Comer de cine: La auténtica pizza italiana de "Come, reza, ama"

Comer de cine: La auténtica pizza italiana de "Come, reza, ama"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

La tía Aga nos dejó hace tiempo. No me refiero a que ya te la puedas comer, aun sigue viva y en perfecto estado de salud. Me refiero a que ha decidido jubilarse y ahora se dedica a buscarse a sí misma. Cuando hace ya un tiempo tus primos de la radio se vieron abocados al ostracismo, la tía Aga se dio cuenta de que es mejor no apegarse a nada, de que todo es perecedero y de que lo importante es cultivar el espíritu. Y se ha embarcado en un viaje de autodescubrimiento para encontrar la paz y el equilibrio. Como el personaje de Julia Roberts en "Come, reza, ama", que se ve agobiada por una vida de asfixiante perfección y plenitud. ¿Cómo puede, la vida a la que casi todos aspiramos, llegar a hacerte infeliz?. No pretendas que sea yo quien te lo explique, yo pertenezco a esa gran masa de personas que tenemos que luchar día a día para sobrevivir. Quizás por eso las motivaciones de Liz Gilbert nos resultan incomprensibles a la mayoría, pero no deja de ser pintoresco.

Lo que sí que me resulta totalmente comprensible es que, para saber lo que es la comida de verdad, fuera a Italia. Porque todos sabemos que el tema de la gastronomía es una asignatura pendiente en Usamérica. Y por muchas pizzas de entrega a domicilio que te hayas tragado no puedes decir que la hayas comido de verdad hasta que has probado una verdadera pizza italiana. Y es que ellos han refinado el proceso de preparación hasta convertirlo en un arte. Ella tuvo que viajar hasta Nápoles, pero como se que tú no tienes esas movilidad geográfica te daré las pautas necesarias para que puedas saborearla sin salir de la celda.

La que sale en la película es la pizza base, la margarita, pero la pizza admite prácticamente todo tipo de ingredientes (no quiero ni imaginar las guarrerías que le pondrás), aunque hay que asegurarse de sean siempre frescos y en la cantidad adecuada.

Ingredientes:

* 1 litro de agua. Hay que usar agua potable, si usamos agua corriente hay que hervirla antes.

* 2 kg de harina pura de buena calidad.

* 20 gr de levadura fresca o 7 gr de levadura deshidratada.

* 50 gr de sal de mesa.

Con esto nos saldrán aproximadamente 3 kg de masa, lo suficiente para 4 pizzas de tamaño estándar. Si la temperatura ambiente supera los 23-25 grados hay que reducir la cantidad de levadura.

Elaboración:

ComerdecineComerezaama- Dividimos la harina en dos partes iguales las colocamos en sendos recipientes. Dividimos también el agua en dos recipientes, en uno disolvemos la levadura y en el otro la sal.

- Añadimos la disolución de sal a uno de los boles de harina y la de levadura al otro. Amasamos ambas mezclas hasta obtener una pasta consistente. Finalmente las unimos y amasamos juntas hasta que estén bien ligadas. El punto justo es cuando la textura sea suave y un poco húmeda.

Truco: Si hacemos la mezcla a máquina, combinamos toda la harina con la levadura disuelta en el agua. La sal la disolvemos en 2 dl de agua y la agregamos a la mezcla.

- Dividimos la masa en pequeñas porciones iguales y las dejamos reposar, envueltas en paños limpios humedecidos para que no se sequen, hasta que doblen su tamaño. El tiempo que requiere este proceso varía según la temperatura ambiente, pero oscila entre las 3 y las 8 horas. Si no vamos a usar la masa el mismo podemos meterla en la nevera, a unos 2-6º.

Truco: El proceso de fermentación es crucial, y de él depende que la masa tenga el autentico toque italiano.

- Tomamos cada porción de masa y la extendemos sobre una superficie enharinada con la mano o con un rodillo. El grosor debe ser el estándar, más bien tirando a fina. La colocamos sobre una bandeja previamente engrasada con aceite.

- La aderezamos con salsa de tomate (pizza roja) o con aceite de oliva (pizza blanca). También podemos agregar orégano, ajo, albahaca, un poco al gusto. Dejamos reposar la pizza a temperatura ambiente, al menos una hora.

- Mientras tanto precalentamos el horno a 250º. Esto asegura que el horneado sea uniforme. Horneamos la masa durante 10 minutos.

- Sacamos la masa, la cubrimos con mozzarella fresca cortada en rodajas finas. Rallarla modifica su sabor, así que debemos evitar hacerlo. La complementamos con los ingredientes que nos apetezcan, sin abusar de ninguno de ellos.

- Volvemos a introducir la pizza en el horno durante 10-15 minutos, hasta el punto en el que sea suave pero crujiente.

Truco: El horneado es tan importante como la fermentación a la hora de que la pizza sea de calidad y tenga la consistencia y textura adecuadas.

Y ¡presto!, ya tenemos una autentica pizza italiana. Para disfrutarla con todo su sabor y aroma hay que esperar a que este tibia. La receta es algo trabajosa, pero, si al final nos decidimos a hacerla, disfrutémosla sin remordimientos, como Liz Gilbert. Buon appetito.

Tu prima.
Mohoja
¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Rodasons - 07.03.2011 a las 22:21

Ummmm... apuntada para próximas sesiones cinéfilograstonómicas. Enhorahuena, Mohoja!

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario