Comer de cine: El kebab de “Kebab connection”

Comer de cine: El kebab de “Kebab connection”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 3,25 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

La mercadotecnia que mueve los negocios y la cultura en Occidente, aparte de estar corrompida y ser la causante de la crisis económica que se ha convertido en nuestra incansable compañera, está tan arraigada que no podemos impedir que contamine todo lo que asoma por estos lares. Buena prueba de ello es uno de los últimos fenómenos en materia de comida rápida que asola nuestras ciudades, el doner kebab. Hasta ahora siempre nos habíamos tomado los manjares del próximo Oriente como algo misterioso y mágico, como un enigma que nos atraía y nos daba miedo a partes iguales (algo como lo que pasaba hasta hace nada con la comida japonesa). Pero los kebabs y los falafels han pasado a engrosar nuestro amplio muestrario de comida rápida junto a las pizzas y la comida china y ya a nadie le extraña ver locales con dos enormes masas de carne girando sobre una fuente de calor (perturbadora visión, sin duda…).

Pero lo cierto es que la mayor parte de estos restaurantes están regentados por familias de origen árabe que se integran en nuestra sociedad (o al menos lo intentan) lo mejor que pueden llenando nuestra, al parecer, insaciable panza. Porque, reconozcámoslo, no debe ser fácil tratar de educar a tus hijos en la cultura de tus ancestros cuando tienen tantas distracciones por aquí. Muchas son las películas que hablan sobre ese choque inevitable de culturas pero una de las que lo ha hecho con más humor y mala leche es “Kebab connection”, la historia del hijo de una familia árabe afincada en Alemania que se debate entre la obediencia a sus tradiciones y su amor a las películas de artes marciales (cosas peores se han visto…) y a una encantadora muchacha alemana que, para colmo, le acaba de comunicar que está embarazada. Un escenario caótico y surrealista que servirá para presentar las situaciones más disparatadas y jocosas que se han visto en una película turco-alemana (menudo coctel…).

El kebab es un manjar sobre el que tengo sentimientos encontrados. Si bien me emociona ver que sabemos ver más allá de las hamburguesas lo cierto es que el ingrediente principal, como en casi toda la comida árabe, es el cordero, que es una carne que odio (yo sé que a ti te va todo). Lo de hacerlos es pollo es un intento de adaptarlos al gusto occidental. Sea como sea, cuando se preparan sin prisas y con un poco de mimo, son manjares deliciosos. Y para que puedas comprobarlo por ti mismo te traigo la receta, desde el pan hasta las deliciosas salsas para aderezar, no dejes de probarlo.

Pan de pita

Ingredientes:

* 500 gr de harina común de trigo.

* 275 ml de agua templada.

* 5 gr de levadura de panadero.

* 7 gr de sal.

Elaboración:

– En un bol grande ponemos la harina y le añadimos la levadura disuelta en el agua. Amasamos ligeramente y añadimos la sal para que no interfiera con la levadura. Seguimos amasando durante al menos 10 minutos hasta que la masa quede tersa y elástica.

– Dividimos la masa en porciones de unos 80 gr (salen unos 10 trozos) y les damos forma de bola. Los ponemos en una bandeja, los tapamos, y los dejamos fermentar durante 45 minutos.

– Pasado el tiempo aplanamos cada trozo con un rodillo hasta formar círculos de unos 15 centímetros de diámetro. Lo tapamos y los dejamos reposar por última vez durante unos 30 minutos.

– Mientras tanto precalentamos el horno a 200º. Hay que dejar la bandeja dentro para que esté caliente cuando pongamos las pitas encima. Dejamos hornear hasta que se hinchen (literalmente, parecen globos). Una vez que lleguen a este punto hay que vigilarlas bien para que se doren muy ligeramente, si las pasamos de cocción estarán duras. Las sacamos y las envolvemos en un paño para que se mantengan calientes.

Kebab

Ingredientes:

* 500 gr de carne de cordero. En realidad puedes utilizar la carne que más te guste.

* Cebolla.

* Tomate.

* Lechuga.

* Queso feta.

* 1 diente de ajo.

* 200 ml de aceite de oliva.

* 2 cucharadas de vinagre.

* El zumo de medio limón.

* Un poco de sal.

* 2 cucharadas de salsa de tomate.

* 1 cucharada de mostaza (la especia, no la salsa).

* Una pizca de pimienta.

* Una pizca de pimentón.

Elaboración:

– Cortamos la carne en taquitos pequeños. Preparamos una marinada con el ajo, bien machacado, el aceite, el vinagre, el zumo de limón, la sal, la salsa de tomate, la mostaza, la pimienta y el pimentón, y dejamos macerar la carne en ella durante al menos 2 horas metido en la nevera.

– Ponemos una plancha al fuego y cuando está bien caliente le añadimos unas gotas de aceite. Vamos sacando los trozos de carne del marinado y los vamos asando hasta que queden hechos pero jugosos.

– Ahora solo queda montar el kebab. Cortamos las verduras y el queso en trozos pequeños, abrimos la pita y vamos poniéndole carne y guarnición a nuestro gusto. Los aderezamos con las salsas y listo para degustar.

Salsa de yogur

Ingredientes:

* 4 cucharadas de yogur griego.

* 4 cucharadas de mayonesa.

* Ajo machado.

* Perejil bien picado.

* Comino molido.

* Curry.

* Sal.

Elaboración:

– Tan simple como mezclar el yogur y la mayonesa, añadir las especias al gusto y mezclar bien. Listo.

Salsa roja kebab

Ingredientes:

* 400 gr de tomate triturado.

* 1 cucharadita de pimienta negra molida.

* 1 cucharadita de orégano.

* ½ cucharadita de comino molido.

* 1 cucharadita de azúcar.

* 2 cucharaditas de sal.

* Aceite.

Elaboración:

– Calentamos una sartén y ponemos el aceite, el tomate triturado, la sal y el azúcar. Lo tendremos al fuego unos 10 o 15 minutos, hasta que esté perfectamente cocinado. Le añadimos las especias y lo cocemos 5 minutos más. Si acaso nos queda demasiado espeso le añadimos un poco de agua.

Ahora sí, si no te queda un kebab de categoría apaga y vámonos. Recuerda que si no quieres usar pan de pita puedes servirlos en tortillas de harina mejicanas, que se parecen al lahmacun que también utilizan para servir este picadillo.

Y recuerda que acercarse a otras culturas está bien, pero sin desnaturalizarlas. Porque como sigamos por este camino lo próximo van a ser puestos callejeros de canard a l’orange.

Tu prima.
Mohoja

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario