Cine en serie: Series de sábado por la mañana

Cine en serie: Series de sábado por la mañana

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Ya estamos a punto de vernos envueltos en la vorágine de estrenos y nuevas temporadas de nuestras series favoritas, y hoy me ha dado por pensar que al final te acabo hablando casi siempre de lo más nuevo y pocas veces de las primeras series que nos hacían correr desde nuestra habitación hasta el salón, a la voz de “¡Ven, que ya empieza!”. Y es que entre tanto “Extant” y “House of cards” no podemos olvidarnos de estas series del siglo pasado, que contaban con un presupuesto infinitamente más bajo y unos conceptos mucho más sencillos e inocentes. Con un bocadillo de Nocilla en la mano (nada de sándwiches, el pan de molde no entró en mi casa hasta mucho más tarde) y un vaso de leche, la mañana del sábado estaba completa con un episodio de estas series.

“MacGyver”, el precursor de Lifehacker

Capaz de desarmar un misil con un clip, el personaje interpretado por Richard Dean Anderson caló tan hondo que si eras un poco mañoso te podía caer el apodo
de “MacGyver”. Lo gracioso de esta serie es que si te pones a preguntar a la gente de qué trataba la serie, todos se acuerdan de que podía fabricar un explosivo con cuatro cosillas que tuvieses en la cocina, pero casi nadie sabe a qué se dedicaba exactamente.

Pues bien, atento a todo lo que no recuerdas de “MacGyver”. Resulta que nuestro amigo Angus es un veterano de la Guerra de Vietnam, en la que formó parte de un equipo de desactivación de explosivos gracias a su formación académica en ciencias aplicadas. Al terminar la guerra pasa a formar parte de la Fundación Fénix, una agencia asociada al Departamento de Servicios Externos del Gobierno de los Estados Unidos.

Así se explica que el protagonista se pasee por medio mundo (incluido un episodio en España, de esos que causan vergüenza ajena por el horrible trabajo de localización), que conozca las propiedades químicas de todo lo que guardas en el trastero, y que esté tan a gusto manejando explosivos y construyendo bombas caseras.

Como era habitual en la época para las series de acción, prácticamente todos los episodios son historias autoconcluyentes en las que MacGyver recibe una misión, se saca de la manga un par de inventos con lo que tiene a mano, y vuelve triunfante sin necesidad de haber pegado un solo tiro. Eso cuando no salía el terrible “Continuará…” en pantalla, una condena de una semana sin saber qué iba a pasar.

La serie se emitió desde 1985 hasta 1992 para un total de siete temporadas y dos telefilms, todo un éxito para la época. Existió un plan para “El joven MacGyver”, del que se llegó a rodar un piloto, pero que ahí se quedó. Como curiosidad, de su reconocible banda sonora existen hasta siete variantes, una para cada temporada excepto las dos últimas, y la versión que se grabó para el piloto (la buena es la de la tercera temporada, he dicho). Lo que está claro es que es una de esas musiquillas que como te entren en la cabeza no hay forma de sacarla, ya no se hacen cabeceras como estas.

Vídeo

“El equipo A”, taller de chapa y pintura

Si hablamos de cabeceras míticas, esta serie tiene otra de esas que podemos recitar de memoria, de hecho tengo que confesar que la coletilla de “por un
crimen que no habían cometido” ha aparecido en más de una noche de marcha con mis amigos tras cierto número de copas.

Responsable de recuperar a George Peppard del olvido, a esta serie le tenemos también que “agradecer” la aparición estelar de Ana Obregón en uno de sus episodios (un momento, ¿pero no decía qué tenía 35 años?). Junto a Peppard, Dirk Benedict, Dwight Schultz y Mr. T completaban el casting de este grupo de luchadores por el bien. De estos sí que conocemos bien su historia, ya que nos la refrescaban una y otra vez al inicio de cada episodio.

Veteranos de guerra y prófugos de la justicia militar, este cuarteto de personalidades aparentemente incompatibles ofrece sus servicios como mercenarios, eso sí, sólo para echar a grupos de rufianes de pueblos de humilde gente trabajadora. Ahora que estamos, no recuerdo ninguna escena en la que se vea cómo les pagan, ¿esta gente con qué paga en Mercadona?

A diferencia de “MacGyver”, en “El equipo A” no le hacen ascos a las armas de fuego, otra cosa es que tengan peor puntería que los de los dibujos de “G.I. Joe”, que luchan un ejército contra otro y con suerte aciertan a las ruedas de algún coche. En lo que sí se parecen es en la maña que se dan, en este caso enfocada a tunear cualquier coche, furgoneta o tractor para convertirlo en una máquina de guerra imparable.

Emitida desde 1983 a 1988, tuvo un amago de volver en 2010 con la película protagonizada, entre otros, por Liam Neeson y Bradley Cooper. Si no la has visto, es mejor que te quedes con el producto original y que la dejes en un cajón aparte junto al reboot de “El coche fantástico”. No en vano, su posible secuela quedó descartada hace tiempo por no obtener los resultados esperados con la primera.

Vídeo

Así que ya sabes, prepárate un par de sándwiches de Nocilla (pan de molde sin corteza, que han pasado los años y ahora somos señores), toma prestada la baticao de tu sobrino y dedícale un rato a estas producciones que te empezaron a despertar el gusanillo seriéfilo.

Atentamente.
Profesor Falken

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

David Volcano - 24.09.2014 a las 19:33

La leyenda apunta a que los últimos fundaron norAuto y el primero se lio mucho y acabo haciendo una puerta a otra dimensión dominada por los egipcios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario