Comer de cine: El pollo frito estilo Kentucky de “A la vuelta de la esquina”

Comer de cine: El pollo frito estilo Kentucky de “A la vuelta de la esquina”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Como ha cambiado el cine, ¿verdad, primo?. Los cineastas innovan, buscan técnicas más arriesgadas para contar sus historias desde perspectivas más audaces, o simplemente por hacer algo diferente (como Von Trier y su panda). A veces, ni siquiera tienen una historia concreta que contar y se centran exclusivamente en el aspecto visual. Esto es indudablemente positivo, hay que romper con los convencionalismos, hay que explorar los límites del lenguaje cinematográfico. Pero me entristece que estas nuevas tendencias hagan que se valoren menos las pelis más clásicas, las que simplemente buscan contar una pequeña o gran historia y despertar nuestras emociones. Repasando todas las pelis de este estilo que me han gustado me detengo en una que pasó bastante desapercibida en su momento, a pesar de contar con un reparto de lujo, como Christopher Walken y Michael Caine. “A la vuelta de la esquina” (Around the bend) trata sobre cuatro generaciones de hombres que se reúnen tras muchos años, habiendo aun muchas heridas abiertas entre ellos, y nos recuerda la importancia del perdón y de reconciliarnos con nuestro pasado para poder seguir avanzando. Una cinta sencilla, sin pretensiones, contada en un lenguaje accesible y llena de sentimiento.

La peli está planteada como una road movie que gira en torno a una conocida cadena de restaurantes de comida rápida usamericana (¿los tienen de otro tipo?). Los que vivís en grandes ciudades no tenéis mucho problema para degustar sus especialidades, pero como su implantación en nuestro país ha sido minoritaria, los provincianos como yo tenemos que ponernos más imaginativos. Así que aquí tienes la receta que uso cuando quiero sentirme más cerca del folklore de los EEUU.

Ingredientes:

* 1 pollo troceado. Cuanto más pequeños sean los trozos, mejor. También podemos utilizar solo las partes que nos gusten. Los muslos y las alas son ideales.

* 150 g de harina de trigo.

* 250 ml de leche.

* Un huevo batido.

* 25 g de mantequilla.

* Sal.

* Harina para rebozar.

* Aceite.

Elaboración:

– Lavamos y secamos bien los trozos de pollo. Hacemos cortes en las zonas más carnosas para asegurarnos de que se cocinan bien.

– Tamizamos la harina y la ponemos en un bol de buen tamaño. Le agregamos sal al gusto y mezclamos bien.

– Incorporamos el huevo, la leche y la mantequilla fundida. Removemos bien hasta obtener una pasta fina y sin grumos.

Esta es la mezcla base para rebozar el pollo. Podemos aromatizarla con las especias que queramos. Lo normal es darle un toque picante.

– Vamos pasando los trozos de pollo por la pasta. Si la hemos aromatizado, podemos dejarlo macerar un rato, para que se impregne bien de sabor.

– Sacamos los trozos de pollo de la pasta, escurriendo bien el exceso (esto es muy importante) y los vamos pasando por harina, que también podemos sazonar al gusto, para sellar el rebozado y que la cubierta sea más crujiente. Si nos gusta que la cubierta sea más gruesa podemos repetir el proceso de rebozado.

– Freímos el pollo en abundante aceite caliente en tandas pequeñas, hasta que la cubierta esté dorada. Los ponemos a escurrir sobre papel absorbente.

– Es importante comprobar cómo nos ha quedado el pollo. Si ha quedado poco hecho (lo raro sería que no fuera así) colocamos los trozos de pollo en una bandeja de horno y los horneamos a 180º hasta que estén listos (unos 40 minutos aproximadamente.). Si los volvemos a freír el rebozado absorbería muchísimo aceite, así que no es recomendable.

Lo tradicional es acompañarlo con ensalada de col, puré de patata y una buena mazorca de maíz. Esta pasta puede servir también para rebozar otras muchas cosas, como verduras, pescados, otras carnes. Prefiero que no me digas para que la usaras tú, simplemente disfrútala.

No queda exactamente igual, ya que estos restaurantes tienen freidoras especiales, inventadas y patentadas por ellos, que inyectan aire durante la cocción, y que le dan ese toque especial. Pero, sinceramente, está tan rico que ¿quién los necesita?.

Tu prima.
Mohoja

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

simplementesimple - 05.07.2011 a las 15:30

Lo de inyectar aire siempre se puede intentar manualmente no? Por probar 😉
Qué buena pinta tiene!

Badtase - 05.07.2011 a las 22:59

Mi experiencia culinaria en el Kentucky probablemente haya sido la más asquerosa de la historia. Cubo gigante de pollo con piel hiper grasiento, puré denso, papas aceitosas… Y gordos y gordos acabando el killer-combo como si no hubiese mañana. Un asco! Esa gente no come, debora y engulle.

Mohoja - 06.07.2011 a las 22:20

Badtase, ¿En serio? Puaaajj, definitivamente me quedo con la version casera, mas sana y mas rica.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario