Cine en serie: “UnReal”, la telerealidad supera a la ficción

Cine en serie: “UnReal”, la telerealidad supera a la ficción

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,50 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

¿Alguna vez te has preguntado por qué en un programa como “Gran Hermano” tienen trabajando a quince o veinte guionistas y otros tantos productores? Para un programa que se presenta como un “experimento sociológico” que se limita a mostrarnos lo que pasa dentro de una casa parece demasiado equipo creativo. La respuesta es sencilla, todo lo que ves en pantalla es mentira, incluidas esas reacciones “espontáneas” que se ven en pantalla. “UnReal” explora este mundo de mentiras desde el punto de vista del equipo de rodaje de uno de estos programas.

Curiosamente, esta serie se ha emitido en la cadena americana Lifetime, responsable del programa original que trata de parodiar, “The bachelor”, uno de esos programas en las que un soltero de oro debe convivir con una docena de mujeres mientras decide con cuál de ellas quiere tener una relación. Durante unas semanas las cámaras siguen al soltero y a las pretendientes, presentándoles situaciones que teóricamente servirán al soltero para conocerlas mejor y poder decidir cuál es su pareja ideal y potencialmente el amor de su vida.

¿Suena bien? Pues olvídate de la excusa del amor y la felicidad, porque eso no hace “buena televisión”. Si has visto alguna temporada de cualquier programa de este tipo, sabrás que lo que vende es el drama, las peleas entre los concursantes y la polémica en general, y para conseguirlo el equipo de producción no dudará en manipular y chantajear a cualquiera, porque al final todo es cuestión del share que consiguen tus emisiones.

1600

Nuestra protagonista es Rachel (Shiri Appleby, “Rosswell” y “Life unexpected”), una joven productora que acaba de volver al trabajo tras una baja médica. En la temporada pasada tuvo un momento de furia durante el rodaje que casi le cuesta la carrera y la tiene cumpliendo condena sirviendo a la comunidad. Afortunadamente para ella, la directora del programa opina que, a pesar de todo, es la mejor en su trabajo y decide traerla de vuelta, con su ex novio trabajando de cámara en el programa, y todo el mundo mirándola de reojo por si tiene una recaída.

La directora, Quinn (Constance Zimmer, “The newsroom” y “House of cards”), es uno de esos personajes adictos al trabajo y carentes de cualquier tipo de ética, que ofrece recompensas a sus productores por cada pelea, escena de sexo o momento dramático que consigan emitir por antena. Todo vale para conseguirlo, desde mentir a los concursantes hasta alterar su medicación para que hagan locuras ante las cámaras. Mientras den algo que hablar a los espectadores en Twitter, ya se preocuparán luego de reconducir la situación hacia el guión que tenían preparado.

ur_103_08072014_jd_1012_FULL

Mientras tanto, el propio equipo tiene su ración de drama detrás de las cámaras. Quinn resulta ser la amante del creador del programa, una trama muy poco original pero que resulta práctica para hacer avanzar la serie más adelante. Y Rachel tiene que hacer borrón y cuenta nueva, con su ex rondando el set y la posibilidad de acabar en la cárcel por robar uno de los coches del programa y estrellarlo. También se nos sugiere que puede tener un problema psicológico, uno que le permite manipular con facilidad a todo el mundo a su alrededor, pero que le provoca un profundo sentimiento de culpa.

“UnReal” presenta este mundo como lo que es, una farsa. El soltero, Adam (Freddie Stroma, “Dando la nota”), sólo quiere participar para limpiar su imagen pública y ganar el favor de su rica familia. Las pretendientes, por su parte, buscan notoriedad por una parte y el dinero del premio por otra. Incluso la gente del equipo de producción tiene motivos ocultos para lo que hacen, algunos deseando la oportunidad perfecta para irse a un trabajo mejor y otros que harán lo que sea para un puesto mejor en el programa.

Al final la serie no deja de ser un culebrón más, pero al menos nos ofrece un escenario interesante para presentarlo. Ver la manera en la que los productores manipulan a los concursantes para que hagan lo que quieren, mientras piensan que controlan por completo la situación, resulta muy entretenido. Lo malo es que a veces deja caer algunas tramas que podrían tener chicha, como el de si Rachel sufre alguna enfermedad que explique su comportamiento. Como ya te he comentado, la trama de Quinn y su amante es un topicazo, aunque al final de la temporada consigue dar un pequeño giro.

UnReal-Lifetime

Desde el punto de vista de la crítica la serie ha convencido tanto a los profesionales como al público en general y, aunque de momento no sabemos nada de una posible renovación, el final de esta primera temporada deja la puerta abierta de par en par en caso de que Timeline decida renovarla. Lo bueno de esta premisa es que tenemos programas de telerealidad de todo tipo, así que una siguiente entrega de “UnReal” podría poner a los mismos protagonistas produciendo un programa diferente, lo que abriría las posibilidades de la trama.

Aunque no seas un fan de “Quién quiere casarse con mi hijo”, “UnReal” puede interesarte para ver lo que muchos hemos dicho desde el principio, que la “realidad” de estos programas es inexistente. De hecho, algunos trabajadores de este tipo de programas han comentado acerca de la serie que, aunque obviamente exagerado, lo que se muestra es más o menos lo que pasa en el plató. Y si eres un fan, qué mejor que una serie que alimenta aún más el drama que se muestra en pantalla.

Por mi parte, solo puedo decirte que empecé a ver “UnReal” por curiosidad y he terminado viendo toda la primera temporada en una maratón de dos días, y por supuesto que si hay segunda temporada ahí estaré para ver los nuevos episodios.

Vídeo

Atentamente.
Profesor Falken

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario