Cine en serie: “Proof” y el gran misterio

Cine en serie: “Proof” y el gran misterio

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,40 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

No me quiero poner profundo pero estoy seguro que alguna vez te has preguntado ésto: “¿Qué pasa con nosotros tras morir?” Soy yo así de raro o tu también has pensado si la “desconexión” es básicamente eso, la nada, el vacío, un espacio negro en el que no existe tiempo o materia y que nos tiene vagando en la inmensidad de nuestros pensamientos para siempre. Esta serie trata de eso, de descubrir si existe algo más allá de esta vida, pero siempre desde un punto de vista científico, intentando encontrar una prueba real de las luces al final del túnel y de cómo nuestra alma abandona nuestro cuerpo y sale volando para ver desde arriba como un médico intenta reanimarnos sin conseguirlo.

Casi más misterioso que eso es que su protagonista, Jennifer Beals (“Flashdance” y “The L word”) tenga 51 años cuando parece que tiene apenas 40 pero bueno, dejaremos eso para otro estudio científico. Su papel en esta serie es el de la Doctora Carolyn Turner, una escéptica cirujana que, tras perder a su hijo en un accidente de tráfico, se centra en su carrera desestabilizando a su familia y convirtiéndose en una persona fría y alejada de toda empatía con el resto de la humanidad. Un poco forzada, eso sí, para un arquetipo de médico extraordinario pero con carencias de sensibilidad para con sus pacientes y allegados que se ha convertido ya en un estándar.

Y aquí es donde aparece Matthew Modine, interpretando a Ivan Turing, un millonario enfermo de cáncer obsesionado y dispuesto a gastar su fortuna en saber y estar preparado para lo que le espera al llegar al otro lado. Por supuesto que al principio no será fácil convencer a la doctora pero tirando un poco del hilo de la lágrima fácil (su hijo fallecido) y presentando un caso en el que una pequeña vuelve del más allá relatando misteriosamente acontecimientos para ella imposibles de saber, la Dr. Turner se convertirá en toda una investigadora de “Cuarto milenio” acorralada por las ganas de saber y por cierto “feeling” que le despierta el hecho de poder saber algo más sobre su hijo.

proof2

Así, junto a su compañero de trabajo Zedan Badawi (Edi Gathegi, “House” y “Twilight”), la vis cómica de la serie, se dedicarán a investigar ciertos casos en los que, por un tema u otro, sus protagonistas han estado cerca de la muerte o bien han estado técnicamente muertos durante cierto tiempo.

A esto cabe añadirle el personaje que interpreta Callum Blue (“Smallville” y “Los Tudor”), el escritor Peter Van Owen, un hacedor de bestsellers sobre el más allá y que intenta también acercarse a ella para convencerla de que hay algo más después de la vida. En un primer momento nos puede parecer que es un aprovechado del sufrimiento ajeno pero creo que dará más juego que el de simple predicador. También destacamos a Joe Morton (quién no le recuerda en “Terminator 2”), como jefe del hospital donde trabaja nuestra doctora, y que esté producida por Kyra Sedwick, más conocida por su papel en “The closer”.

Una historia y trama muy original, huyendo de las típicas series de médicos y que poco tiene que ver con la parapsicología de “Entre fantasmas”, por ejemplo, que empieza un poco floja de guión pero que tiene margen de remonte. No sólo eso, se intuye una subtrama por encima de la pura investigación que te dejaré descubras allá por los últimos 30 segundos del episodio piloto y que puede hacerte darle al “rebobinar” (que “carca” suena la palabra a estas alturas) para retomar ciertas escenas del piloto (no se muy bien cómo definirtelas, si “flashbacks” o “flashforwards” o “flashlifes”). Tan sólo te diré que te fijes en el pañuelo verde.

proof3

En definitiva, un buen estreno que basa su éxito en una actriz protagonista que lleva el peso de toda la serie y una historia que al menos a mi me parece innovadora e interesante por cómo intenta que sea el racionamiento empírico el que la haga avanzar por encima de la creencia indiscriminada de testimonios y pruebas de dudosa credibilidad. Sin sensiblerías facilonas, y con espíritu de ir más allá de una serie autoconclusiva con un trasfondo que nunca llega, creo que pese a las flojas críticas a las que se ha enfrentado su estreno es digna de ser vista y entretenida. Y esto lo digo básicamente por que he intentado ver un par de pilotos más y no he pasado del minuto cuatro en un par de ellos.

Te dejo ya con “Proof”, otra serie veraniega pero que quiere hacernos pensar y discutir con nuestra pareja.

Vídeo

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario