Cine en serie: Los milagros de “Torchwood”

Cine en serie: Los milagros de “Torchwood”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Qué mal le ha sentado a “Torchwood” americanizarse. A más presupuesto, menos agudeza narrativa. A más episodios, menos intensidad emocional. A más alcance publicitario, menos calado. Pero no nos pasemos de listos y de pesimistas, que entretenida ha sido un rato. Para empezar no es que “Torchwood” haya sido siempre la quinta esencia de las series en su género.

La primera temporada se movió entre la vergüenza ajena, la ida de olla con cierta gracia, y la buena ciencia ficción de toda la vida. La segunda subió el envite, y aunque tiene episodios realmente buenos (recuerdo alguno incluso grandioso), tampoco acabó de firmar una temporada redonda que la pusiera en el punto de mira de todo fan de la ciencia ficción.

Ahora bien, con la tercera la clavaron. En este caso viene que ni pintado ese refrán que dice “a la tercera va la vencida”, ¡y vaya si lo fue!. El tercer relato se podría decir que es una miniserie de seis episodios de lo mejor que ha dado la ciencia ficción en la pequeña pantalla en los últimos años. Por ello, y sumando el hecho de que la cadena americana Starz estuviera coproduciendo el nuevo proyecto (con la pasta y la notoriedad que eso supone), hizo que a esta cuarta se la estuviera esperando como agua de Mayo. Pero no llovió como se esperaba.

Eso sí, para empezar, no se le puede reprochar nada a su punto de partida: Un día, y sin ninguna explicación aparente, la raza humana deja de morirse con las consecuencias que eso supone. En principio mola, ¿no?. Pues no tanto.

“Torchwood: El día del milagro” es una amalgama de errores y virtudes, que lo mismo te deja clavado a la butaca que te provoca un enorme bostezo en el momento menos esperado. Hay nuevos personajes (demasiados) que tampoco es que aporten mucho al conjunto (¿realmente era necesario Oswald Danes?). Otros, aunque resulten resultones (perdón por el juego de palabras) como los dos agentes de la CIA, se comen demasiado protagonismo, y restan fuerza a la trama principal que, en realidad, es la que debería haber guiado la mayoría de acontecimientos de esta temporada. Demasiados episodios = demasiados personajes.

Resumiendo: Giros imposibles aunque muchos de ellos brillantes. Momentos dramáticamente perfectos pero la mayoría a destiempo. Tramas que fluyen como el agua hasta que se acaban despeñando por una catarata de acontecimientos mucho más que improbables. Escenas de acción simpáticas, rarunas, alucinógenas, e incluso hasta algunas trepidantes aunque muchas casi sin pretenderlo. Un principio electrizante, un desarrollo inconexo, y un tramo final muy absorbente pero con un cierre de temporada completamente para olvidar. Esto y mucho más es lo que nos ha dejado este cuarto relato de “Torchwood” que vuelve a demostrarnos que, aunque una vez más no acabe de cogerle del todo el punto a sí misma, su visionado siempre merece la pena. Aunque sin duda en líneas generales me haya decepcionado, por el capitán Jack Harkness que me trago la quinta (si la hay) sin pestañear.

Vídeo

Watanabe

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

elpetitprincep - 21.05.2012 a las 21:50

A mí me gustó, sobre todo la premisa inicial, pero reconozco que las anteriores temporadas me gustaron más. Me gustaba más el ambiente de Cardiff que el americano. Espero una quinta temporada.

juan jose - 26.08.2012 a las 22:13

owen y thosiko, jack y ianto eran historias mucho mas interesantes.
En las dos primeras temporadas era una serie de sentimientos con un envoltorio de ciencia ficcion una vez muertos estos personajes dejó de interesarme y ahora es una más de las superproducciones americanas, yo paso.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario