Cine en serie: “The lottery”, te puede tocar el niño

Cine en serie: “The lottery”, te puede tocar el niño

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

He perdido la cuenta ya de las series apocalípticas que se agolpan temporada tras temporada en la pantalla. Igualmente me cuesta bastante recordar aquellas que han llegado a buen término. A “Fringe” le costó acabar, “Falling skies” está ahí renqueando un poquito con una trama que cada vez da más pereza ver, de “Revolution” nadie se llegó a creer nada después de la primera tanda de episodios, y tan sólo algunos como “The walking dead” han conseguido buenos ratios.

Y no sé si el “quid” de la cuestión es que hay pocas en mercado (por que se van cayendo), o que surgen muchas porque al público le gusta este tipo de serie, pero esta semana analizamos otra más que, siempre desde el prisma veraniego, no está mal del todo.

Ésta vez no tenemos un Apocalipsis violento, al menos al principio. Por alguna causa desconocida, la humanidad deja de tener hijos. Nadie sabe cómo pero va bajando la tasa de natalidad hasta que finalmente en 2019 sólo nacen 6 niños y, después de eso, ninguno más con la más que probable extinción de la especie en 70 años vista.

Pese a los esfuerzos por esclarecer esta situación, no se llega a ninguna “cura” o salida para conseguir que la población vuelva a procrear hasta que en 2025 un equipo de científicos comandados por la Dra. Alison Lennon (Marley Shelton, “The eleventh hour” y “Sin city”) consigue fecundar 100 óvulos.

Cómo no, todo esto ocurre en “The land of the free” (EEUU) y allí el presidente Thomas Westwood (Yul Vazquez, “Magic city” y “The good wife”) asesorado por su jefa de protocolo Vanessa Keller (Athena Karkanis, “Low winter sun” y “Lost girl”) decide realizar una lotería, muy al estilo de sus cartas verdes, para definir las futuras madres de los 100 elegidos.

Dos tramas se entrelazan abriendo interesantes preguntas y maneras de actuar. Primero una trama política que no siempre se dirige con rigor científico ni ético y que utiliza el poder para ganar votantes y controlar y determinar la capacidad de decisión de sus ciudadanos. El juego de las medias verdades y el temido control por parte de los poderes generales de todo el proceso, frente a los propios investigadores que consiguen hacer viable este “milagro” frente a una sociedad civil que empieza a levantarse contra el gran hermano. Y segunda la propia trama que intenta aclarar tanto las causas que dejaron a la población mundial sin niños como el por qué esta partida de cien a resultado diferente a las demás.

Entrará en escena en esta última Kyle Walker (Michael Graziadei, “American horror story”), el padre (soltero) de uno de los últimos seis. Su trabajo consiste en la discutible tarea (moralmente al menos) de intentar fecundar a las mujeres que requieren sus servicios al haber sido uno de los últimos hombres capaces. Claro está que el estado no va a dejar que su hijo viva en unas condiciones que no aseguren al 100% la supervivencia del mismo e intentaran controlarles cueste lo que cueste.

Toda esta serie de problemas éticos se agudizan al tomar el control del hallazgo el estado frente a la doctora. Ésta decidirá tomar las riendas del proceso por su cuenta e intentará descubrir las causas que permitieron tanto la caída como el resurgimiento de la natalidad (no sin algún detalle “mágico” que se puede entrever ya en el piloto de la serie, cosa que, sinceramente, no me hace mucha gracia).

Una buena serie para este verano que nos haga pensar un poco y renovar las conversaciones de terracita. Tratando temas originales y a veces un tanto escabrosos como la venta de sexo puramente por motivos científicos o de procreación, el control de la natalidad (bueno, esto ya lo hace China) y la lucha contra la teoría evolucionista, puede dar juego si no se “infantiliza” mucho y consigue engancharnos más con los guiones que con persecuciones y giros que la hagan tender a lo comercial.

Por ahora, voy a darle un par de semanas y esperar que no surjan ni extraterrestres ni fuerzas divinas. ¡Ah!, antes de acabar, sí, “Hijos de los hombres”. Bien, esto podría ser una “precuela” no tan distópica como el film de Cuarón ya que aún la gente no se mata por las calles pero que toma la vertiente del poder que confiere tener el control sobre la especie. Casi nada.

Vídeo

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario