista mujer, de esas “strong and independent” que tanto gustan entre el público femenino. Además, y probablemente aprovechando su cuota de éxito, de raza negra y con marido blanco para remarcar eso de “vive la différence!”. No olvidemos que hablamos de un país en el que no hace mucho se montó una buena polémica por un anuncio de cereales protagonizado por un matrimonio interracial.

* Otro punto importante es que esa protagonista, además de “strong and independent” sea un hacha en su trabajo, una de esas abogadas capaz de conseguir un veredicto de no culpable para cualquier cliente, por complicado que parezca. Y le sobra tiempo para dar clases en la universidad local y que sus alumnos la admiren y teman a partes iguales por ser igual de implacable en el juzgado y en el aula.

* Por último, un ambiente laboral en el que si uno se para a pensar resulta increíble que pueda salir algo de trabajo vista la tendencia generalizada a restregar la cebolleta de todos y todas las implicadas. Y como esta es una serie progresista, por supuesto que tenemos al alumno homosexual (y bastante promiscuo) para que quede claro que aquí nadie se queda fuera de la fiesta. Por mi parte, lo dije con “Anatomía de Grey” y lo digo también aquí, si me pasa algo prefiero que lleve mi caso otro despacho de abogados, porque esta ética del trabajo no termino de compartirla.

628x471

Y a todas estas, ¿qué tal es “How to get away with murder” como serie? Si eres un “true believer” de Shondaland te gustará, porque como te he dicho tiene todos los ingredientes básicos de sus grandes éxitos. Si no, puede que en algún momento te cueste creer según qué reacciones, y que a su protagonista aún no le hayan retirado la licencia por practicar al pie de la letra eso de que el fin justifica los medios, aunque esos medios estén al otro lado de lo que marca la ley.

El primer episodio empieza “in medias res”, con un grupo de jóvenes que no conocemos de nada intentando deshacerse de un cadáver. Todo nos hace indicar que algunos de ellos se han visto implicados por accidente pero que deberán apechugar con lo que decida la mayoría. Fundido a negro y nos encontramos en un aula de la universidad donde vemos a esos mismos jóvenes, obviamente antes de que suceda el asunto del muerto y antes de conocerse entre ellos. La profesora de la clase entra poco después y se presenta, anunciando que los mejores alumnos durante la clase la asistirán en su despacho con los casos que vaya tratando, y el mejor tendrá como premio salvarse de uno de los exámenes a su elección.

Como te puedes imaginar, esos pobres pardillos del inicio del episodio resultan ser los alumnos que pasan a formar su grupo de ayudantes, al menos hasta que la lían parda. Con cada episodio la trama se va acercando al momento de la muerte de la víctima, un misterio que poco a poco se va complicando y en el que no faltan las sorpresas, y eso que nos falta mucho por recorrer. Mientras tanto el trabajo del despacho manda y en cada episodio los protagonistas deberán encargarse de un caso diferente, en el que aplicarán la particular visión de la ley de su jefa. Desacreditar a los testigos, invalidar las pruebas… cualquier táctica es buena con tal de generar esa duda razonable que impida condenar a su cliente.

how-to-get-away-with-murder-class-s1e3

Una cosa de la que sí carece esta serie es de un personaje con el que nos sintamos identificados desde el principio. Todos los protagonistas tienen algún lado oscuro o reprobable con los que nos cuesta mucho comulgar, aunque luego hagan lo más conveniente para sus clientes. La cuestión entonces es saber al final de la temporada no sólo si se saldrán con la suya y nadie les podrá endosar el muerto, sino además si se merecen que les pillen y en qué medida cada uno de ellos.

Al frente de la serie tenemos a Viola Davis, que nos ofrece un personaje duro en apariencia pero al que poco a poco le vamos viendo las grietas, hasta el punto de preguntarnos en algún momento si no hay algo de manipulación en esos momentos de duda que comparte con otros personajes. Junto a ella, Charlie Weber y Liza Weil (Paris en “Las chicas Gilmore”, lo que ha llovido desde entonces) completan el equipo titular del despacho, y entre los estudiantes muchas caras jóvenes entre las que podemos destacar a Matt McGorry, uno de los habituales en “Orange is the new black”.

En cuanto a críticas, coinciden los motivos por los que a unos les gusta esta serie y otros la descartan, y es ese ADN de Shondaland que impregna toda la serie. Curiosamente, en Estados Unidos se emite junto a sus otros dos éxitos, “Anatomía de Grey” y “Scandal”, el mismo día, así que tienen como mínimo asegurada la audiencia a la que ya les gustan sus producciones anteriores. Para los demás el listón está algo más alto, pero si uno deja de lado el querer realismo ante todo, y le hace gracia ver complicadas historias personales entre sus protagonistas, puede ser una buena opción. En cualquier caso estamos hablando de sólo quince episodios para esta primera temporada, una inversión que me parece muy razonable.

Vídeo

Atentamente.
Profesor Falken

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

David - 19.11.2014 a las 20:25

Pues yo seré de los que no la cogeré. Pero tu artículo, por su redactado y por haber visto con creciente perplejidad y desagrado alguna de las otras series de esta gente, me lo he leído de principio a fin con una gran sonrisa puesta.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario