Cine en serie: La “mujer máquina”

Cine en serie: La “mujer máquina”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 4,50 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Viendo el otro día “The bridge” versión americana me di cuenta de un fenómeno que se extiende desde hace ya tiempo entre las series que vemos. Me refiero a la figura de una protagonista femenina con un objetivo bien marcado que suele coincidir con su trabajo pero que también oculta normalmente una situación personal inestable o trauma infantil, la “mujer máquina”.

No hablamos de la mujer biónica, hablamos de una mente dedicada y dirigida a la consecución de una meta en la que cualquier otro tipo de “distracción” es secundaria y considerada retraso para la misión principal. A veces asumidas como simples convenciones sociales, o simplemente como necesidades fisiológicas que es mejor completar en el menor tiempo posible, nuestras protagonistas pasan por encima de la amistad, el sexo, el amor, la educación o la satisfacción personal por completar una tarea basada en el orgullo, el bien común o la venganza.

Así vemos como los estilos de vida que consideramos comunes o normales en la sociedad (si bien la normalidad es precisamente de lo que suelen huir en las series actuales) no se aplica en estos casos. Una mente diseñada para una funcionalidad total en la que se elimina la retórica y un afán de consecución que no se pregunta el porqué de los eventos, tan sólo los asume y actúa hacia el fin de los hechos muchas veces violando los convencionalismos sociales o legales. Su lema claramente será “el fin justifica los medios” y casi siempre su crueldad o frialdad las desmarcará entre sus colegas masculinos.

El primer caso, y más claro, es el personaje de Carrie Mathison interpretada por Claire Danes en “Homeland”. Carrie, en este caso, sería el ejemplo de sacrificio personal en pos del bien de una nación. Obviando cualquier tipo de convencionalismo social o contacto con nada que no sea su trabajo, la propia relación que mantendrá con Brody será el desencadenante de una serie de sensaciones que la propia protagonista intentará en un primer momento reprimir y que la llevará a plantearse su propio trabajo y tomar decisiones que de otra manera no hubiesen sido imposibles según su mentalidad. Vemos cómo su relación con la familia es prácticamente nula y prefiere su propia degeneración física, debido a su enfermedad, que menguar el esfuerzo al que se somete día tras día en su trabajo.

Muy parecido, al menos en un principio, es el caso de Sonya Cross (Diane Kruger) en la versión americana de “The bridge”, como comentaba antes. Una escena del segundo episodio de la misma resulta muy explicativa. Nuestra protagonista está en su vivienda y “nota” que tiene algún tipo de necesidad física. Decide salir de casa e irse a un bar. Allí, un joven se le acerca y le dice: “¿Quieres tomar una copa?”, a lo que ella responde “No”. Se aleja el joven y ella le persigue diciéndole: “¿Por qué te vas? Tan solo dije que no quería beber nada. ¿Quieres tener sexo conmigo?” Sonya tiene claro que es una necesidad que le pide el cuerpo pero que no es para ella nada más que una “molestia” que debe resolver para poder centrarse en tareas más importantes.

Olivia Dunham (Anna Torv) empieza en su serie “Fringe” de una manera muy parecida. Tras la muerte de su compañero y pareja en acto de servicio, veremos que durante toda la serie su actitud suele ser fría y centrada en el trabajo, en este caso no porque no disfrute del tiempo en compañía por ejemplo de su hermana y su sobrina. Olivia siente que tiene que completar su faena antes de poder permitirse ser feliz. Por supuesto, al asumir que ella fue víctima y a su vez puede ser solución para el resto de la humanidad de esa serie de fenómenos extraños que acontecen durante toda la serie, hace que se sienta obligada a hacer su trabajo sin tener despistes emocionales. Por supuesto, vendría influenciada, a partes iguales, por la frialdad de Scully (otra “mujer máquina”) y el pasado misterioso de Mulder en “Expediente X”.

A pesar de analizar este tipo de personajes en series más modernas, no es algo exclusivo de esta década de éxito televisivo, ya en algunos clásicos tenemos ejemplos claro de este rol tan inquisitivo. Por ejemplo, la famosa Diana de “V” es un claro ejemplo de “mujer máquina”, sin más objetivó que invadir y comerse media humanidad, o las diferentes versiones de “Nikita”.

En muchos casos nuestras protagonistas se convierten también en verdaderas “femme fatale”, utilizando activamente sus armas de mujer para conseguir su objetivo. Por ejemplo nuestra querida “Alias” de la factoría J.J. Abrams con Jennifer Garner a la cabeza, doble agente que renuncia a todo para desmantelar una organización criminal. Su atractivo físico le servirá como arma de seducción para llegar al fin de las diferentes tramas que componen la serie.

Paradójicamente, en la propia serie de “Terminator: Las crónicas de Sarah Connor”, nuestra heroína se enfrenta a verdaderas máquinas. Su historia se convertirá en una maravillosa epopeya de la “mujer máquina”. Conectando con las películas, veremos el desarrollo de un personaje que elimina de su vida cualquier tipo de trivialidad que suponga retrasar o desviarla de una lucha encarnizada contra su destino venido del futuro.

Otros ejemplos pueden ser el de Emily Thorne en la serie “Revenge”, la propia Angela Channing en “Falcon Crest” (que influenciará el personaje de Violet Crawley en “Downton Abbey” pero sin esa maldad de culebrón), Kerry Weaver en “Urgencias” (generada a partes iguales por una sociedad aún reacia a las parejas homosexuales y por un problema físico), Regina Mills en “Once upon a time”, o la gran Daenerys Targaryen en “Juego de tronos” (aunque últimamente su cuerpo le pida yacer con cualquier “Conan” que se le presente).

En definitiva, detrás de una gran serie siempre hay una gran mujer. Atentos actores masculinos por un cambio de tendencia muy claro en los roles más fuertes del mercado televisivo.

Vídeo

Y tú, ¿conoces más “mujeres máquina” en tus series favoritas?

Un abrazo desde la batcueva.

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario